La conjura de los populistas

La conjura de los populistas

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

La palabra, decía don José Ortega y Gasset, es un sacramento de muy delicada administración.

Aprehender el sentido de esa expresión pero, sobre todo, aprender de su significado, no parece estar al alcance de las lenguas de madera que se apoderan del micrófono a la primera incitación.

Suele ocurrir, que tenemos sedicentes políticos que, en cualquier entrevista banquetera, sueltan la lengua sin pedirle autorización al cerebro.

 A veces, esos parlanchines incontinentes no divierten con su humorismo involuntario; otras ocasiones, sin embargo, enrarecen la atmósfera pública llevando los temas más serios en agenda al terreno del disparate.

Se abren también solemnes tribunas en las que los oradores, previamente seleccionados, cuidan de preparar sus intervenciones de suerte que su audiencia sepa que quiso decir el que dijo, y después no salga con el cuento de que “me citaron fuera de contexto”.

Lázaro Cárdenas, no: Elías calles, sí

El pasado 19 de octubre, fue aniversario luctuoso del general Lázaro Cárdenas del Río; el que le dio la tierra a los campesinos; a los obreros, el ejercicio de sus derechos al y del trabajo, y culminó su obra con la Expropiación Petrolera en 1938.

Teóricos en materia de Ciencias Políticas y Sociología, locales y extranjeros, que generalmente saben de lo que hablan, han codificado como Populista el régimen cardenista, sin estridencias peyorativas.

Cárdenas del Río llegó a la Presidencia de México nominado por el Partido Nacional Revolucionario (PNR/ abuelo en línea directa del PRI).

La mayoría de los historiadores priistas que han elaborado memorias de esa formación partidista, dedica un capítulo especial, invariablemente elogioso,  al sexenio 1934-1940.

Sin embargo, a partir de 1988 en que empezó a anatematizarse al populismo, el nombre de Cárdenas del Río fue borrado del santoral cívico tricolor.

Años antes que el patriota michoacano, también en 19 de octubre, murió el sonorense general Plutarco Elías Calles, célebre por detentar un Maximato que le permitió ejercer de facto el poder presidencial más allá de su periodo constitucional.

Por mandato inatacable del dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, Elías Calles sí mereció el homenaje de la actual nomenclatura tricolor.

También por mandato del ex director de la Comisión Federal de Electricidad, el orador único en la ceremonia fue el brilloso secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer.

“… la izquierda radical”, denunció el declamador, “busca destruir lo que con tanto trabajo nos ha costado construir como nación”. (Sic).

Exegeta de las reformas transformadoras que incluyen la contrarreforma petrolera, el titular de la SEP, según crónicas a la vista, sostuvo que el presidente Enrique Peña Nieto enfrenta ataques de populistas y demagogos.

Todo porque, expresó vehemente don Aurelio, “Peña Nieto ha sentado las bases para construir en el siglo XXI un México en paz, incluyente, próspero y, al igual que Calles, un México con educación de calidad para el desarrollo”.

No nos que claro si, entre los aludidos por el orador, cabe Barack Obama, quien recientemente, cara a cara con Peña Nieto, se confesó populista. Es cuanto.

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

Empieza la clásica danza magisterial

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Hace unos días, la dirigencia formal del Sindicato Nacional de Trabajadores






De Los mártires de Chicago, ¿quién se acuerda?

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   ¿Qué más se puede pedir? Sólo en el primer trimestre de






1988: Las cosas fueron así

  EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Las cosas fueron así: En la más alta curva de






Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*