Voces del Periodista Diario
Opinión

¿Qué lugar ocupa en México la Economía azul?

Ruta México

Por Álvaro Aragón Ayala

En 1917 zarpó desde el puerto de Veracruz el vapor Tabasco, con la primera tripulación exclusivamente de marinos mexicanos. En 1942, declarada la guerra contra las potencias de El Eje, el presidente Manuel Ávila Camacho quiso rendir homenaje luctuoso a las tripulaciones de los buques-tanque petroleros Faja de Oro y Potrero del llano, torpedeados y hundidos en aguas mexicanas.

Aquellas fechas concurren en la institución del Día de la Marina Nacional, hoy 1 de junio, ocasión en la que se dice a sus mandos e infantes que, como los del Ejército, son la salvaguarda de la Nación.

Dado sobre todo el segundo episodio en un marco bélico, lo obvio es que la salvaguarda está concebida desde una percepción militar. Lo que deja de lado la Economía azul, en cuya perspectiva está el cuidado y la explotación productiva de los recursos de nuestros mares.

En la nueva normalidad no cabe el sector agropecuario y pesquero

El día de hoy se anunció como el de la inauguración de la Nueva Normalidad. Desde la semana pasada y particularmente ayer domingo, los explicadores del nuevo estado de cosas presentaron el diseño para la relanzar la economía nacional, en el que se privilegian los sectores minero, de la construcción y del transporte, catalogados como actividades esenciales.

En ese esquema se totalizan 41 sectores esenciales. Se sueltan las amarras a más de 18 mil empresas de diversas ramas, entre ellas las tiendas de autoservicio y departamentales (que por lo demás estaban funcionando normalmente, sujetas a los protocolos necesarios) y, con letras chiquitas, se apuntan otras 295 actividades económicas.

Desde marzo pasado, en que se declaró la emergencia nacional, las representaciones de los sectores sometidos al rigor de la estrategia preventiva clamaron por un tratamiento preferencial en materia fiscal y créditos y financiamientos blandos.

Salvo que, entre aquellas “otras” 295 actividades, se encuentre el sector que satisface los requerimientos alimentarios de los mexicanos, no vemos mención a la agricultura y la pesca, como si su producción no fuera esencial para la supervivencia de la sociedad mexicana.

El sector ocupa a más de seis millones de compatriotas

No podemos pasar por alto que, en el campo y los mares mexicanos, la producción corre a cargo mayoritariamente de los ejidos, las comunidades rurales, las colonias agrícolas y, en los océanos y aguas protegidas, de pescadores organizados en cooperativas. En ese sector sirven más de seis millones de compatriotas, más los que ocupa la cadena comercial de los productos agrícolas y pesqueros.

Si en la reasignación pendiente del gasto federal para lo que resta de 2020 no se toma en cuenta al sector agropecuario y pesquero, se confirmará que sus unidades económicas seguirán siendo el patito feo en la gestión de las políticas públicas. Los tecnócratas, afectados por el daltonismo, no logran aún visualizar el potencial de la Economía azul. Mal asunto.

Artículos relacionados

Si me detengo, empújame; si retrocedo… mátame

Redacción Voces del Periodista

En todo conflicto, la ley es dura, pero es la ley

Otra muesca en el cañón asesino

Editor Web

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.