Voces del Periodista Diario
Abraham García Opinión

RA-EB, un matrimonio incompatible

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Mientras que funcione a placer el indisoluble concubinato corrupción-impunidad, es imposible que el matrimonio entre la República amorosa y el Estado de bienestar demuestre su compatibilidad. Su producto, la Justicia Social, ve la luz bajo el diagnóstico: descerebrado, tara de difícil tratamiento.

Hoy vemos a tres ex inquilinos de Los Pinos arropados en el Manto de Noé -tejido en la Biblia para tratar de esconder la miseria humana-; uno, arengando para el derrocamiento del actual ocupante de Palacio Nacional; el otro, procurando el registro de un partido en condominio en busca de revivir los días pinoleros de vino -mucho vino- y rosas.

El tercero, Enrique Peña Nieto, le da vuelo a la hilacha en los antros más exclusivos de México y del mundo, acompañado de su pareja de ocasión.

El fáctico Pacto por México, confabulación de bellacos

Por el mexiquense, el pueblo todo paga el monstruoso costo del fáctico Pacto por México, maquinado desde el periodo de transición presidencial de 2012.

No listaremos todas las perversas consecuencias de ese arreglo entre bellacos. Seleccionamos el aspecto más profundamente desgarrador: La ruptura del tejido social.

Ese proceso, socialmente disolvente, se inició con el michoacanazo de 2006. Se profundiza sin solución de continuidad hasta la fecha.

Por su afiliación a dicho pacto, Peña Nieto pagó a los partidos cómplices con la concesión de gubernaturas, incluso a expensas del propio. En otro caso, socios entregaron el poder estatal sin resistencia; a un tercero, se le revalidó su permanencia en las casas de gobierno.

De 2006 a 2018 se cuantifica en 2 billones de pesos la erogación del Estado federal en el renglón de Seguridad Pública (SP). Se abrió generosamente el cofre de la Federación con la bien engrasada llave del Fondo de Aportación a SP, mediante convenios entre la instancia federal correspondiente y los gobernadores.

Una de las condiciones para el libramiento de esas partidas, es la eficacia en los resultados.

Michoacán, Guanajuato, Guerrero y Morelos

Vamos al cuadrante: Al través de ese Fondo, sólo para 2018 se asignaron casi 900 millones -más adicionales extraordinarios- a los gobernadores de Michoacán, Guanajuato Guerrero y Morelos. En diciembre pasado, el combate al huachicoleo tuvo como uno de sus corredores más erizados Guanajuato-Michoacán.

Quién sabe que nos reporte sobre la aplicación de aquellos recursos la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados en la revisión de las Cuentas Públicas de los tres últimos ejercicios de Peña Nieto.

En el reparto peñista de gubernaturas, al PRD se le cedieron las de Michoacán y Morelos en las personas de Silvano Aureoles Conejo y el también impresentable Graco Ramírez, quien entregó palacio bajo una estela de irrespirable peste a azufre; la de Guerrero se le dio al priista Héctor Astudillo. El PAN conservó la de Guanajuato, depositada ahora a la responsabilidad de Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

Amenazas de atentado contra el presidente de la República

Precisamente en Guanajuato, residencia dorada de Vicente Fox, del llamado triángulo del huachicoleo han surgido amenazas de atentado contra el mismo Presidente de la República.

Crónicas ilustradas a cuadro en una de las cadenas de televisión nacionales presentaron anoche el show del Cartel Jalisco Nueva Generación, haciendo alarde de su poderío armado en el estado que también “gobernó” el ex presidente.

En resumen, el caso es que las cuatro entidades nombradas siguen apareciendo en los primeros sitios nacionales en incontenible violencia criminal en lo que va de 2019.

Calderón: Vamos ganando la guerra… aunque no lo parezca

Michoacán es el estado natal de Felipe Calderón. Ahí, el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas exhibió con muy poca elegancia su uniforme militar al declarar su guerra contra el crimen organizado. De sus resultados, llegó a decir: Vamos ganando la guerra… aunque no lo parezca. Luego afirmaría, lo único que nos falta por hacer, es reconstruir el tejido social.

Si bien no hay plaza michoacana ilesa, Uruapan sigue siendo el referente obligado en los reportes cotidianos de muertos y más muertos con armas de fuego.

Esta semana no podía ser de otra manera: Aureoles Conejo fue requerido hace unas horas por canales metropolitanos. Sin perder compostura soltó de su ronco pecho: Como se trata de operaciones del “crimen organizado” no hay duda de que la Fiscalía General de la República debe atraer la indagatoria. Y se quedó tan campante.

Nadan de muertito, pero invocan el federalismo fiscal

No es, desde luego, el único mandatario estatal al que la sobra cachaza, pero es el que la derrama con más cinismo.

Frente a la barbarie galopante, la mayoría de los gobernadores, sin distinción de siglas partidistas, nada de muertito. Pero hay que verlos en San Lázaro, ahora que se discute el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020, invocando vehementemente el federalismo fiscal.

Lo dicho, mientras que la corrupción y la impunidad cohabiten en el mismo lecho, la República amorosa y el Estado de bienestar no pueden fecundar Justicia Social. Es cuanto.

Artículos relacionados

En cuanto al Estado de derecho

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Redacción Voces del Periodista

El regreso de la ardilla

Axel

Petróleo, la chispa de la muerte

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.