Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

Y los huevos volvieron al cascarón neoliberal

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Por ahí lo hemos citado de cuando en vez: El Estado megalómano. Para su autor, el periodista frances Jean-Francois Revel, es el atajo al totalitarismo.

Revel coloca en el centro de su análisis al primer gobierno socialista de Francois Mitterrand, electo en 1981. Asegura que su proyecto de gobierno hace que, con el Estado, peligren la libertad y la iniciativa creativa del hombre.

A final de cuentas, el nombre de Mitterrand aparece en la obra El elogio de la traición, en la que están nominados como grandes traidores varios personajes, entre los que destacan Mijael Gorbachov, Ronald Reagan y el español “socialista” Felipe González.

De ambas obras tuvimos noticias cuando, en la primera mitad de la década de los ochenta, vimos ejemplares como libros de cabecera de la primera generación de tecnócratas mexicanos, que luego se autodenominó Generación del cambio.

La “izquierda” mexicana que se quedó embelesada con su ombligo

Aquella literatura, con marcado acento ideológico, al menos en el universo académico mexicano se constituyó en alerta para la sedicente izquierda.

Por esas cosas tan absurda de la vida, el atajo al totalitarismo no fue aquí el socialismo, sino el nuevo pacto por el que se dio cartas de naturaleza al corporativismo empresarial, concebido para combatir y extinguir la organización social; obviamente, la que abarcaba las representaciones de la clase trabajadora.

En el marco de la Gran Reforma Política de los años setenta, nos tatuó una leyenda de sus impulsores: Haremos un omelet de tal manera que los huevos no puedan volver al cascarón.

Una camisa de fuerza difícil de desabrochar

El neoliberalismo, sin embargo, a fuerza de traición al nacionalismo revolucionario, hizo posible que los huevos volvieran al cascarón. Se empolló entonces el Estado neoliberal, una camisa de fuerza difícil de desabrochar.

Es el corsé que no logra desanudar la cuarta transformación: Vemos en la escena pública hoy a los mismos actores que empezaron a aparecer en las carteleras a partir del sexenio 1988-1994. No es casual que se hable del sexto periodo del salinato transexenal. Es la neta, qué le vamos a hacer. Es cuanto.    

Artículos relacionados

Flota estadounidense con 1000 misiles en el Mediterráneo

Redacción Voces del Periodista

País de instituciones y de leyes, ¡a lo bestia!

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Los periodistas no queremos prebendas, sino libertad profesional

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.