Equidad de género: ¡Viva la corrupción!

Equidad de género: ¡Viva la corrupción!

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

 

Ocupados en un seguimiento hemerográfico desde el primer lustro de los 2000 sobre el empoderamiento de las mujeres en México y la evolución retórica, legislativa y administrativa de la equidad de género a la paridad e igualdad de género, nos distrajo un mensaje en la pantalla de la televisión.

El presentador nos enganchó con este sumario: Fin del tiempo de los corruptos. ¡Órale! creímos, la secretaria de la Función Pública, la ex procuradora federal, Arely Gómez, ya se puso las pilas.

Enseguida escuchamos: Vamos a seguir adelante liderando el camino de la regeneración democrática, porque la corrupción es incompatible con la democracia.

Nos desconcertamos: No es la licenciada Gómez la que habla. Debe ser alguna militante del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) supusimos, cuyo nombre no aparecía a pie de pantalla.

La concentración nos permitió despejarnos. La declaración puesta en cursivas en líneas anteriores, la pronunció la madrileña Cristina Cifuentes el pasado 2 de mayo.

Y Cifuentes dijo más: Vivimos días convulsos que nos avergüenzan a todos. Ante ellos: Honestidad, compromiso, talento y esfuerzo. Qué lejos está Madrid de México.

El dúo dinámico Enrique Ochoa-Ricardo Anaya

En México, el actual linchamiento mediático tiene como blanco a la diputada local veracruzana Eva Cadena. Algunos locutores la presentan como jefa de cobranzas de Andrés Manuel López Obrador.

Los dirigentes nacionales del PRI, Enrique Ochoa Reza, y del PAN, Ricardo Anaya, respectivamente, piden a dúo paredón contra el líder de Morena.

El impoluto Ricardo Anaya actúa como aquél que dice que, en boca cerrada, no entran moscas. Por eso, su silencio sobre los fantasmas que rondan sobre la señora Josefina Vázquez Mota, candidata azul al gobierno del estado de México.

Uno de esos fantasmas tiene un precio de mil millones de pesos: Los que la Secretaría de Relaciones Exteriores trasegó a Juntos Podemos, membrete del que es honoraria representante doña Josefina.

Ahora, en el estado de México, le preguntan  a doña Josefina: ¿Por qué su lengua de fuego no habla de Enrique Peña Nieto? Cosas de la guerra sucia mexiquense.

Los esqueletos verdes

De su lado, Enrique Ochoa Reza quien, cuando pretendía ser consejero electoral federal, renegó del PRI y ahora es su jefe máximo, no encuentra tranca para evitar que los esqueletos se le salgan del ropero.

Uno de esos esqueletos empezó a hacer carnita en la Secretaría de Economía, a punto de terminar el sexenio del priista Ernesto Zedillo.

Luego ese esqueleto tuvo identidad en el Comité Nacional del PRI en 2008, en el que aparece como socia del Consejo Político Nacional y alguna otra cartera.

Pero los esqueletos tienen el don de la ubicuidad: Ese mismo año, funge en Chihuahua en la titularidad de la Secretaría de Finanzas, pero del comité estatal del Partido Verde Ecologista Mexicano (PVEM).

Los esqueletos tienen una asombrosa movilidad: A los meses, aparece ya en la bancada del PVEM como asistente  en la Asamblea Legislativa del Federal. De ahí da el salto como diputada al grupo verde en la LXI Legislatura federal.

No por eso, el esqueleto le hace el feo a asuntos privados que le dan renombre internacional en los Estados Unidos, Costa Rica y Perú.

Debe haber hecho muy bien las cosas en su desempeño en la LXI Legislatura, pues el esqueleto fue reclutado por Enrique Peña Nieto, para cambiarle de closet: Nada más, pero nada menos, que en la empresa productiva del Estado, Petróleos Mexicanos (Pemex), como enlace con el Poder Legislativo.

Es ahí donde se sospecha de conflicto de intereses: El nuevo marido del esqueleto (ahora se descubre su género), don Alberto Ríos Treviño, es empresario privado. Habla al menos por el corporativo  Delta Al Muhilat Shiprring. 

Obtiene Ríos Treviño  de la Subgerencia de Construcción Pemex-Petroquímica contratos directos (por lo pronto a valor de 567 millones de pesos) por la gestión de plataformas flotantes que dan servicio de comedor al personal.

El enlace legislativo de Pemex lleva el nombre de Rosario Brindis Álvarez de Ríos Treviño. Su tatuaje: PRI-PVEM.

El purificador Enrique Ochoa Reza debe fumigar el PRI para exorcizar los fantasmas, porque el empoderamiento de las mujeres hace muy costosa la paridad de género. Es cuanto.


Artículos relacionados

Dios los hace y ellos se juntan

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George   Por más que nos esforzamos en la lectura de los discursos de los






¡Cuidado! con escupir p’arriba

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Vieja es la anécdota aquélla en la que el partido en






PRD: La belleza no está reñida con el poder

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Esa frase para los bronces políticos la pronunció Alejandra Barrales, después






Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*