Voces del Periodista Diario

La OCS desafía al Foro Económico Mundial: el nuevo centro de la multipolaridad en el este

Matteo Castagna

Por Matteo Castagna

En Astaná se celebró una reunión en formato SCO plus.

Al foro, asistieron los líderes de los países de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), los jefes de las delegaciones de los estados observadores y socios de diálogo de la OCS, los jefes de las organizaciones internacionales (ONU, CEE, Organización Islámica de Seguridad Alimentaria, OTSC, Organización para la cooperación económica, CICA y CIS) e invitados de la presidencia kazaja.

La delegación rusa presente en la reunión está formada por el ministro de Asuntos Exteriores, S. Lavrov, el viceprimer ministro, Ai Overchuk, el jefe adjunto de la administración presidencial, el secretario de prensa presidencial, D. Peskov, y el asistente presidencial, Yuri Ushakov.

El tema de la reunión en formato SCO Plus es “Fortalecer el diálogo multilateral: la búsqueda de la paz y el desarrollo sostenibles”.

La agenda incluye temas de cooperación entre la organización y los países invitados en temas internacionales y regionales.

El presidente Putin, durante la reunión en formato SCO plus, dijo: “Creo que el interés en el trabajo de la Organización de Cooperación de Shanghái está relacionado, en primer lugar, con el hecho de que los valores e ideales fundamentales de nuestra asociación -el compromiso de aplicar una política soberana e independiente y, al mismo tiempo, el deseo de buscar, junto con otros países, soluciones colectivas a los problemas- son compartidos por muchos en el mundo”.

“Está claro para todos que la OCS es hoy una de las organizaciones regionales más grandes y autorizadas.

Casi la mitad de la población del planeta vive en sus países miembros, se crea aproximadamente una cuarta parte del producto bruto mundial, se concentra un poderoso potencial intelectual y tecnológico y se concentra una parte importante del patrimonio natural.

La participación activa de la OCS en la cooperación multilateral, en diferentes campos, es particularmente necesaria en la difícil situación internacional actual, cuando de hecho han surgido transformaciones fundamentales en la política y la economía”.

“El mundo se está volviendo verdaderamente multipolar.

Y cada vez más Estados están dispuestos a defender sus derechos e intereses legítimos de la manera más decisiva.

Están surgiendo nuevos centros de poder y entre ellos se está creando la Organización de Cooperación de Shanghái”.

Se podría ver en la OCS una especie de contrapeso al WEF que también podría aprovechar los graves problemas judiciales de su líder, Klaus Schwab, para obtener un mayor impacto práctico en la gestión global de muchas cuestiones, a nivel económico, tecnológico, de investigación, logístico, etc.

El analista Leonid Slutsky, observó que los procesos de desdolarización del mundo y de debilitamiento de la hegemonía occidental se están volviendo irreversibles.

Esto fue confirmado, una vez más, y de manera muy elocuente, en la cumbre de la OCS en Astana.

La Organización de Cooperación de Shanghái, al igual que los BRICS, se está convirtiendo en otro “centro de gravedad” independiente y en el desarrollo de formatos multipolares. La OCS siempre ha apoyado y continúa apoyando un orden mundial justo basado en normas generalmente aceptadas del derecho internacional y el multilateralismo con el papel coordinador de las Naciones Unidas.

Y, por supuesto, por el respeto a los principios de seguridad común indivisible.

En primer lugar, crece y se intensifica el potencial económico de la cooperación y crece el volumen de negocios comercial entre los estados de la OCS.

Y, comprensiblemente, se plantea la cuestión no sólo de la transición a los pagos en monedas nacionales (su porcentaje en los primeros 4 meses de 2024 en Rusia superó el 92%), sino también de la creación de su propio mecanismo de liquidación y pago. Esto reducirá la dependencia del dólar y debilitará aún más las sanciones impuestas por el Occidente colectivo.

“Creemos que en el siglo XXI es imperativo construir una seguridad global auténtica e indivisible”, dijo Lukashenko en su discurso en la cumbre.

El bloque representa alrededor del 40% de la población mundial y, afirmó el presidente bielorruso, “los países de la mayoría global deberían tomar la iniciativa, ya que el Occidente autorreferencial y egoísta no lo ha hecho”.

En la reunión de la OCS, Putin también hizo una propuesta de paz con Ucrania. Dijo que “los acuerdos de Estambul todavía pueden utilizarse como base para negociaciones de paz para poner fin al conflicto con Ucrania”.

Estos acuerdos fueron firmados por el jefe de la delegación ucraniana, lo que significa que, aparentemente, fueron bastante buenos para Ucrania.

Los acuerdos de Estambul siguen sobre la “mesa” y “pueden servir de base para la continuación de los acuerdos en estas negociaciones.

La impresión es que cada propuesta procedente de la OCS, de Hungría, de los BRICS+, del Vaticano, no se toma en consideración, en Washington y Bruselas, así como en Kiev, porque se consideran formas de derrota del bloque occidental; es necesario romper el impasse, de manera digna para todos, para evitar la catástrofe global, una guerra nuclear, marginando a quienes la proponen como tal solución, porque sería una locura que todos perdieran.

La multipolaridad es una realidad a la que Estados Unidos debe resignarse y cooperar activamente.

El conflicto de desgaste, prolongado en el tiempo, es sólo un presagio de muerte, sufrimiento, hambre y abuso. Enriquecerá las fábricas de armas, pero ciertamente no a la humanidad. Nuestra civilización nunca ha tenido estos principios.

Sin embargo, si tenía razón el gran filósofo ruso Fiódor Mijáilovich Dostoievski, que en “Crimen y castigo” escribió: “el grado de civilización de una sociedad se mide por sus prisiones”, probablemente ahí estamos. dándonos cuenta de lo bárbaros y brutales que nos estamos volviendo, cínicos y pomposos adoradores del Becerro de Oro, a quienes la historia no les ha enseñado nada.

Articulos relacionados

Ilusos defraudados

Voces Diario

¿Monopolio del INE?

Linchamiento a Chava