Voces del Periodista Diario
Opinión

Por una carta de Seguridad Alimentaria regional

Ruta México

Por Álvaro Aragón Ayala

Por estar metidos en la guerra de cifras sobre víctimas del Covid-19, que sólo genera congestión y fatiga informativa a la comunidad, pocos se preocupan y ocupan por definir la Nueva normalidad y, por supuesto, su orden de prioridades para relanzar la economía mexicana.

Lejos de la grilla burocrática que envuelve a autoridades, partidos políticos y francotiradores, que dan pasto a los medios de comunicación, hay segmentos y asociaciones que han tomado conciencia de las dimensiones de la crisis sanitaria-socioeconómica y proponen iniciativas que terminan en voces en el desierto.

Una nueva institucionalidad para el campo mexicano

Del pasado fin de semana retomamos la proposición de una nueva institucionalidad para el campo mexicano debida al Instituto Interamericano para la Agricultura, en voz de su presidente Manuel Otero.

De dicha iniciativa rescatamos el planteamiento de coordinar un plan de integración regional, fomentando circuitos  cortos de abastecimiento doméstico y atacando barreras y dificultades internacionales que bloquean los mercados de abasto y consumo de mercancías, productos agrícolas y alimentos.

De mayor calibre es lo que llamaremos Carta de seguridad alimentaria, consustancial de la Declaración de Chile, documento que contiene ocho macizas proposiciones para salir al paso a una potencial crisis humanitaria en la región. (Mayo de 2020, Santiago de Chile.)

Derecho a la Alimentación, a lo más alto de las agendas públicas

Del índice recuperamos los puntos 1 y 5: Situar la garantía del Derecho a una alimentación adecuada en lo más alto de la agenda de políticas públicas nacionales, proteger especialmente a los pequeños agricultores familiares y fortalecer procesos de agricultura urbana.

Lo relevante de ese esfuerzo es que, en el análisis de la problemática y posibles soluciones, participan 100 universidades y centros de investigación, así como la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el Observatorio del Derecho a la Alimentación de América Latina y el Caribe.

Esas instituciones se colocan en línea con las preocupaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de cara a los devastadores impactos del Covid-19 en los escalones menos favorecidos de la pirámide social.

Las agencias multinacionales y las representaciones académicas respondieron a la convocatoria lanzada por el Grupo de Trabajo de Cumbres de la Organización de Estados Americanos (OEA), del que surgió la carta citada, dirigida a gobiernos, parlamentos y autoridades específicas responsables de las políticas para el campo.

En México, todos los responsables están rascándose el ombligo

Por supuesto, en México, después de casi un mes, no se conoce reacción alguna de parte del gabinete agrícola y de desarrollo rural, ni de las comisiones legislativas sobre la materia en las cámaras del Congreso de la Unión.

De lo que se colige que la Nueva normalidad sigue siendo cotidiano y recurrente tema de declaraciones y discursos sin que se aterricen planes o proyectos concretos con los que se intente ponerla a caballo. Grave déficit.

Artículos relacionados

El nudo gordiano de la violencia criminal

Las minas están puestas; se buscan incendiarios

Redacción Voces del Periodista

Más si osare un extraño enemigo…

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.