Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

Un simio anaranjado; un gorila uniformado

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Por su valor como pulmón de la Tierra, la Amazonia es Patrimonio de la humanidad. Por el valor de su economía, los Estados Unidos son un atentado contra la globalización humanitaria.

El simio anaranjado, Donald Trump, se ha propuesto aislar del resto de la especie humana a 328 millones de estadunidenses, entre los que se encuentran más de 20 millones de mexicanos arraigados en territorio gringo, más los compatriotas flotantes en la condición de ilegales.

Por si los Estados Unidos se extinguen, Trump ya tiene organizada su expedición para la conquista de Marte.

El gorila uniformado, es Jair Bolsonaro, el nuevo azote sobre la espalda de 209 millones de brasileños. Por encima la multitud miserable, el militar está en posición de devastar la Amazonia, como si fuera predio propio.

La Amazonia no es del Estado brasileño. Su inmenso territorio es compartido por Perú, Colombia, Bolivia, Venezuela, Ecuador, Francia (Guyana) y Surinam.

Del oro, hasta el último gramo; diamantes, hasta la ultima gema

El primate que manda desde Brasilia mueve la codicia sobre el oro y los diamantes que anidan en el paraíso amazónico. Tolera a más de 20 mil garimpeiros (gambusinos ilegales) que actúan como cabeza de playa para abrir bosques y selvas a las trasnacionales mineras, desplazando a la población nativa, que reclama una Reforma Agraria.

Ese objetivo ha quedado claro desde que Bolsonaro llegó al poder. Hoy, la Amazonia brasileña está en llamas (¿por mero accidente?) y el Presidente se ha apresurado a anunciar que movilizará a las Fuerzas Armadas para “controlar el incendio”, rechazando el auxilio de la comunidad internacional.

La era Trump, oscura y vertiginosa, se acelera

La era Trump, oscura y vertiginosa, se acelera, escribió en madrileño El País, Jan Martínez Ahrens, el 2 de junio de 2017. Un día antes, el inquilino de la Casa Blanca anunció el retiro de los Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático, firmado por 195 Estados.

Recuerda el autor que otro republicano, George W. Bush, también retiró a su gobierno del Protocolo de Kioto, pactado para dar seguridad ambiental al planeta.

Trump ha usado como papel sanitario las políticas diseñadas por Barack Obama para regular y restringir del uso del carbón en la industria. Este mineral es considerado la más letal de todas armas de destrucción masiva.

El deterioro ambiental a causa de los contaminantes carboníferos puede costar un 10 por ciento a la economía estadunidense rumbo al final de siglo, según conclusiones de científicos convocados por ONU. Al simio anaranjado, eso le vale.

Optando por la autarquía, Trump apuesta al aislacionismo. Dinamitó el Tratado de Libre Comercio con México y Canadá. Activó una mina contra el Acuerdo de Asociación Económica Transpacífico (TPP). A qué seguir.

Bolsonaro: “Yo son favorable a la tortura”

Para empezar, Bolsonaro dejo pintado su autorretrato: Yo soy favorable a la tortura, tú lo sabes, le dijo en cierta ocasión a un entrevistador.

Al asumir el poder, explícitamente Bolsonaro definió su ideología y su proyecto económico: El que, desde la década de los setenta, implantó a sangre y fuego en Chile, el golpista Augusto Pinochet.

El diseño del Estado neoliberal chileno estuvo a cargo de pupilos de Milton Friedman, fundador de la Escuela de Chicago: Banco Central autónomo, tipo de cambio flexible, privatización de todos los entes públicos, sistema previsional de capitalización, eufemismo por privatización del régimen de pensiones y jubilaciones. (El modelo tuvo como primer instrumento la proscripción de partidos, sindicatos y organizaciones campesinas.)

Para poner a caballo su plan económico, Bolsonaro contrató a otro discípulo de la Escuela de Chicago: El economista Paulo Guedes. Le dio todo el poder económico y sus facultades: Hacienda, Industria y Comercio, Planificación y un ente especializado en asociaciones privadas con el Estado.

En Medio Ambiente, un redomado depredador

En la Cuenca del Amazonas, es típico que ganaderos y granjeros brasileños practiquen, desde siempre, la tala y quema de paraísos forestales. Para 2018 la deforestación se incrementó en 80 por ciento, lo que permite el cambio de uso de la tierra.

Bolsonaro designó como ministro de Medio Ambiente a un candidato de las asociaciones ganaderas: Ricardo Salles. No terminaba de calentar el sillón de su despacho cuando Salles fue acusado de alterar los mapas ambientales para favorecer las concesiones a las compañías mineras. El incendio de la Amazonía, ¿es un accidente?

Los compadres ideológicos transitan por el mismo carril

Donald Trump y Jair Bolsonaro son compadres ideológicos. Parece que nacieron de la bragueta de Adolfo Hitler.

El segundo nombre de pila de Jair, es Messías. Hace unos días Donald se autoproclamó El elegido. La yunta no sólo amenaza la suerte de más de 500 millones de estadunidenses y brasileños. Parecen dispuestos a extinguir a la humanidad. Trump se propone viajar a Marte. Bolsonaro, ¿a un rancho como el del tabasqueño López Obrador, que se llama La chingada? Es cuanto.    

Artículos relacionados

CNTE: Qué manera de matar al poeta

Abraham García Ibarra

Si no pueden ¡Renuncien!

Abraham García Ibarra

Cangrejos al compás, marchemos hacia atrás

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.