Justicia bajo el Código de Tartufo

Justicia bajo el Código de Tartufo

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

 

 

El próximo 5 de febrero, los jefes de los tres Poderes de la Unión se han convocado para “celebrar” el primer centenario de la Constitución de Querétaro de 1917.

Cuatro días después, el jefe del Ejecutivo será el protagonista central de La marcha de la lealtad, conmemorativa del inicio de La decena trágica que culminó en 1913 con el asesinato del presidente Francisco I, Madero a manos del chacal alcohólico Victoriano Huerta.

En una de sus presentaciones ante el Congreso de la Unión, el autor del cuartelazo expectoró: “Yo garantizo a la República con mi vida, que el Ejecutivo de la Unión, secundado por los poderes que constituyen el Gobierno Nacional sabrá, cueste lo que cueste, hacer la paz a pesar de la propia vida del que está hablando”.

Entre estos tres poderes, por supuesto, estaba el Judicial de la Federación, representado por la Suprema Corte de Justicia.

Antes de que se conociera la suerte del presidente Madero, el 19 de febrero sesionó a segunda convocatoria el pleno de la Corte.

De esa sesión surgió un pronunciamiento que los magistrados Alonso Rodríguez Miramón, Emilio Bullé Goyri y Carlos Flores entregaron al usurpador.

Al felicitar a Huerta, los magistrados hablan de los acontecimientos que desde “hace poco más de dos años se vienen fatídicamente sucediendo”. Es el periodo en que ejerció Madero la Presidencia de México.

Le dicen los magistrados a Huerta: “La Corte Suprema de Justicia, lealmente, le ofrece al Poder Ejecutivo a quien de nuevo presenta sus sinceras congratulaciones, colaborar en la importante medida que la Carta Fundamental le señala, a tan alto fin, a realizar empresa tan patriótica y noble”.

La lealtad que los cadetes del Colegio Militar le brindaron al presidente Madero, los togados se le otorgaron a su victimario, Victoriano Huerta.

Contra el cuartelazo y la usurpación se levantó el pueblo en armas. De su triunfo, emanó en 1917 la primera Constitución Social del mundo. El próximo 5 de febrero se “celebra” su centenario. ¿Quién leerá su texto original, vis a vis con el texto vigente en 2017?

Los ministros de la Corte, fieles a su espejo diario

En el montaje del 5 de febrero, obviamente, estará presente el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Se escucha a toda hora un mensaje electrónico al ciudadano: La Constitución protege tus derechos; nosotros protegemos la Constitución.

¿Será verdad tanta belleza? En 2015, de elecciones federales intermedias, diversas formaciones políticas pretendieron el ejercicio del derecho a la consulta popular, consagrado por la Constitución, en materia de Reforma Energética y salarios mínimos. La Corte suprema negó ese derecho, privilegiando los derechos del Estado.

Apenas ayer, la Corte Suprema se declaró incompetente para atender las demandas de amparo contra los gasolinazos.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación sigue siendo fiel a su espejo diario desde el 19 de febrero de 1913. Los ministros no quieren, siquiera, sumarse al plan de austeridad que la insolvencia financiera del Estado obliga. Son asuntos que no están entre los imperativos republicanos. Están en el código de Tartufo.


Artículos relacionados

¡Cuidado! con escupir p’arriba

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Vieja es la anécdota aquélla en la que el partido en






Equidad de género: ¡Viva la corrupción!

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Ocupados en un seguimiento hemerográfico desde el primer lustro de los






De libertarios y casacas rojas

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   ¿Vale la pena dedicar este tema a los timoratos, a los






Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*