Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

Que los muertos entierren a sus muertos

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Aunque aquella sentencia bíblica aplica puntualmente a México, no estamos hablando de nuestra tragedia. Son palabras de Jesús, aludiendo a un remiso que vacilaba en su vocación espiritual.

Siguiendo desde el amanecer las pantallas de la televisión mexicana, vemos cómo en sus imágenes y parlamentos se denuncia el atentado a las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001.

Se subraya el dato del número de víctimas mortales inmediatas y la posteriores debidas a los gases tóxicos que dejaron secuelas en personas. El dato es de 2, 983.

En memoria del doctor Salvador Allende

El 11 de septiembre, pero de 1973, se perpetró el golpe de Estado en Chile, maquinado por Augusto Pinochet -tripulado desde Washington por la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Fue asesinado entonces el Presidente de la Unidad Popular, doctor Salvador Allende.

En las pantallas de televisión mexicana no encontramos el dato de cuántas víctimas dejó la barbarie uniformada.

Respecto del 11 de septiembre de 2001, como dice el ya clásico, nosotros tenemos otros datos. El primero, es que George W. Bush decretó la Ley Patriota.

Citamos ese decreto como detonante central de la estrategia de combate al terrorismo impuesta al mundo por Washington. Dejamos al lector la tarea de colocarle marbetes a los “otros” ejecutores de esas operaciones criminales, con factura de Estado.

Cuatro millones de muertos… y contando

Dos mil 983 es el dato de víctimas mortales de la destrucción de las Torres Gemelas. ¿Sólo ésas? Buscamos respuestas a esta pregunta.

Nos remitimos a la que nos proporciona Nicolas SJ Davies, entre otras obras autor de Sangre en nuestras manos: La invasión estadunidense y la destrucción de Irak.

Hacia 2018, Davies se ocupó en el tema: ¿Cuántas vidas de han llevado las guerras de Estados Unidos después del 11S?

Con el corte del año pasado, el investigador -quien se apoya en estudios de universidades estadunidenses y la de Bagdad, la oficina de la ONU para Asuntos Humanitarios y la Organización Mundial de la Salud, entre otras fuentes- proporciona estadísticas que nos colocan a punto del infarto.

Sólo víctimas mortales: En Irak, dos millones 400 mil. En Afganistán y Pakistán, un millón 200 mil. La acotación no puede ser más apropiada: Un alto porcentaje es de víctimas civiles. Se habla de muertos. (Todavía no logra cuantificarse el número de desaparecidos, encarcelados o emigrados obligados.)

En la tercera parte de su profunda y escalofriante investigación, Davies pone su atención en Somalia, Libia, Yemen y Siria, por supuesto, con sus correspondientes víctimas mortales.

Sólo en Siria en cuatro años: 100 mil bombas y misiles

Apartamos un dato electrizante referido a Siria. Sólo de 2014 a 2018, sobre el pueblo de Siria se descargaron 100 mil bombas y misiles.

Son, los anteriores, los saldos de las operaciones ejecutadas por órdenes de Washington: Guerras encubiertas o mediante terceros actores. (O directamente).

Por supuesto, a la Casa Blanca le interesa poner sal sobre las llagas de Nueva York. La sangre, las lágrimas, el luto, la orfandad y la viudez del resto de la Humanidad no es asunto que le quite el sueño a Donald Trump.

Por nuestra parte, hoy 11 de septiembre, saludamos con solidaridad al pueblo chileno, cuya ex presidenta, Michelle Bachelet, es hoy responsable de Asuntos Humanitarios de la ONU. Es cuanto.

Artículos relacionados

Hablemos del pensamiento de las derechas

Abraham García Ibarra

Justicia bajo el Código de Tartufo

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Mouris Salloum George

El privilegio de mandar

Mouris Salloum George

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.