Voces del Periodista Diario

Los caballos de Troya, lejos de ser especie en extinción

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

En 2019 ya se habla quedito de La mafia del poder. Desde los años setenta nosotros hemos continuado sosteniendo que los hombres de negocios mexicanos amenazan con dar golpes de Estado para dar golpes de bolsa. A lo largo de seis sexenios se confirma esa hipótesis.

Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa patentó una frase chocarrera para describir su ascenso a Los Pinos: Haiga sido como haiga sido.

Como “haiga sido” contiene varias claves. Una de ellas la cifró en grandes trazos el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), presidido entre 2004 y 2007 por el chihuahuense José Luis Barraza.

En la sucesión de 2006 el CCE se infiltró en las campañas presidenciales incitando a votar en términos genéricos en contra de un eventual cambio del modelo económico.

A la luz de reciente escandalosa información pública, la vértebra de ese discurso electorero es, básicamente, la preservación del modelo fiscal, caracterizado por regímenes especiales, cancelación de créditos fiscales, condonación o devolución de impuestos, deducibilidades fraudulentas, etcétera.

Un perverso compromiso de Enrique Peña Nieto se tradujo en la resistencia a crear nuevos impuestos o aumentar los vigentes; un compromiso aún respetado.

Los monstruosos saldos de la Economía Criminal  

Tres datos recuperamos para ilustrar nuestro optimismo: 1) Desde 2017 es del dominio público que la corrupción público-privada carga sobre la humanidad de los mexicanos un costo anual de un billón de pesos; 2) Desde el mismo año -en la segunda mitad- se denunció por expertos en materia fiscal la existencia de una red de empresas fantasma dedicada a la expedición de facturas falsas con un doble objetivo: a) El lavado de dinero y b) Estafar al erario público. Datos actualizados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tasan en 1.6 billones de pesos la evasión fiscal anual.

3) El mismo SAT acaba de estimar en 1 billón 88 mil millones de pesos la suma de beneficios ilícitos obtenidos por empresarios mexicanos mediante cancelaciones de créditos fiscales, condonaciones o devoluciones. No sólo: En las listas documentadas se incluye a un gigante de la banca estadunidense, una casa de bolsa y un magnate que desde 1994 fue indiciado por fraudes maquinados.

La suma de esos tres “conceptos” equivale a casi el total de los presupuestos de ingresos y egresos de la Federación para 2018

Hablamos desde los años setenta, en que fue visible la sospecha de que los empresarios amenazan con dar golpe de Estado para dar golpes de bolsa. Hemos puesto en el centro de gravedad a la Confederación Patronal de la República Mexicana y al CCE, central orgánica de diversas denominaciones sociales utilizadas por los hombres de negocios. No es ajena a esos intereses, por supuesto, la Asociación de Bancos de México.

El salto de los ideólogos a la condición de empresarios políticos

En abono del presidente fundador del CCE, don Juan Sánchez Navarro, ha de reconocerse que actuó como pensador en el marco de la economía mixta que marcó el desarrollo nacional durante el periodo de los gobiernos posrevolucionarios.

En el contexto del nacionalismo revolucionario, Sánchez Navarro racionalizó las relaciones Estado-Libre empresa y procuró fijar los límites de la intervención estatal en la economía y el espacio de acción propio del capital privado. No por otra cosa, se le dio el título de ideólogo de la iniciativa privada.

Dicho de otra manera, Sánchez Navarro ponderó el papel del poder económico versus poder político o a la inversa.

En lo sucesivo, se dio un fenómeno de naturaleza formal: Algunos ex dirigentes nacionales del CCE aspiraron y lograron ascender la escala profesional en otros organismos de los hombres de negocios.

Rompió el equilibrio catastrófico, pero políticamente manejable de ambas áreas de influencia y poder, el sinaloense Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, quien ensayó la simbiosis empresario político-político empresario cuando en 1988 pugnó por el poder presidencial.

Eduardo Bours, José Luis Barraza, Gerardo Gutiérrez Candiani

Un ex presidente del CCE, Eduardo Bours Castelo, terminó en un cuestionable y cuestionado gobernador de Sonora. Un segundo, José Luis Barraza, quien en 2007 fue recompensado con Aeroméxico, pujó en 2016 por la gubernatura de su estado, Chihuahua. Un tercero, Gerardo Gutiérrez Candiani se incorporó a la administración de Peña Nieto, después de haber participado como consejero de varios entes del Estado.

Figura inamovible en las representaciones empresariales ha sido el ex presidente del CCE Claudio X. González, visto desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari como una suerte de patriarca del poder económico privado.

La desnaturalización del sistema de partidos políticos

Una de las consecuencias de esa intrusión del empresariado en la política electoral ha sido la desnaturalización del sistema de partidos como entidades de interés público, proceso sellado con la privatización del Estado y la corrupción pública-privada a la que nos referimos en párrafos anteriores.

No es casual, ni gratuito, que en la lista preliminar del SAT sobre la perniciosa orientación del modelo fiscal, aparezcan corporativos empresariales como usufructuarios de concesiones discrecionales tramadas en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que, sólo en una década, ha tenido tres titulares aspirantes a la Presidencia de México forjados en centro de enseñanza superior en manos de patronatos particulares, en cuya nómina se encuentran conspicuos militantes del poder económico.

Se le ponen nombres y cifras a un secreto a voces

Lo que el SAT está haciendo, en última lectura, es ponerle nombres y cifras a un secreto a voces desde la implantación del Estado neoliberal.

Por lo demás, varios esos nombres están nominados en la disección de la mafia del poder de la que en 2019 ya se habla muy quedito, por una sinrazón elemental: Los caballos de Troya están muy lejos de pasar a la condición de especie en extinción. Es cuanto.

Articulos relacionados

VIEJOS CACICAZGOS DE HIDALGO LIGADOS A VIGGIANO, LANZAN CARTA DE “UNIDAD”

Castillo de la pureza en que habita la democracia mexicana

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

Redacción Voces del Periodista

Los Sentimientos de la Nación