Voces del Periodista Diario
Alejandro Ruíz Robles Opinión

¡RELATOS DE TERROR … DESDE EL “MÁS ACÁ”!

Razón, Tesón y Corazón

Por Alejandro Ruíz Robles

“LOS AÑOS PASAN.”

“CRÓNICAS TERRENALES.”

Es increíble pero la gente usualmente tiende a señalar temores, inquietudes o miedos por lo que no conocen, de tal manera que es más frecuente escuchar sus expresiones de inseguridad, pánico o terror por los que no están en nuestra dimensión que por los que nos rodean.

Es tan sorprendente esto, que yo por más que busco en las noticias del día, realmente no encuentro versiones fundadas de que los no están en nuestra realidad hagan más daño que los que si están.

De tal manera que nunca he visto un ser del “más allá” que haga más daño que uno del “más acá”; es decir, los que matan, lastiman, dañan, hieren o con sus acciones o decisiones incomodan a otros, usualmente tienen nombre y apellido … son iguales a nosotros y están vivos.

 

¿Estás consciente que hoy hay más muertos, heridos, lastimados como resultado del actuar de los vivos presentes en nuestro mundo que de los entes distantes?

“EL DESPERTAR DE LOS VIVOS.”

El ser humano siempre busca culpar por sus actos a terceros o circunstancias extraordinarias que asumir su responsabilidad. Razones hay muchas, pero quizás la que más destaque es que al hacerlo busca deslindarse de ello.

En ocasiones tomamos tantas precauciones de los “muertos” que no nos damos cuenta de que los que más daño nos hacen son los que están “vivos”.

Les damos tantos atributos especiales a los primeros que parecería que en cualquier momento pueden aparecer y hacernos sufrir el peor de los males; sin percatarnos, que son personas tan parecidas a nosotros las que en cualquier momento ordinario nos pueden lastimar de las peores maneras imaginadas.

¿De qué sirve preocuparte de lo irreal si es lo real lo que te afecta?

 

“VEO GENTE … VIVA.”

 

Hay personas a mi alrededor que pudiendo hacer cosas por sus semejantes tiende a actuar para tomar ventaja de ellas y en muchos casos, afectarlas.

Para bien o para mal, nunca he visto a un ente del “más allá” actuar en contra de las personas que conozco; pero de lo que si me he percatado, es que son seres del “más acá”, los voraces que destruyen con razón o sin razón a otros e incluso, a su hábitat.

Desconozco si los tomadores de decisiones en los países están imbuidos de vibras malignas, pero si sé que ellos han provocado guerras, hambres, desempleo, incertidumbre y afectaciones severas que han lastimado y matado a gente, en su mayoría indefensa.

¿Te has percatado que los monstruos que imaginamos no son tan desalmados como los que vemos a diario?

“LUNA LLENA.”

 

En la ficción nos enseñan a temerle a la noche y en especial, a la luna llena que es cuando surgen los seres que pueden acabar con nosotros, ya sea con salvajes mordidas o violentos movimientos.

En nuestro vivir, notamos que no se requiere un momento especial para lastimar a otro; basta que así se decida para convertirnos en ofensores y dirigir nuestras intenciones a quien decidamos.

Con ello, pareciera que la realidad nos muestra que no necesitamos de suponer un mundo diferente para sufrir; es decir, sabemos que las personas que están en nuestro entorno, incluso nosotros mismos, no distinguimos temporadas u horas para lastimar a otros.

Hay acciones y momentos en los que pudiéramos entender que el hecho de causar daño, lejos de ser un acto esporádico es un hábito popular.

¡Qué diferente sería la vida si sólo debiéramos preocuparnos en algunos momentos del día o bien, temporadas de la maldad de otros!

 

“LA ESTACA AL CORAZÓN.”

Por la literatura sabemos que hay formas bastante conocidas para acabar a esos seres que en forma genérica denominamos monstruos; éstas van desde estacas, balas de plata, luz de día, etcétera.

De ellos tememos todos y presumimos como defendernos en casos extremos; no obstante, hay seres con los que tratamos en nuestra rutina y contra los cuales no tenemos defensa por no esperar nunca que vayan a dañarnos.

 

Esas personas son más peligrosas que los monstruos que tememos; toda vez que con sus acciones traicionan nuestra confianza de manera inesperada.

¿En alguna ocasión has sufrido una “puñalada por la espalda” ; de ser así … ¿te has recuperado de ella?

“ESTÁ VIVO … ¡Y SOY YO!

Ahora bien, hablar del resto del mundo es lo correcto, pero … ¿qué pasa con nosotros?, ¿hemos traicionado para alcanzar nuestros objetivos?, ¿es nuestra actitud constante lastimar a otros?, ¿somos los seres de valores que nuestros padres formaron?

Es muy práctico hablar de los defectos de los otros y no ver los nuestros. Nos desvivimos señalando los errores ajenos sin cuestionar los propios.

De hecho, es tan fácil caer en lo que a menudo condenamos que cuando lo hacemos no nos percatamos en los “monstruos” en que nos hemos convertido.

¿Has reflexionado en sí realmente vives de acuerdo con tus valores?

“LA BENDICIÓN DE LA LLORONA.”

 

La vida puede ser dura, difícil o complicada para muchos y nosotros no tenemos porque contribuir a incrementar sus vicisitudes … ¡seamos sensibles y apoyemos a quienes están a nuestro lado!

En nuestras manos está el poder de destruir a quienes nos importan … ¡evitémoslo!; no somos nadie para ello.

No permitamos que nuestras palabras o acciones dañen a alguien, ni fomentemos esa siembra de odio que ya de por sí permea en nuestra sociedad.

Si tenemos la oportunidad de comprender lo que pasa a nuestro alrededor y está en nosotros contribuir a hacer un mundo mejor … ¿qué esperamos?

Quizás no podamos cambiar las injusticias que hay en el mundo, pero si en tu mano está combatirlas … ¿qué nos detiene?

 

 

“LA NOCHE DE LOS VIVOS MORIBUNDOS.”

Miremos a nuestro alrededor y tratemos de entender la problemática de las personas que están a nuestro lado; no nos limitemos ni permanezcamos inmunes a su situación.

Nunca está de más oír a quien quiere hablar, ni sonreír a quien merece atención.

En nuestras manos está ser la persona que puede ser solidaria con su entorno, compartir esperanza con quienes nos importa y aliento con aquellos que lo requieren.

Si únicamente en lo material estuviera la respuesta a las necesidades de los seres humanos; difícilmente, alguien podría satisfacer a todos; sin embargo, muchos problemas se resuelven o se diluyen con que otros nos escuchen y nos orienten … ¿es tan difícil intentar hacerlo con quien amamos?

“¡EL RESPLANDOR … DE UNA SONRISA!”

Si queremos cambiar al mundo quizás sea una buena filosofía sonreír más y llorar menos, mirar al mundo y no cerrar los ojos a las necesidades, comprometernos más con nuestros sueños y valores y disminuir la indiferencia por las dolencias en nuestro entorno.

Es cierto que no tenemos el mundo ideal … pero es seguro que sí cada uno de nosotros participa más en hacerlo … ¡podremos mejorarlo!

 

En muchas ocasiones, la forma que tendremos para no afectar a un tercero será el no participar de su angustia; no obstante, si podemos contribuir a su mejora … ¿qué nos detiene?

Nuestra vida no requiere tiranos, villanos o destructores … únicamente seres humanos de bien sensibles con su realidad, que construyan en beneficio de todos y no perjudiquen a nadie.

¿Estás dispuesto a hacer un mundo mejor? ¿o te has convertido en el monstruo que nunca imaginaste por alcanzar tus metas?

¿Aún te dan más miedo los “entes del más allá”? … o … ¿TEMES MÁS A LOS “SERES DEL MÁS ACÁ” – ESOS QUE SE DICEN QUE LES IMPORTAS Y NO LO DEMUESTRAN EN FORMA ALGUNA -? 

 

Facebook: @RuizRoblesCP22

Twitter: @22Publica

Linkedin: Correduría Pública 22

Posdata: Agradezco a Don Hugo Macías Macotela (México, 1934 /) se haya inspirado en el suscrito para su “El Entrevistador” en consideración a mi labor dentro de la comunicación, en la Ciudad de México, en el mes de agosto de 2021.

 

Importante: Síguenos “EN TUS PROPIAS PALABRAS” todos los miércoles de 16 a 18 horas a través de www.wowmx.tv o www.astl.tv … ¡Te esperamos!

Artículos relacionados

¿Quién defiende a la tercera edad?

TeleSUR no se toca

Redacción Voces del Periodista

La “ayuda invisible” para la comunicación gubernamental

Axel

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.