Voces del Periodista Diario
Opinión

Un siglo de condena a municipios marginados

Ruta México

Por Álvaro Aragón Ayala

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se sustenta en tres indicadores: Salud, Educación e Ingreso per cápita.

Las profundas desigualdades socioeconómicas que en materia de desarrollo humano caracterizan a México permiten que en una alcaldía de la Ciudad de México (la Benito Juárez) sus habitantes tengan estándares de vida semejantes a Suiza y, en la contraparte, en municipios del estado de Guerrero la gente viva peor que en Burundi, África, donde la población ha sido víctima de genocidio y, según el Banco Mundial, tiene el segundo ingreso por cabeza más bajo del mundo.

El cuadro anterior está consignado en el reciente informe de la ONU bajo el rubro Desarrollo Humano Municipal 2010-2015/ Transformando a México, segundo concepto seguramente tomado de los spots del ex presidente Enrique Peña Nieto y su promesa de reformas transformadoras.

Dicho reporte fue divulgado aquí por el coordinador del PNUD, José Luis Bustos Villegas.

Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Michoacán, la eterna miseria

Para ilustrar nuestro optimismo, tomamos un Indicador de Desarrollo Humano según selección de diez municipios beneficiados con muy alto o alto desarrollo. Seis localidades están ubicadas en la Ciudad de México, dos en Nuevo León, uno en Oaxaca y otro en Querétaro. Los municipios contrastantes se localizan en Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Michoacán.

Conforme el esquema del PNUD, el instrumento de evaluación del potencial municipal para remontar su adversa condición, es el Índice de Capacidades Funcionales. Les tenemos noticias a las poblaciones menos favorecidas: Tendrá que pasar un siglo para equilibrar su desarrollo de carfa a los municipios más privilegiados.

Si Pitágoras no se equivoca, se requerirán los esfuerzos gubernamentales durante 33 trienios de gestión municipal para aproximarse a ese pretendido equilibrio. Seis generaciones habrán sucumbido para entonces. Ni la justicia inmanente aparecerá en su auxilio.

Artículos relacionados

El robo de las afore, al descubierto

La Libertad de Expresión, bajo los escombros

Mouris Salloum George

Otra vez: ¡10 de junio no se olvida!

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.