Opinión Voces Opinión Voces Opinión Mouris Salloum

¿Tenemos orden constitucional?

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

De tanto negarse a la democracia -aun la contratada- y dejar de lado la comunicación política, el sistema se despeña por el hoyo negro de la violencia y la incertidumbre con vistas al 1 de julio.

La obcecación en el “no cambio” en la actual correlación de fuerzas políticamente beligerantes, prefigura ya la amenaza de ruptura del orden constitucional.

Algunos signos de ese oscuro umbral: el Poder legislativo se resiste a legislar por iniciativa propia; el Ejecutivo expresa su desacato a la autoridad electoral constitucionalmente acreditada; los árbitros electorales se trenzan en sus propios conflictos institucionales.

La partidocracia se defiende como gato boca arriba contra las candidaturas independientes que irrumpen la pugna presidencial; los candidatos frentistas o partidistas no cesan en su pugnaz y ruin personalización de ataques al adversario.

Los poderes fácticos medran en las campañas, tratando de imponer criterios de preferencia y dinamitar propuestas de gobierno que no acomodan a sus privilegiados intereses.

Una candidata presidencial independiente tira el arpa denunciando inequidad en las prerrogativas electorales, y otra aspirante fue eliminada en medio de tufos de racismo y discriminación.

Continúa incesante el mortal exterminio mortal de agentes políticos y se obliga a mil candidatos a puestos de elección a renunciar a sus aspiraciones.

La instancia jurisdiccional advierte que puede rebasar 50 mil el número de asuntos a tratar en 2018 por inconformidades, quejas o impugnaciones de los actores en contienda.

Este último es el punto: a final de cuentas, es esa instancia, donde despachan siete magistrados, la que tendrá la última palabra -definitiva e inatacable- en el nombramiento del próximo Presidente de México.

Cuestión de legalidad, imparcialidad y de certeza el proceso electoral, nadie se preocupa por el principio de legitimidad, imperativo ineludible para el ejercicio del poder político. Grave asunto.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

Notas relacionadas

¡Tenemos la sartén por el mango!

Celeste Sáenz de Miera

Ejercicio del poder “de manera despótica, caprichosa…”

Mouris Salloum George

Hubo una vez la conspiración de Chipinque

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies