Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Mouris Salloum

Ahora sí, Silvano Aureoles clama coordinación

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Después de niño ahogado… Dicho peor, después de agentes muertos y soldados secuestrados, el rejego gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, clama por coordinación de los tres niveles de gobierno para combatir la barbarie en su estado.

El perredista Aureoles Conejo, después de su colaboracionismo con el fáctico Pacto por México en la Cámara de Diputados, fue premiado por Enrique Peña Nieto con la gobernación de la entidad. Tomó posesión el 1 de octubre de 2015. Presentó a bombo y platillo a su gabinete.

Michoacanazo, Familia y Caballeros Templarios

Para quienes no lo recuerdan, el paisano de Aureoles Conejo, Felipe Calderón Hinojosa inauguró en Morelia su guerra contra el crimen organizado en diciembre de 2006.

Desde entonces, el territorio rural de la entidad estaba bajo dominio de La familia michoacana. En ajuste de cuentas, mandos de ese cartel migraron hacia Los caballeros templarios.

Ambas sociedades criminales, en el tránsito del poder político del PRI al PRD, fueron desplazadas por el Cartel Jalisco Nueva Generación. Su logo, CJNG, se ve en los convoyes que circulan como Pedro por su casa por territorio michoacano y anexas.

La crisis de seguridad pública, incluso de Seguridad Nacional, alcanzó su máxima curva en diciembre pasado cuando el gobierno federal empezó a combatir el huachicoleo. Aureoles Conejo descalificó la estrategia de la Federación.

Sólo hasta el primero de abril pasado, con los índices de violencia crecientes desde principios del sexenio, el gobernador decidió cesar a sus secretarios de Seguridad Pública, Juan Bernardo Corona Martínez, y General de Gobierno, Pascual Sigala Páez.

Ahora sí, declaró orondo el mandatario, las cosas van a cambiar: Los michoacanos podrán dormir en paz.

De lo que no habló fue de la paz de los sepulcros

Le faltó aclarar que, en la paz de los sepulcros. No hay día en que Michoacán no dispute el campeonato nacional en delitos de alto impacto. Asesinatos con arma de fuego, los más recurrentes.

El pasado domingo, un comando de corporaciones locales fue atacado en Zamora: Murieron al menos cuatro agentes del orden. La tarde-noche del mismo día, una partida de patrullaje militar hizo un operativo de desarme en la comunidad de San Pedro Jarnillo, municipio de La Huacana.

Un grupo de supuestas autodefensas arremetió a balazos contra los soldados y huyó. La población secuestró a nueve militares. Después de negociar, los soldados fueron liberados… a cambio de que las armas incautadas fueron devueltas a los civiles.

Ahora, el gobernador perredista Silvano Aureoles Conejo pide a gritos coordinación de los tres niveles de gobierno para pacificar Michoacán. No, pues sí.

Artículos relacionados

Asamblea del PRI: ruptura o chantaje (4)

Redacción Voces del Periodista

No hay que espantarse con el petate del muerto

Mouris Salloum George

La Arcadia mexicana, libre de crímenes

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.