Voces del Periodista Diario
Opinión

Serpientes y escalaras

Por José Luis Avendaño C.

(189 días en confinamiento)

“Nací sub Julio César, aunque tarde,

y viví en Roma bajo el buen Augusto:

tiempos de falsos dioses mentirosos”.

La Divina Comedia

1

Sí, pero no. En el límite del tiempo establecido, el presidente Andrés Manuel López Obrador, manda su iniciativa para enjuiciar a cinco ex presidentes. Todos de la camada neoliberal o neoporfirista, que él mismo subraya.

Sin embargo, luego de una larga exposición de motivos, en la mañanera del 15 de septiembre, adelanta que votará NO.

Con ello, rompería una supuesta unanimidad.

Independientemente de lo que resuelva la Suprema Corte de Justicia sobre la consulta ciudadana y la materia a juzgar, allí queda la pregunta:

“¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen y, en su caso, sancionen la presunta comisión de delitos por parte de los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, antes, durante y después de sus gestiones?”

A cada uno le saca sus trapitos al sol, sin que sean, propiamente delitos.

¿No habrá algunos delitos que se persiguen de oficio, sin que medie un previo linchamiento mediático y una consulta?

¿Qué se dirá de los cinco ex presidentes en los libros de texto gratuito? El verdadero juicio de la Historia.

2

Este 15 de septiembre fue un día atípico. Es un Grito con un Zócalo vacío, desolado, por la pandemia del Covid-19. Fue, López Obrador, un presidente acompañado de fantasmas y ecos. Lo mejor: los juegos de artificio, en que los mexicanos son expertos y creativos, acompañado de un mosaico de música mexicana.

Entre los convocados del Grito, además de los héroes que nos dieron Patria, entremezclado, el lema de la Revolución Francesa, la revolución burguesa por excelencia, contra el orden feudal, otra manera de presentar el conflicto de liberales y conservadores.

Allí quedan las ¡vivas! a la libertad, igualdad y fraternidad universal. Sin olvidar una palabra clave de su actuar: ¡Viva la esperanza! Y ya que estamos en tiempos de solidaridad, por la crisis múltiple¡Viva el amor al prójimo!

¿Qué quedará de tales exhortos de patriotismo y buena voluntad en la nueva normalidad?

Ese día, en la tarde, se rifó el avión presidencial. Se quedaron cachitos sin vender.

3

“Por regresar al tiempo venidero, una de las inevitables compañías del capitalismo democrático es la corrupción política; y una de las consecuencias de la administración civil por parte de políticos viciosos e ignorantes es que la mitad de nuestra población (en 1905) perece víctima de enfermedades susceptibles de prevención”.

Upton Sinclair. La jungla (Para Leer en Libertad. México. 2016).

4

La actual crisis, que muchos consideran civilizatoria, en que las depresiones son cada vez más recurrentes y profundas, la economía (también la política) se ha convertido, para la gran mayoría, en una rueda de la fortuna o, mejor dicho, en un juego de serpientes y escaleras, pero esta vez enroscadas unas y de caracol las otras.

Nadie pone en duda que es la crisis más profunda en casi un siglo, y que es muy temprano para decir que los leves signos de recuperación, serán lo suficientemente de carácter sostenido y vigoroso, no sólo para recuperar lo perdido, sino para transitar a una etapa de mayor bienestar general.

Las cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) son contundentes. Mientras que México caerá 10.2 por ciento en este año de 2020 (en junio, pronosticaba una caída de 8.6 por ciento). Para el siguiente año de 2021, se crecerá tres por ciento. Estados Unidos, nuestro principal socio comercial y la locomotora de nuestra economía, caerá 3.8 por ciento en 2021.

Tales números representan un balde de agua fría para la actual administración, pues en el proyecto de Presupuesto se espera para este año un bajón de ocho por ciento y para el siguiente, una subida de 4.6 por ciento.

Así las cosas, se apunta hacia un sexenio perdido, en términos de crecimiento económico, es decir, de aumento del PIB (Producto Interno Bruto). Una medida que no le gusta al presidente, que le parece insuficiente para medir el bienestar, un concepto clave de la visión lopezobradorista de desarrollo.

El problema es que no puede haber bienestar ni desarrollo sin crecimiento, que es el piso de arranque, de vuelo, para alcanzar esas metas. ¿Bienestar con recesión? ¿Desarrollo con estancamiento? Con una estructura económica altamente concentrada, oligopólica, en que las ganancias se concentran en unas cuantas empresas, hablar de desarrollo es un sinsentido.

“Frente a un escenario por completo diferente, es conveniente y necesario ajustar las decisiones de política económica manteniendo los propósitos sociales. La pandemia ha hecho crecer las necesidades de gasto público. No puede atenderse solamente con mayor austeridad”, asegura Orlando Delgado Selley (La Jornada, 17/9/2020). Necesidades de emergencia, como se ve en el descuidado y maltrecho sistema de salud pública. Si no, que lo digan el abandono y la inanición presupuestal durante el ciclo neoliberal.

5

El papel de cualquier gobernante que se respete, es mostrar y dar confianza y seguridad a la población. Cualquiera que muestre inseguridad y debilidad, es mejor que renuncie.

El presidente López Obrador, al tratar de consolidar su proyecto de la 4T, revive la añeja disputa entre liberales y conservadores. Pero, lo hace por una de las partes más sensibles: la relación gobierno-prensa, y por extensión, con los medios.

A lo largo del sexenio, y desde antes, el presidente acumula una serie de críticas y agravios, que siente no sólo hacia la 4T, sino hacia su persona. A los episodios de las revistas Nexos Letras Libres, suma el más reciente del diario Reforma, al que califica de pasquín inmundo. Con ello, le echa más leña al fuego, con lo que polariza aún más los ánimos.

El 17 de septiembre, se publica un desplegado, que suscriben 650 personas del medio intelectual y académico, que cuestiona las políticas y dichos del presidente, y que empieza con una frase contundente: “La libertad de expresión está bajo asedio en México”. Un juego de toma y daca, pues López Obrador se siente el presidente más criticado, a la par de Juárez y Madero. En cambio, los cientos de abajo firmantes (Enrique Krauze, desde años lo calificó de mesías tropical) piensan que “está amenazada la democracia”. Muchos de ellos, no hace mucho, lo consideraban un peligro para México.

¿Qué más y peor peligro que la devastación social que dejó el ciclo neoliberal (1982-2018), algunos de cuyos resabios pululan por ahí. Se observa, de todas formas, un clima de polarización e intolerancia que no abona a la nueva normalidad política y social.

EnEstados Unidos, el 15 de septiembre, ante la ABC News, el presidente Donald Trump insistió que no minimizó la amenaza de la pandemia del Covid-19, y que la reforzó, cuando, en febrero y marzo, ya que prohibió los viajes desde/hacia China y Europa, con lo cual salvamos muchas vidas. Asunto de talento o suerte, enfatiza.

De esta manera, negó o contradijo lo que le habría dicho a Bob Woodward; declaraciones que aparecen en su libro: Rage (Rabia), el segundo que el ex reportero de The Washington Post escribe sobre Trump. El primero, Fear (Rabia), es de 2018. En todo caso, buscaba no crear pánicoNo quiero que la gente esté asustada, habría justificado (Aristegui Noticias, 16/9/2020).

6

Hablando de revelaciones, Julian Assange no recibiría un juicio justo en Estados Unidos, según Daniel Ellsberg, editor de The Pentagon Papers (Los papeles del Pentágono). Assange reveló mediante Wikileaks la actuación de EU en las guerras en Iraq y Afganistán. De ser extraditado de Gran Bretaña hacia Estados Unidos y encontrado culpable, sería condenado a un mínimo de 175 años de prisión.

Ellsberg sabe de lo que habla. Los papeles, de 1971, revelan los crímenes de guerra cometidos por Estados Unidos en Vietnam. Fue acusado dentro de la Ley de Espionaje, que le habría costado hasta 115 años de cárcel; condena que fue retirada cuando se descubrió, a su vez, que “se reveló que la fiscalía y el gobierno (de Richard Nixon) habían incurrido en una conducta criminal durante la investigación”.

En su testimonio, Ellsberg dejó en claro que hay una semejanza entre su caso con los de Julian Assange, Chelsea Manning y Edward Snowden. (Peoples Dispatch, 9/16/2020). Los tres enfrentan acusaciones por revelar documentos secretos sobre la actuación del gobierno que son, para decir lo menos, poco éticos. La Casa Blanca se defiende, al decir que esas revelaciones ponen en peligro la seguridad nacional.

Peoples Dispatch recuerda cómo “los archivos de Gitmo, publicados por Wikileaks en 2011, expusieron cómo las vidas de numerosos inocentes y personas con antecedentes penales menores fueron destruidas en el infame centro de detención para legitimar la llamada guerra global contra el terrorismo”, en referencia a las torturas en la bahía de Guantánamo, administrada por Estados Unidos.

El mensaje es claro: “Wikileaks, Julian Assange, Chelsea Manning y otros involucrados en hacer públicos los archivos de Gitmo (y otros miles de documentos más) han servido a la humanidad y a la justicia, y deben ser tratados como héroes, no como criminales. Los archivos habrían ayudado a exponer los hechos sangrientos de las violaciones a los derechos humanos por parte de funcionarios estatales, que de otro modo estaban ocultos a la vista del público en nombre del secreto y la seguridad nacional (Peoples Dispatch, 9/17/2020).

Está sobre la mesa el debate sobre la libertad de expresión y el derecho a la información de la sociedad, que son elementales en cualquier democracia,  frente a acciones de los gobiernos, que éstos quieren mantener en secreto, pues representarían una clara violación a los derechos humanos, para decir lo menos.

Allí está que la intervención de Estados Unidos en el golpe de Estado en Chile para derrocar al gobierno constitucional de Salvador Allende, a partir de agosto de 1970, tal como lo revela Peter Kornbluh, asesor del Archivo de Seguridad Nacional en Washington, en su artículo: Que grite la economía (La Jornada, 17/9/2020).

7

A escasas dos semanas de las elecciones en Estados Unidos, el presidente Trump se halla entrampado en la crisis. Además de las provocadas por la pandemia (200 mil muertes) y la economía, se haya la de los incendios forestales en la costa oeste de EU, afectando un millón de acres de tierra.

Con un cielo anaranjado, casi rojizo, la atmósfera parece la de Marte.

La gobernadora de Oregón, la demócrata Kate Brown, pinta un panorama apocalíptico: “Estamos viendo los efectos devastadores del cambio climático en Oregón, en la costa oeste y en todo el mundo”.

Hay muchas dificultades para extinguir los incendios por parte de los bomberos (incluyendo un grupo de México), como reporta The Portland Tribune, pues “muchos de los aviones para la extinción de incendios no están disponibles porque el Departamento de defensa los ha enviado a Afganistán, en una vieja guerra, que dura ya 20 años”.

El resultado es que “más del doble de personas ya han muerto en California por los incendios forestales del verano que los estadunidenses en Afganistán durante todo el año”.

En vez de que haya disminuido, el presupuesto militar se ha mantenido elevado, hasta alcanzar los 740 mil millones de dólares, demostrando cuales son las prioridades de la administración Trump. En cambio, el Proyecto de Prioridades  Nacionales, que depende del Congreso, calculó que un recorte de diez por ciento en el gasto militar sería suficiente para acabar con la falta de vivienda en EU, financiar la universidad gratuita para dos millones de estudiantes, contratar a 900 mil nuevos maestros, enviar dos cheques más de mil 200 dólares a cada estadunidense o para mascarillas N 95 para todos los 55 millones trabajadores esenciales, de uso diario durante un todo un año”. (MintPress News, 9/11/2020).

A fin de enfrentar a la izquierda radical, destructora de nuestros valores, y como parte del nuevo ciclo escolar, el presidente Trump anuncia la promoción de la educación patriótica (The Washington Post, 9/21/2020). Se comienza por reescribir la Historia.

8

Ya se sabe que la conquista y explotación de los territorios, es un acto común, como signo de dominación hegemónica. Y el territorio se extiende a los cuerpos humanos, convertidos en más que un simple botín de guerra: lo mismo ofrenda a los dioses que para practicar en ellos. Sus lugares de reclusión son verdaderos campos de tortura y experimentación. De la Inquisición o Auschwitz, ni hablar.

En la Fiesta de Ochpaniztli “sacrificaban una mujer en cada parte y desollabánla, y vestíase el cuero de ella uno, y bailaba con todos los del pueblo dos días, y los otros, con sus plumajes” (Corazón de Cópil. INAH. México. 2009).

Hoy, en California, como el número de bomberos ha disminuido, usualmente se emplean a los prisioneros para combatir el fuego. “A los presos se les paga entre 2.90 y 5.12 dólares por día, más un dólar por hora por arriesgar sus vidas” (MintPress News, 9/11/2020).

En un centro de detención de migrantes –campo de concentración experimental—, en Georgia, se practican histeroctomías (extirpación de úteros), denuncia la enfermera Dawn Wooten; práctica quirúrgica sin consentimiento de las víctimas, en una abierta violación a los derechos humanos. Se suma a otras acciones antimigrantes de la administración Trump: redadas de tipo paramilitar, separación de familias, enjaulamiento de niños y acoso sexual. El médico que hace las histerectomías se le conoce como El coleccionista de úteros (La Jornada, 18/9/2020).

Bryan Turner, policía de la ciudad de Filadelfia, fue despedido luego de que expresó su apoyo al movimiento: Black Lives Matter (La Vida de los Negros Importan). Turner, de 31 años, acusó a la ciudad de discriminación racial, despido ilegal, acoso y represalias”. La tasa de homicidios en el año ha aumentado 32 por ciento, hasta llegar a 323, y pudiera romperse el récord del año pasado (Philly Mag, 9/17/2020).

9

El 18 de septiembre se cumplieron 50 años de la muerte de Jimi Hendrix (del club de los 27), el mejor guitarrista de rock –memorable su interpretación del himno de Estados Unidos—. Autodidacta de la guitarra desde los cuatro años, fue expulsado de la escuela primaria, por tomarle la mano en público a su novia, que era blanca (Telesur, 18/9/2020).

Dijo JH: “Hay que darle a la gente algo con lo que soñar”.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de Voces del Periodista.

Artículos relacionados

Nuevo USMCA, la carcajada de las hienas

Redacción Voces del Periodista

La ciencia lo comprueba: La democracia no se mama

Redacción Voces del Periodista

A 50 AÑOS DE LA MAYOR AVENTURA HUMANA: LA LUNA | Osadamente a donde nadie había ido antes

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.