Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

Quien no acepta sus errores, está condenado a repetirlos

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

La imaginaria: Si nos hubiera tocado estar en la garita de ingreso al PRI, al llegar a solicitar su inscripción Enrique Ochoa Reza le habríamos solicitado su hoja de vida: Abogado y economista.

Revisamos pergaminos: Doctor en Ciencia Política. Maestro en Filosofía Política. Maestro en Ciencia Política. Tres títulos emitidos por Columbia University (Estados Unidos).

¿Nos permite, usted, abogado, economista y filósofo de la Política, ¿una pregunta del programa de Geografía de educación básica en México?

Bien: ¿Sabe usted dónde está la ranchería de Los Humayes? ¿Ubica usted dónde están los municipios y cabeceras, y la laguna que llevan el nombre Tuxpan? ¿Qué le indica el nombre Magdalena de Kino?

Me la pone usted muy dura, señor inquisidor: yo vengo de Columbia, de los meros Unites Estadus.

Ochoa Reza es ahora diputado federal plurinominal por el PRI: Fue quien, con José Antonio Meade Kuribreña, perdieron las elecciones presidenciales el 1 de julio de 2018.

Desde donde amigo vengo

El pasado 4 de marzo, en el disminuido consejo conmemorativo del 90 aniversario del PRI había consternación. La consternación suele provocar amnesia.

Aclarando dudas: Los Humayes son una remota localidad de Sinaloa. Tuxpan tiene registro en al menos cinco estados de la República. Escogemos el de Veracruz. Magdalena de Kino está a orillas del Desierto de Altar, Sonora.

En Los Humayes nació quien, en campaña armada y ya en la paz, alcanzó el grado de general. De Tuxpan fue nativo uno de los más grandes pensadores mexicanos. De Magdalena, fue originario quien se identificó como producto de La cultura del esfuerzo.

Leyva Velázquez, Reyes Heroles y Colosio Murrieta

En el orden correspondiente, el grado militar, el título y la identidad nos dan los siguientes nombres: Gabriel Leyva Velázquez, Jesús Reyes Heroles y Luis Donaldo Colosio Murrieta.

De 1896 a 1994, son nombres que le dan sentido a tres historias regionales. En el orden político, representan a tres generaciones del PRI.

El PRI conmemoró un desangelado aniversario del fundacional Partido Nacional Revolucionario el 4 de marzo. En éste militó Leyva Velázquez.

En el Partido de la Revolución, en servicios de auxiliares de la presidencia nacional, se inició Reyes Heroles. Del PRI fue candidato presidencial asesinado, Luis Donaldo Colosio.

Leyva Velázquez fue secretario general de la Confederación Nacional Campesina, uno de los bastiones del sector agrario tricolor y proveedor del voto verde al partido.

Reyes Heroles y Colosio tuvieron como trinchera el sector popular del PRI, de donde ahora se reclutan los cuadros urbanos priistas, dominantes sobre los militantes campesinos y obreros.

Leyva Velázquez dirigió el PRI en el tránsito por Palacio Nacional de Adolfo El viejo y Adolfo El joven López Mateos. Reyes Heroles fue agente determinante en la selección de José López Portillo. Colosio fue coordinador de campaña de Carlos Salinas de Gortari.

De partido invencible, a casi único

En la gestión de Leyva Velázquez, apenas inaugurada la Presidencia civilista, el PRI acreditó su condición de invencible. A Colosio le tocó el periodo en que el PRI dejó de ser partido casi único.

En 2000 y 2018, el PRI ha sido reducido a partido de oposición presidencial.

Existir bajo la sombra de la negación

El 4 de marzo, la nomenclatura del PRI recordó sólo 90 años de ahora aciaga existencia.

En los idus de marzo, el día 19 de 1985 murió Reyes Heroles. El mismo día, pero de 1994, año del asesinato de Colosio, falleció Leyva Velázquez. El 23 del mes y el año indicados, fue ejecutado el sonorense candidato presidencial.

El 18 de marzo se conmemora la Expropiación Petrolera. El 21, el aniversario del natalicio de Benito Juárez.

Ahora, el PRI anuncia su renovación entre la ignorancia y la omisión, como quien dice, fuera de contexto histórico.

En la Filosofía Política, existe un imperativo: El ajuste de cuentas con el pasado; otros le llaman autocrítica, modo de sentar la base para la reconstrucción.

El PRI se resiste a ese ajuste de cuentas con el pasado. Como cantaba José Alfredo, nada me han enseñado los años/ siempre caigo en los mismos errores.

Quien no acepta sus errores, está condenado a repetirlos. Es cuanto.

Artículos relacionados

Odebrecht y la estafa

Letra para un bolero de “Paquita la del barrio”

Mouris Salloum George

CDMX: Cuando los patos le tiran a las escopetas

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.