Vacíos de poder en México

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

No tenemos la menor duda de que, en el universo académico mexicano, en el ámbito legislativo y en las propias instituciones castrenses del Estado existe talento y experiencia bastantes en el campo de  Inteligencia militar y política.

Encontramos civiles, a los que se deben macizos estudios sobre Fuerzas Armadas y Seguridad Nacional.

Apartamos para el tema de hoy dos asuntos de “palpitante actualidad”: 1) La guerra contra el crimen organizado devenida barbarie. 2) El combate a la corrupción, devenido impunidad.

Sobre el segundo punto, es pertinente recordar que, aunque en el organigrama de la administración federal existe la Secretaria de la Función Púbica y en el Poder Legislativo actúa la Auditoria Superior de la Federación, según indagatorias de instituciones especializadas, el costo anual de la corrupción rebasa ya el billón de pesos.

Sobre violencia criminal y políticas anticorrupción se multiplican foros de consulta con miras a la gestión del próximo gobierno de la República.

Cómo combatir la delincuencia organizada

Con independencia del reconocimiento a los expertos mexicanos que dominan los campos antes señalados, documentamos esta entrega apoyados en el título Vacíos de Poder en México/ Cómo combatir la delincuencia organizada.

Se debe la obra (2013) al doctor Edgardo Buscaglia, entre otros créditos el de investigador principal en Derecho y Economía en la Universidad de Columbia (USA), director del International Law and Economic Development Center y presidente del Instituto de Acción Ciudadana en México. Ha servido en 109 países.

Poderes fácticos que remplazan al Estado

Primera consideración del investigador: La mayoría de las transiciones políticas genera enormes vacíos de poder institucional de Estado, que luego aprovechan y ocupan actores no estatales, que pueden presentarse como televisoras oligopólicas o empresas criminales trasnacionales, los cuales empiezan a transformarse en autoridades de facto, remplazando así al Estado mismo.

En el centro de los planteamientos del doctor Buscaglia, está la seguridad humana que, con base en las principales categorías del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), radica en seguridad económica, seguridad alimentaria, seguridad en materia de salud, seguridad ambiental, seguridad personal, seguridad de la comunidad y seguridad política.

(Por nuestra parte subrayamos que, en esas asignaturas, el Estado mexicano deja mucho a deber).

La importancia de los controles sociales

Establecido el marco las transiciones políticas arriba resumido, el autor emplaza su mira desde el arranque se su obra, El único camino: Controles.

Jerarquiza esos controles: Judiciales, patrimoniales, de la corrupción, y “los aún más importantes”, los controles sociales, que operan en varios estratos: individual, familiar, comunitario, laboral, de salud y educativo.

Cuando esos controles se ejercen todos los días y no sólo se mencionan en los discursos gubernamentales, como actualmente sucede en México, es muy difícil que la delincuencia organizada y su hermana melliza, la corrupción política, capturen las instituciones públicas y gangrenen el tejido social.

Extraemos del texto otras observaciones: Entre los principales hándicaps de México se encuentra la inexistencia de unidades de investigación patrimonial funcionalmente autónomas; otro hándicap importante es la falta de desarrollo de la sociedad civil organizada.

La tercera desventaja que señala el autor es la proliferación del tráfico de migrantes hacia Estados Unidos, así como la trata de personas. La dinámica binacional fomenta a todas luces la existencia y el crecimiento de la delincuencia organizada trasnacional.

Carta de navegación para llegar a buen puerto

Imposible en el alcance de estos textos nuestros, agotar la gran reserva descriptiva del fenómeno analizado. Sólo recomendamos el epilogo bajo el rubro, Pensar fuera de caja.

Su contenido traza una carta de navegación si se deseara llegar a buen puerto, con base en acciones e insumos pormenorizados para el diseño de políticas públicas de largo alcance.

Lo que pretendemos con la sintetizada recapitulación, es que el fenómeno no se ancle en la sola queja, la denuncia o vagos y ambiguos enunciados, sino en proposiciones racionales y objetivamente alcanzables, si hay voluntad política. Es cuanto.   

Notas relacionadas

Elecciones militarizadas

Mouris Salloum George

Por la reconciliación de México, tras un cambio democrático y pacífico

Bajo el Síndrome de Herodes

Abraham García Ibarra

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies