Voces del Periodista Diario
Economía Opinión

El sexenio del empleo… de mala calidad

La población que gana más de 5 salarios mínimos al día se redujo en 1 millón 200 mil personas en lo que va del sexenio. 

Por el Centro de Investigación en Economía y Negocios del ITESM, Campus Estado de México

La tasa de desocupación durante el tercer trimestre del año en curso ha sido una de las más bajas de los últimos tiempos. El incremento observado en la cantidad de trabajadores registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) durante los últimos cinco años ha sido uno de los factores que han contribuido para disminuir significativamente el número de desocupados.

Sin embargo, generar empleos por el solo hecho de hacerlo, sin considerar la calidad de las remuneraciones, prestaciones, jornada laboral, disponibilidad de contrato, entre otras, resulta insuficiente para alcanzar un nivel adecuado de desarrollo económico y mejorar la calidad de vida de la población.

En los primeros cinco años de la actual administración se ha registrado un incremento de 3 millones 328 mil 738 trabajadores registrados en el IMSS, mientras que el porcentaje de desocupados con respecto al total de la población económicamente activa fue de 3.6% durante el tercer trimestre de 2017, cifra significativamente en comparación con el 4.9% del cuarto trimestre de 2012, el último de la administración anterior.

Distribución de ingresos. CIENNo obstante, la calidad de los empleos a lo largo de los últimos 5 años no ha presentado señales de una mejora significativa y en algunos casos se observan detrimentos importantes. Particularmente, el nivel de ingresos de los trabajadores es uno de los rubros donde se observa un retroceso significativo.

Durante la gestión de gobierno actual la cantidad de personas que perciben más de 5 salarios mínimos al día ha disminuido en poco más de 1 millón 200 mil individuos, en tanto que el rango salarial que registró el incremento más cuantioso fue aquel en el que los ingresos oscilan entre más de 1 y hasta 2 salarios mínimos con casi 2 millones y medio de trabajadores.

Acceso a los servicios de salud. CIENOtro de los rubros donde los avances han sido mínimos es el acceso a las instituciones de salud. En los últimos 5 años, el número de trabajadores que cuentan con dicha prestación aumentó en más de 1 millón 887 mil personas. Sin embargo, dicha cifra se ve opacada ante el incremento en la cantidad de individuos que carecen de acceso a alguna institución de salud, cifra que asciende a poco más de 1 millón 761 mil trabajadores.

Adicionalmente, la estructura de la población subocupada por nivel de instrucción tampoco ha mostrado una variación importante. Si bien el número de subocupados se redujo en cada uno de los niveles que van desde la primaria incompleta hasta la secundaria completa, la cantidad de trabajadores que cuentan con un grado de estudios de nivel medio superior y superior se incrementó en poco más de 64 mil individuos.

Población subocupada. CIENPor otro lado, del total de las alzas registradas en el IMSS hasta el mes de octubre del presente año, poco más del mitad (52%) tuvo su origen en las actividades secundarias, de las cuales el 63% provinieron de las manufacturas y el 36% de la construcción. No obstante, el ritmo de crecimiento en el número de los trabajadores registrados en la institución de salud podría moderarse en los próximos meses como consecuencia de la desaceleración que sufre la actividad industrial de nuestro país.

Durante el mes de septiembre el total de la industria nacional registró una caída anualizada de 1.2% medida con cifras originales. Lo anterior se dio como resultado de la caída a doble dígito que sufrió la minería (-15.1%) y el avance marginal de la construcción (0.1%), de tal forma que los incrementos en las manufacturas (2.8%) y en la generación de energía eléctrica y suministro de aguas (1.4%) fueron insuficientes para evitar el desempeño negativo del total de la actividad industrial.

Una desaceleración en la industria traerá consigo una menor generación de empleos en actividades importantes como la construcción y las manufacturas, las cuales han sido fundamentales en el incremento observado en el número de trabajadores en el IMSS en los tiempos recientes.

Si bien es importante lograr un incremento en las plazas laborales, la calidad de las mismas es fundamental para observar mejoras significativas en el nivel de vida de la población.

Contar con un empleo carente de una prestación fundamental como el acceso a una institución de salud, además de contar con una remuneración insuficiente provoca que prácticamente la totalidad de los ingresos laborales esté destinada, en el mejor de los casos a satisfacer únicamente las necesidades básicas de la población.

Artículos relacionados

Cuando resulta que moral, es árbol que da moras

Abraham García Ibarra

Debate presidencial: Nos quedamos con Koko

La Reforma Militar y sus asegunes

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.