Voces del Periodista Diario
Abraham García Opinión

Recordando a Álvaro Gálvez y Fuentes

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Por hoy deseamos escaparnos del mundanal ruido político. Por salud mental, demos un giro a nuestras cotidianas preocupaciones periodísticas.

El próximo 27 de octubre se cumple el primer centenario del nacimiento de don Álvaro Gálvez y Fuentes, por su voluntad metamorfoseado en Octavio Blanco y coloquialmente conocido como El bachiller.

“Bachiller”, es apenas un primer grado en el currículo académico de cualquier estudiante. Gálvez y Fuentes, habría alcanzado pergamino de posgrado a fuerza de un sostenido aprendizaje y de esfuerzo cultural. Con menos modestia, reclamaría ahora el titulo de líder de opinión.

Impulsor del sistema de telesecundarias

El sedicente “líder de opinión” vende la suya al mejor postor. Gálvez y Fuentes, con cédula de abogado, prefirió el ejercicio periodístico y lo orientó fundamentalmente a la docencia.

Fue nuestro personaje precursor en el impulso de un cambio en la educación pública. En el salto tecnológico de su época, bregó por el empleo de los medios audiovisuales a ese propósito. Logró la fundación del sistema de telesecundarias.

Condujo y moderó una de las más grandes experiencias culturales en la televisión mexicana, con mesas de debate con autorizadas voces intelectuales.

Sin de algo vale el dato, como defensor de la identidad nacional, dirigió, con Ismael Rodríguez, la película Mexicanos al grito de guerra.

Gálvez y Fuentes obsequió al público su bien modulada voz en Radio Educación, pero extendió su audiencia en XEW, que fue alguna vez La voz de América Latina desde México. Tiempos aquellos de don Emilio Azcárraga Vidaurreta.

El que lloró el fusilamiento del Socialista de los ojos verdes.

Fue un ciclo de compromiso con la cultura y, puestos en otra cabina, acompañamos nuestra nostalgia con un selecto directorio. Por la W se escucharon las voces de grandes, como la de Ricardo López Méndez.

El vate yucateco fue testigo de los últimos días del Socialista de los ojos vedes, Felipe Carrillo Puerto. Nos dejó Ricardo su Credo: “México, creo en ti, porque llevas la X en tu nombre/ que algo tiene/ de cruz y de calvario”.

Don Alfonso Reyes (aquél que encontró en el valle de México la región más transparente), Xavier Villaurrutia, Salvador Novo, Mauricio Magdaleno y para amenizar el tema, en vivo y en directo, Guty Cárdenas, Agustín Lara y Pedro Vargas.

Ahí seguimos las apasionantes aventuras de Chucho el Roto

Porque logramos escucharlos a larga distancia, en onda corta, citamos a Pedro de Lille, Miguel Ángel Palomera, Jorge Marrón, el celebre Doctor I. Q., signo que mide el grado de inteligencia, y para no dejar de ser niños, a Ramiro Gamboa, El tío Gamboín.

Cuando no teníamos como héroes populares al Chapo Guzmán y al Señor de los cielos, nuestra alguna vez juvenil cabeza se encendía con las aventuras del delincuente social Chucho el Roto.

No solemos pedir al tiempo que vuelva: Álvaro Gálvez y Fuentes dejó este planeta en 1975, pero el timbre de su voz (orgullo del xilófono), no logra ser apagado por las vocecitas de los ahora sedicentes líderes de opinión. Es cuanto.

Artículos relacionados

Por fin: Un respiro a la clase trabajadora

El “pan de muerto”

Editor Web

Si yo fuera canciller mexicano

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.