Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

Robo hormiga en Débito: Negocio redondo

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Pongámosla de este tamaño: En 2017, la Comisión Nacional de Defensa de Usuarios de Servicios Financieros y Bancarios reportó seis millones 600 mil quejas; 66 por ciento por operaciones presuntamente constitutivas del delito de fraude contra cuentahabientes.

Para 2018, el número de denuncias se elevó a siete millones 300 mil. Esto es 25 por ciento. Esas potenciales estafas se perpetraron en un 95 por ciento al través de tarjetas de crédito y de débito. El monto de lo hurtado en el año, fue cercano a los 10 mil millones de pesos.

Hasta las pensiones de 600 pesos al mes, rasuradas

Apartamos los plásticos de débito. Este es el instrumento por el que cobran sus pensiones unos cuatro millones 700 mil adultos mayores; un rango es la llamada pensión contributiva y otro, retributiva, que corresponde a programas sociales de los gobiernos federal y de la Ciudad de México. Quizá de algunos gobiernos de los estados.

Son pensiones por jubilación, retiro por vejez, viudez, accidente o enfermedad del trabajo. Hasta principios de 2019, miles de adultos mayores de 68 años fueron beneficiados con la pensión alimentaria, instituida por Andrés Manuel López Obrador desde que fue jefe de Gobierno del Distrito Federal.

En el caso de la pensión contributiva, algunos jubilados alcanzan hasta seis mil pesos al mes. Por la retributiva, apenas un promedio mensual de 611 pesos.

De cómo pensionados del IMSS fueron llevados al matadero

La retrospectiva: Hasta 2002, los pensionados del IMSS cobraban su mensualidad en efectivo en ventanillas adscritas a las Unidades Médicas Familiares de su jurisdicción.

Sin ser consultados previamente, se les enjaretó una tarjeta de débito de HSBC para descontar su pensión. Otros de Bancomer, etcétera. Era secretario de Hacienda de Fox, Francisco Gil Díaz.

En enero de 2007, el comité regional del PRD en el Distrito Federal interpuso ante la Secretaría de la Función Pública una denuncia contra Gil Díaz por transgresión a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

A un mes de haber entregado su despacho de Hacienda, donde manejó información privilegiada, Gil Díaz ya aparecía en el directorio Consejo de Administración de HSBC Holding PLC. (Más tarde en la española Telefónica.)

No esperó Gil Díaz el año que dicta la norma legal para ocupar un cargo en la empresa privada, relacionada con las funciones que el ex secretario ejerció, de lo que se colige conflicto de intereses.

Un ataque a la ética pública, dijo el PAN

El diputado por el PAN, Obdulio Ávila Mayo apoyó el recurso perredista, viendo en la conducta de Gil Díaz un ataque a la ética pública.

Entonces, titular de la Secretaría de la Función Pública era Germán Martínez Cázares. Exoneró a Gil Díaz. Hoy, Martínez Cázares es director general del IMSS. Hace unas semanas declaró que el Régimen de Jubilaciones y Pensiones está blindado financieramente. Que respiro.

Hasta donde se sabe públicamente, no hay noticias de que Martínez Cázares haya instruido para que el área correspondiente practique una auditoría a los convenios del IMSS con operadores privados que hacen préstamos usureros a los pensionados, directamente o al través de contratos domiciliados, gravados éstos con tasas de interés comerciales: Más de 30 por ciento sobre los magros alcances.

Cuando el gato duerme, los ratones se ponen de fiesta

En transición administrativa la Comisión Nacional de Defensa de Usuarios de Servicios Financieros y Bancarios, los bancos, en su mayoría extranjeros, incluyendo el HSBC, pero no solamente, parecen practicar aquello de que, cuando el gato duerme, los ratones se ponen de fiesta.

En las últimas semanas, miles de poseedores de tarjetas de débito están siendo víctimas de una suerte de despojo hormiga de sus haberes pensionarios. Los saldos, hasta un simple “pico” en favor del tenedor, desaparecen como por arte de magia de un día a otro. Acaso en horas.

Esos vaciados se detectan incluso en la cuenta El libretón (Bancomer), en la que la Secretaría de Desarrollo Social depositaba la pensión a su “clientela”; la mayoría, mujeres de la tercera edad.

Si se rescata el número de pensionados de unos cuatro millones 700 mil cuentahabientes, ¿Por cuánto se multiplicará el monto de lo hurtado en pequeñas dosis? No nos alcanzan los dígitos para sacar la suma.

La eterna extensión del Año de Hidalgo…

Si la migración a la nueva pensión universal (para el bienestar) depositada en tarjetas de débito, amplía el número de beneficiarios, tendremos, como lo decía un viejo slogan bancario: Un negocio redondo.

Y ¿qué hace el regulador, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores? Parece que extiende a la cuarta transformación El año de Hidalgo. Es cuanto.

Artículos relacionados

ABRAHAM GARCÍA IBARRAEl PRD en su propia mugre

El estatuto constitucional de CDMX

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Mouris Salloum George

Periodismo, “Atalaya de la Libertad de Expresión”

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.