Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

Se confirma la cancelación del Partido Encuentro Social

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Para otorgar registro legal a un partido nacional, la normatividad exige que la agrupación política solicitante acredite tres mil afiliados en cada uno de 20 estados de la República o 300 en cada uno de 200 distritos electorales federales. No menos del 0.26 por ciento del padrón de electores, según la elección federal de que se trate.

Se pierde la franquicia, cuando un partido nacional no obtenga el 3 por ciento de la votación tot0061l en la elección federal en que participe esa formación.

En la subcultura mexicana del fraude a la ley, es típico que los gestores de nuevos registros partidario apelen al reclutamiento corporativo, prohibido por la norma, o a la piratería de los padrones de miembros efectivos de partidos en activo, no pocas veces aquellos en que tales gestores militaron.

Los candidatos independientes a puestos de elección popular, está documentado por la autoridad administrativa o la instancia jurisdiccional, suelen falsificar firmas de supuestos adherentes o tomarlas de manera arbitraria de las credenciales de elector.

Ayer, por unanimidad, los magistrados de la Primera Sala del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), votaron la cancelación del registro del Partido Encuentro Social (PES), por no lograr el mínimo del 3 por ciento de la votación total en los comicios de 2018.

Las sentencias de los magistrados electorales federales son, por mandato constitucional, definitivas e inatacables. No hay, pues, más instancia a la que puedan recurrir los detentadores de la franquicia del PES.

Vamos a la siguiente fase fraudulenta: La contumacia

En ese momento entramos a otra fase fraudulenta: La contumacia. Los usufructuarios de los partidos cancelados inventan otro membrete y nuevamente pujan por los registros puestos en el piso de remates.

Lo destacable de la sentencia del TEPJF, es que ratificó la decisión previa asumida por el Instituto Nacional Electoral (INE) a la hora de hacer los cómputos finales de la votación del 1 de julio de 2018. Es el INE el que, contra la oposición de miembros del Consejo General, había otorgado el registro al PES.

Dicho partido resultó favorecido a la hora de la verdad por la excepcionalmente copiosa votación obtenida por el partido mayor de la coalición a la que se sumó el PES para las elecciones generales de 2018.

No pierde el PES, sin embargo, las posiciones que se le cedieron en el nuevo Congreso de la Unión. Así de barato el asunto.

No es cuestión de legalidad, sino de legitimidad

No es, la sentencia del TEPJF, asunto de poca monta. Adquirirá su verdadera y ancha dimensión ahora que el propio INE ha recibido y procesa más de un centenar de solicitudes de nuevos registros partidarios con miras a las elecciones federales intermedias de 2021.

Lo que en ese affaire está en juego es, más que la legalidad abstracta, la legitimidad del sistema de partidos. No por dar franquicias a pasto, se mejora la calidad de la democracia; menos, si ésta sino pasa de ser representativa. Es cuanto.

 

Artículos relacionados

Verdades tamaño catedral no se ocultan

Abraham García Ibarra

Carstens se va y deja la víbora chillando

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Mouris Salloum George

Agosto de pesadilla para Peña Nieto

Mouris Salloum George

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.