Voces del Periodista Diario

¿Hasta cuándo andarán errante, oh, hija contumaz?

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Más tarda una de tantas corrientes beligerantes en asumir un acuerdo que se supone reparador, que las facciones disidentes en impugnar esas resoluciones ante la autoridad jurisdiccional y ésta en darle otra vuelta a la triturante tuerca.

Que los partidos políticos nacionales derrotados en 2018 todavía sigan revolcándose en su propia salsa parece normal en una subcultura de incivilidad, pero que lo haga el partido que se quedó con casi todas las canicas, raya en el absurdo kafkiano.

Es el incesante y grotesco espectáculo que observamos en el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) después de julio de 2018: No se trata sólo del continuo e irreconciliable conflicto entre dos de sus órganos de decisión nacionales; la pugna se extiende a las cámaras legislativas federales, dominadas por mayorías de Morena, cuando se presenta la renovación de mandos directivos y se prolonga a los estados en la designación de dirigentes o consejeros políticos.

Ni el INE ni los magistrados electorales logran meterlos en cintura

Se nos pierde la cuenta de las veces que el Instituto Nacional Electoral (INE) ha dictado actos administrativos sobre quejas planteadas por militantes del Movimiento y de recursos de impugnación llevados a las salas del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, sobre cuyas sentencias se cierne el fantasma del desacato.

Hace apenas poco más de 60 meses, el INE dio luz verde a las franquicias electorales nacionales de los partidos Humanista, Encuentro Social y Morena: Del Humanista, ni quien ser acuerde; el PES -enquistado en la división parlamentaria Morena- anda en oficios por la renovación de su patente nacional. El PRD no acaba de morir y Morena no acaba de nacer.

Tribus amarillas migraron con todo y el costal de mañas

Se alude a las rapaces tribus amarillas, sabido como es que se trasvasaron al Movimiento Regeneración Nacional con todo el costal de mañas y crisis cupulares que dieron al traste con la formación impulsada por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano hace dos décadas.

Ayer, a convocatoria del Consejo Político Nacional (CPN) se dio por realizado el VI Congreso Nacional Extraordinario. El llamado se hizo a contrapelo del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), algunos de cuyos miembros habían incitado “por la libre” a una reunión paralela, de última hora abortada.

Recuperar la normalidad y la unidad a fin de no dejar sólo al presidente López Obrador se dijo del encuentro en la Magdalena Mixhuca, de la Ciudad de México, donde se pretendió darle legalidad al evento con base en resoluciones dictadas por los magistrados electorales federales.

Sobre una dirigencia provisional, surge otra provisional

Obviamente, se hizo una severa crítica a la dirigencia nacional provisional del partido, contra cuya permanencia se votó por otra dirigencia provisional con mandato de cuatro meses para convocar a designar una dirección definitiva cuando se está a escasos siete meses de que el INE ponga a caballo su agenda para 2021.

El segundo comité nacional alterno, según se votó en el Congreso, quedó constituido por el diputado federal Alfonso Ramírez Cuellar como presidente y ocho ocupantes de carteras estatutarias provisionales. Se puso énfasis en que ahora sí hubo quorum, pues de 2 mil 600 consejeros políticos nacionales habrían asistido mil 310.

Dicho comité será citado para convocar a congreso nacional a fin de elegir la dirigencia definitiva, pero en caliente se dio la primera objeción al método de encuestas para romper el tenso y erizado in pase, que tiene sumida en la anarquía la estructura de mando nacional.

El encuentro dominical se dio bajo una pública denuncia: La dirigencia nacional provisional incumplió un acuerdo político previo que se habría concertado con el Consejo Político Nacional para allanar la crisis mediante la omisión de una convocatoria única. No hubo tal.

En agosto pasado, AMLO amenazó con renunciar a Morena

De ello se colige que, de no haber un manotazo sobre la mesa de ya saben quién, es previsible que la facción antagónica recurra de nuevo al TEPJF para que determine a quien asiste la razón legal. De ser así, Morena estará como en diciembre de 2017 en que López Obrador dimitió a la dirigencia para asumir la candidatura presidencial.

Al manotazo, que no se ha dado, antecede la advertencia del tabasqueño de agosto de 2019: Si Morena se echa a perder, renuncio. Como que los beligerantes no recibieron la señal o, si la recibieron, les vale. Es cuanto. 

Articulos relacionados

Paralelismo de la Revolución Científica y la Revolución Social

Redacción Voces del Periodista

Grupos de poder y medios de comunicación

Redacción Voces del Periodista

El coronavirus “matará” 25 millones de personas

Redacción Voces del Periodista