Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

Universidad es universalidad

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Por la fascinación del oficio periodístico que nos atrapó desde nuestras mocedades, creímos en una frase que escuchamos más tarde en voz del doctor Salvador Allende: La mejor universidad, es la Universidad de la vida, pronunciada en su memorable visita a Guadalajara.

De nuestros primeros donantes de libros, admiramos a los precursores del combate por la autonomía de la Universidad de Sinaloa, desde los años treinta. De ellos nos quedó una arraigada convicción: Universidad es universalidad.

Recordamos ese aforismo ahora que algunos exégetas del neoliberalismo atribuyen la universalidad de la universidad a la hazaña de la globalización económica.

El punto es que, en la misión de la Universidad, en la idea-fuerza de don José Ortega y Gasset, prima la socialización del saber.

Culto a la figura del “verdadero consumador de la Independencia”

Nos da pie a este tema una observación que hicimos en nuestra entrega anterior: Los nostálgicos del pasado, como todo 27 de septiembre de cada año, se citan en la catedral metropolitana a rendir culto a la memoria de Agustín de Iturbide, para sus apologistas el verdadero consumador de la Independencia de México.

Volvemos a la Universidad, para el caso la Nacional Autónoma de México.

La primera semana de septiembre, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM fue tomada por asalto por un grupo de encapuchados para impedir la participación en el diplomado, Política contemporánea/ Una mirada plural, del ex presidente del PAN y ex candidato presidencial Ricardo Anaya Cortés.

En un boletín pretendidamente justificatorio, el comando acusó al queretano de representar a grupos de poder más conservadores y a la tendencia neoliberal que históricamente ha atentado contra conquistas sociales en pro del servilismo a intereses explotadores.

La algarada no se manifestó con la misma virulencia contra la participación en ese diplomado de Rubén Aguilar, ex vocero del ex panista Vicente Fox, y las ex presidentas del PRI, Beatriz Paredes Rangel y Dulce María Sauri Riancho. Todo sea por la pluralidad.

Al servicio del enemigo/ La verdad sobre Juárez y el PL

Con referencia a la propia Facultad de Ciencias Política y Sociales de la UNAM como sede, recibimos invitación para asistir a la conferencia que el 21 de septiembre dictará Luis Reed Torres (LRT): Agustín de Iturbide, Libertador de México/ reflexiones hacia el bicentenario de la consumación de la independencia.

Reed Torres se autopostula como autor de la historia alternativa versus la “historia oficial”, a la que adjetiva como facciosa y maniquea.

Reed Torres tiene preferencia por el periodo de 1855-1867, etapa en la que presenta a Tomás Mejía y Miguel Miramón, militares mexicanos que pusieron sus armas al servicio de Maximiliano, como portaestandartes del catolicismo nacionalista.

Una de las obras del conferencista citado apareció bajo el título Al servicio del enemigo/ La verdad sobre Juárez y el Partido Liberal.

En cuanta oportunidad mediática se le presenta, LRT denosta a Juárez afirmando que, al matar a Maximiliano, Mejía y Miramón, los inmortalizó. El fusilamiento de los tres imperialistas, para el autor, alcanza el grado de una epopeya que hace de las figuras de esos tres personajes más atractivas que la de Juárez en el imaginario popular, en merito a su gallardía, virilidad y entereza.

Todo es según el color del cristal con que se mira. La Historia de México sigue a debate. Sólo los partidarios del pensamiento único tendrían la tentación de silenciar la opinión del otro.

La derrota del nazismo, casi un crimen de lesa humanidad

A propósito de pensamiento único: Luis Reed Torres blasona de su condición de hijo de oficial nazi. Sólo que sea por eso, el periodista se gratifica de su cercana relación con el escritor Salvador Borrego Escalante, autor de Derrota Mundial, una versión que hace del desenlace de la Segunda Guerra Mundial -vencidas las hordas del nazismo-, una especie de crimen de lesa humanidad.

Salvador Borrego fue reputado hasta su muerte como el único nazi mexicano autentico. A él se debe la identificación de los comandos cristero-sinarquistas mexicanos como las milicias del espíritu.

El propio Reed Torres se ha especializado y esmerado en exaltar la imagen, incluso la “benevolencia”, de Adolfo Hitler y “episodios heroicos” de comandantes y tropas alemanas en series bibliográficas que incluyen la apología de La división azul, formada por falangistas franquistas para combatir el totalitarismo rojo.

La UNAM es santuario del saber universal. Bueno que sus estudiantes accedan a la historia alternativa de México y del mundo.  Es cuanto.

Artículos relacionados

Los nuevos Cresos y el muro de Trump

Mouris Salloum George

Dos generaciones expuestas a pilotos de noche

Sociedad enferma: Estado fallido

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.