Voces del Periodista Diario
Editorial Opinión Salvador González Briceño Voces del Periodista Edición Especial 389

“Sistema de Gobernanza Global y Metalenguaje Civilizatorio”

CONFERENCIA MAGISTRAL

Daniel Estulin

Salvador González Briceño

“Desde 2008 queda absolutamente claro que faltaba un modelo alternativo económico, que nadie en el Occidente puede escribir o crear”: Estulin.

¿Cuándo y por qué entró en quiebra el “modelo económico financista” de Bretton Woods? ¿Por qué Donald Trump está “rompiendo” el orden internacional de la posguerra fría? ¿Qué es el “metalenguaje civilizatorio” y su relación con el avance tecnológico y la gobernanza? ¿Es Trump enemigo de Andrés Manuel López Obrador, presidente de México?

A ESTAS Y OTRAS INTERROGANTES responde Daniel Estulin en “Gobernanza y metalenguaje civilizatorio”, conferencia presentada la tarde/noche en el Club de Periodistas —la “Casa de la Libertad de Expresión”— el pasado 7 de junio del año en curso, a donde por la mañana acudió en su calidad de “presidente del Jurado Internacional del Certamen Nacional e Internacional de Periodismo”, con motivo de la premiación a periodistas nacionales y extranjeros, que organiza cada año el Club de Periodistas de México.

Estulin, analista internacional conocido por la descripción detallada que nos entregó en su libro El Club Bilderberg, sobre la elite del poder global que se reúne cada año con la finalidad de plantearse políticas para la dominación mundial, sostiene que el modelo surgido en Bretton Woods (Conferencia Monetaria y Financiera en New Hampshire, EUA, a finales de la Segunda Guerra Mundial) ya se acabó.

Modelo en quiebra

“El problema de este modelo —dice—, el modelo económico liberal banquero financista (como lo llama), parasitario centrado en Wall Street, Bretton Woods, está en quiebra. Es el modelo del “sistema planetario en todos los países del mundo, el modelo que dirige y controla las economías globales se llama Bretton Woods.”

Modelo económico financiero que empezó en 1944, el modelo Bretton Woods, que está basado en la expansión del dólar como moneda singular de cambio e influencia a nivel planetario, basado en el concepto de crecimiento ilimitado, en el planeta tierra con recursos naturales limitados. Pero Trump —tesis que el ponente se esmera en demostrar—, es la respuesta a la elite alternativa al problema de modelos económicos globales. ¿Por qué?

Lo explica de la siguiente manera: Hay que entender —agrega— a un personaje como Trump, para ello, “hay que apartar nuestros perjuicios”. No dice que Trump sea bueno o malo, porque “Trump no es una persona, es un proyecto de elite alternativa al modelo que está en quiebra hoy en día.” Por algo triunfó ante Clinton.

Es más, “nada de lo que está haciendo Trump es descabellado. Es más cuerdo que todos nosotros en el mundo entero juntos”. ¿Por qué digo esto? Responde: “Como elemento importante del telón de fondo de por qué un tipo como Donald Trump llegó a la presidencia. No es casualidad de la historia ni acto de fe. En 2014, por un canal de comunicación entre los americanos y Moscú, nos preguntaron qué pasaba en 2016. Y les dije que había dos posibilidades para el presidente: uno Bernie Sanders liberal de izquierda y el otro Donald Trump, conservador de derecha; esto era siete meses antes de que Trump llegara a candidato.

“Es decir, desde la óptica conceptual, como parte del proyecto global alternativo, teníamos claro que ningún liberal banquero financista como Clinton podía ganar. Porque cuando tienes una economía con cuatro cuatrillones de dólares de deuda (cuatro y 15 ceros), la única forma de desgravar esto sería una guerra termonuclear. Porque las guerras desgravan deudas y responsabilidades. Y una loca como Hillary Clinton nos hubiese llevado a todos a una guerra de esas características.”

En el fondo, el proyecto es para destruir el modelo. Lo que estoy diciendo —argumenta el “doctor en inteligencia conceptual”, diseñador de modelos de comportamiento—, es que Trump no es un accidente de la historia. Es el telón del fondo de la ruptura civilizatoria que estamos viviendo, y la consecuencia que la elite alternativa ve en la necesidad de destruir este mundo para sobrevivir, a costa del mundo que ya está muriendo, que es el mundo liberal. Y para esto no necesitan a personajes como Bernie Sanders o Hillary Clinton, sino a un tipo como Donald Trump, porque él es un proyecto.

“Y (como) parte del proyecto —dice— viene todo lo demás: el cambio total de todo lo que conocemos nosotros, a nivel de gobernanza, de enseñanza, de conocimiento, de lenguaje, etcétera.” De todo, y no precisamente con rumbo claro. Es por ello, que Trump se ha mostrado irreverente, mejor dicho, disruptivo.

A eso se debe que está rompiendo todos los acuerdos firmados, por presidentes anteriores, como es el acuerdo con Irán, con China con Canadá, etcétera. “Pero si ya se firmó el acuerdo…”, dicen “(pero) no lo entienden”. Pues “lo que está haciendo Trump es, desde la óptica filosófica, en este sexto desarrollo tecnológico, de primer mundo virto (virtual), (que) necesitan sobrevivir como sea. Y para sobrevivir las leyes (internacionales, del orden mundial de la segunda posguerra), es una cosa que no sirve, y por eso rompe lo que no sirve, y esto va a suceder cada vez más.”

La misma política en el futuro. Por lo que, al menos, el mundo debe tomar sus precauciones o estar alertas a lo nuevo. Porque, “la ruptura (que ha comenzado) va a ser planetaria, en todo, y yo entiendo que la gente no le gusta porque está acostumbrada a ciertas cosas. Tengo claro que nuestros hijos, van a tener una vida infinitamente peor que la nuestra. Y la única esperanza que podemos tener, es que nuestros hijos se sacrifican para que sus hijos vivan mejor. Y esto solo se puede hacer desde la ética de conciencia. Que es el canal abierto de comunicación con el cielo.

“Es la única manera, la ética de conciencia y valores, por eso cuando estamos hablando de acuerdos estamos hablando de intereses, los intereses son pasajeros. Pero valores, la ruta del té, está basado en valores, en familia y familia une, y lo que siempre vas a proteger.”

Porque permitimos que los banquero-financistas se han hecho de poder durante 70 años, también tenía su lógica, porque ellos con su centro de emisión permitieron, nosotros a ellos y ellos a nosotros, a base de emitir dinero un crecimiento estable.

Rompiendo el modelo

En 2008, dice al respecto, hemos tenido el crack económico y con ello queda absolutamente claro que faltaba un modelo alternativo económico, que nadie en el occidente puede escribir o crear. No porque no hay gente inteligente, sino porque en el occidente, da igual qué país o qué sistema, el telón de fondo es Bretton Woods y no existe el lenguaje (¡además!) para explicar la alternativa al modelo en quiebra. Doble reto.

En el primer sentido, Estulin hace la siguiente pregunta: ¿En qué consiste el futuro? Esta es la gran cuestión en el día de hoy, a escala planetaria. Si, por ejemplo, el “Bretton Woods 1” lo escribieron los ganadores de la Segunda Guerra Mundial, el problema ahora mismo es la lucha entre el liberalismo global (el poder de los banqueros), y el elemento principal del liberalismo de los banqueros que es la falta de responsabilidad.

“El concepto de liberalismo viene de muy lejos. Podemos volver a la época de proyectos globales que empezaron con los proyectos míticos, cristianismo y judaísmo. Basados en qué, en los mandamientos. Y el concepto de la justicia, que en ruso se llama (spravedlivost´). Mucho más tarde, las elites se dieron cuenta que necesitaban eliminar de los mandamientos la parte de la usura y crearon el concepto de la libertad, que no tiene nada que ver con la libertad de expresión.

“El concepto de libertad desde el concepto de la elite que tú tenías la posibilidad de decidir, qué sistema y qué estado de valores querías creer y qué no. Esto era lo occidental, por eso en ese sentido occidental si tienes una comunidad que comparte estado de valores, podemos hablar de la moralidad. Si no, tienes la ley, y los que están protegidos por la ley están protegidos.”

¿Solución tradicional?

No. “Una de las cosas que no sé si se habrán dado cuenta. Trump es un tipo sumamente inteligente. Para Trump hubiese sido absolutamente fácil llegar a ser presidente de Estados Unidos, subir los tipos de interés a cuatro o cinco por ciento. Como no hay forma de pagar esta deuda, suministrarlo, los pagos a cuatro cuatrillones de deuda global, esto hubiese quebrado a todos los mercados mundiales.”

Pero Trump en seguida tendría que ofrecer un modelo alternativo; es decir, si tenemos una mesa y le corto dos patas, se me cae la mesa. Entonces al cortar las dos patas necesito encontrar algo que sostenga la mesa que es la economía mundial. Y como en este momento no existe eso, Trump está aguantando las embestidas como ningún presidente en la historia de los Estados Unidos.

Cuestión de método, el ponente sostiene:Para poder entender el mundo hay que subir varios niveles; no el de las noticias diarias, de los periódicos, no. Ésta es la óptica desde la cual se mira en el análisis conceptual. Y desde esta óptica uno comienza a entender los acontecimientos de una forma muy diferente a como se ve en la planta baja. La diferencia entre inteligencia y contrainteligencia —por ejemplo— no es muy interesante, porque no contesta la pregunta para qué.

En otras palabras, a nivel civilizatorio con el colapso del sistema económico se tiene también el colapso del modelo de pensamiento clásico, sea platónico, sea socrático, y estamos obligados a crear cánones absolutamente nuevos. Y en el mundo postindustrial del networking, donde no hay países, hay regiones. Donde no hay leyes, como conocemos nosotros, donde no existe globalización, pero el problema nuestro no es falta de tiempo.

El colapso viene ya. No dentro de 100 años: ¡Ya! Y tenemos que encontrar un modelo alternativo en todos los sentidos: de gobernanza, de escuela, de finanzas, social, etcétera. Y reescribir los cánones civilizatorios dentro del mundo que ya no avanza planetariamente sino está en el límite que no hemos hecho lo que debemos los últimos 50 años, y ahora nos encontramos con el problema de falta de recursos, falta de crecimiento y fin del crecimiento infinito.

La pregunta, dentro de este sexto desarrollo tecnológico a nivel de prognosis: Cómo va a ser utilizado el equilibrio a cognitivo de la gente que va a vivir dentro de este sexto desarrollo tecnológico. Hasta ahora, nuestrolenguaje, inglés, francés, español, lo que sea, lenguaje con 600 mil palabras, pero si tenemos que hacer un lenguaje que sea más complejo, que ya no puede a base de palabras explicar lo que está pasando, necesitamos crear una cosa distinta y de hecho el canon postindustrial cultural que es el canon actual.

Si estamos hablando de los cánones, más o menos en la historia de la humanidad ha habido cuatro cánones: por ejemplo, el primero el canon antiguo (un ejemplo de canon antiguo, los libros de Harry Potter; películas, museos, cuadros, pinturas, etcétera). Los cánones civilizatorios están pasando en algún lenguaje, el antiguo basado en lenguaje de lenguas muertas (Harry Potter te obliga a hacer hechizos en latín), te obligan, necesitan disciplina férrea para entender una cosa así.

Y eso lo que les enseña es a gobernar el mundo. Pensamiento, más lenguaje, igual a conocimiento. Después tenemos el canon ruso o soviético, que está basado en lenguaje de matemáticas, por un lado y por otro, literatura patriota, canciones soviéticas, etc., el canon actual es post industrial, basado en el lenguaje de las redes sociales. Igual los mouches. El cuarto canon que es el futurista, el que tenemos que escribir, descubrirlo, porque es nuestro futuro.

Por lo que respecta al lenguaje: No me refiero al mandarín, español, inglés o alemán, etcétera, hablo de lenguaje conceptual. Porque en Occidente, desde los gobiernos, el sistema del poder hasta las escuelas de negocios, todos desde el 44 que son tres generaciones hablan el mismo lenguaje, el modelo que hoy está en quiebra.

Otro lenguaje

El único país en el mundo, que mantiene la capacidad de escribir un nuevo modelo económico es Rusia. Rusia, porque a diferencia de China que a nivel conceptual nunca inventó absolutamente nada en su historia, nosotros que nuestra escuela económica está basada en la enseñanza de Karl Marx, que todos en la escuela estamos obligados de leer los tres tomos. Nosotros tenemos el lenguaje económico para explicar el futuro desde una óptica distinta a la óptica Occidental. Pero esto requiere que Estados Unidos y Rusia se junten en un Instituto para poder escribir este nuevo lenguaje o alternativa económica a Bretton Woods. Y esta necesidad intrínseca existe.

Sobre el metalenguaje, “lo importante de entender, la parte de metalenguaje civilizatorio, la parte del avance tecnológico, la parte de los cánones culturales, todo esto tiene otros nuevos formatos de pensamiento, que vienen como consecuencia de la ruptura de concepto de ser humano.

“Porque el ser humano ya no es ser humano, es trans humano, es post humano, es hombre máquina, es códex, es cíborg, es una mezcla. Las leyes, el códex, el código samurai de 1762 antes de Cristo, de hace cuatro mil años del ojo por ojo, diente por diente, esto ya no existe más debido al avance de inteligencia artificial, de robo técnica.”

“Porque estamos ahora mismo en la Cuarta Revolución Industrial, sexto y séptimo desarrollo tecnológico, que tiene que ver con la robótica, con la inteligencia artificial, con nanobyte, con transhumanismo, con física cuántica, con realidad virtual que es el campo más importante del futuro próximo.”

Y todos estos campos cambian nuestra forma de pensamiento. Hemos ido del dogmatismo a conceptos multidisciplinarios. Todo mundo entiende lo que es la dialéctica, pero hay otras formas de pensamiento.

Desde la geopolítica, cuando jugamos a dividir estamos jugando el juego de la elite: la dialéctica, el juego de ajedrez de Brzezinski, de Fukuyama, de Karl Haushofer, de Harold Mackinder, del Heartlander, etcétera. “Pero la elite ya no juega ajedrez”. Pero ajedrez es blanco y negro, donde blanco se empieza negando por la iniciativa y si tú tienes cinco contrincantes vas a jugar cinco partidas de ajedrez en cinco tableros distintos. Si tienes 10 vas a jugar 10.

Por eso los enemigos internos de Donald Trump son: Hollywood, Silicon Valle, agencias de inteligencia, medios de comunicación, Soros, Rockefeller, Wall Street, porque él está desmantelando de forma muy metódica a cada una de estas instituciones. Empezaron con los medios de comunicación con los fake news (la frase de Donald Trump), el mito de Hollywood.

Y los externos: el G7, la OTAN, Alemania, España, Inglaterra, Francia, Canadá, todos son enemigos. Por la parte de respuesta planetaria a un modelo alternativo que no existe aún, tampoco hay lenguaje para definirlo, se necesita crear una alternativa que va mudando el mundo económico actual.

Trump y AMLO

“Esta mañana —dijo Estulin en referencia a la ceremonia del premio de periodismo—, he escuchado que Trump es un loco, que es un presidente desequilibrado, que es malo, que está atacando a Andrés Manuel López Obrador. Pero en realidad no está atacando a AMLO.”

No solo eso, Trump es “de las pocas personas que no está contra Obrador, y la lógica es porque México es “la retaguardia de los Estados Unidos”. Por mucho que México se pelee con EUA, no puede mudarse a otro lugar del planeta tierra. “Y Trump, por la necesidad de la retaguardia, necesita a México como amigo.”

Pero igual “México necesita a Donald Trump, porque Andrés Manuel, aunque lleva seis meses ha hecho un trabajo maravilloso, desmontando y sacando a la luz todo el trapicheo de los últimos 100 años”. Pero el modelo no cambia, el problema de México igual que el de todos los demás países en el mundo; porque “no existe un modelo de la victoria.”

“Qué Trump está peleado con 36 países —me decían algunos—, me parece poco, porque hay 192 en el mundo (son 194). Lo importante es, hablando de metalenguaje, entender a Trump —y no soy mexicano, ni siquiera ruso, soy soviético—; yo miro a Trump como un paleontólogo mira a un dinosaurio. Le miro, lo examino, le toco, después saco conclusiones.

Es más, los pregoneros del viejo modelo quieren matar a cuatro o cinco mil millones de personas, algo que para esa elite no es nada, desgravas las deudas y empiezas de nuevo. Pero Trump no está interesado en guerras, su proyecto de América primero no necesita conflicto armado que destruya, necesita construir. Y por eso en su primer discurso habló de infraestructura, de la conquista de cosas que mejoran la vida del ser humano por kilómetro cuadrado del ser humano y en contra de la naturaleza.

Sobre los inmigrantes

Y, por ejemplo, hablando de los migrantes, unirse a ellos es en contra de Obrador, es hacer el trabajo sucio de Soros, de Peña Nieto, Calderón, Slim. Para juntar 20 mil personas a la misma hora y decir march, hace falta una operación militar y mucho dinero. Quién paga, quién organiza, de dónde viene la logística, quién protege, cómo es que los medios de comunicación están ahí antes, hay que estar bien preparados. Una operación de altísimo nivel de desmontaje del país.

Y el país que están desmontando no es México, es Estados Unidos. Lo que está haciendo la elite es desmontar la presidencia de Trump, porque necesitan los Soros, Rockefeller, liberales, banqueros es volver a controlar el centro de emisión. ¿Qué es el centro de emisión? La máquina que imprime dinero. Nosotros no lo podemos hacer, pero el gobierno americano sí. De hecho, los americanos imprimieron en 2008 y en 2014, 2,5 trillones de dólares.

Otra cuestión de método: Si se enciende una estrella en el cielo es porque alguien quería que se encendiera; si se cae una hoja de un árbol es porque alguien quería que esto pasara; es decir, en el mundo de la inteligencia no hay coincidencias. Coincidencias en el mundo de la inteligencia no existen. Existen operaciones bien hechas y mal hechas.

Lo que pasa en AL, por ejemplo, es la elite de derecha, AL es de derecha. El problema es que no hay imagen de futuro y en seguida cae bajo el yugo del Vaticano y la elite europea. Y como AL históricamente ha sido liberalismo de izquierda, quiere decir que lo que nos viene encima la caída de los países y la creación del meta gobierno.

Y para poder contestar esta pregunta necesitamos crear un metalenguaje civilizatorio, porque con el avance tecnológico, tener en cuenta que en los últimos 50 años hemos aprendido más que en toda la historia de la humanidad. No estoy hablando de 4,500 millones de años. No estoy hablando de ser humano pensante. Desde el año 2000, hasta el año 2020, hemos aprendido más que en los 50 anteriores, de finales de siglo. En 2012 a 2030 vamos a aprender más que en los últimos 30 que en toda la historia. Es decir, si una generación se cuenta como 20 años, en una generación vamos a cuadruplicar todo nuestro conocimiento; 50, 20, 10, 5, 2.5, y llegaremos al punto donde vamos a pisar el descubrimiento futurista aún por descubrir con cosas que ya estamos descubriendo en el presente. Todas estas cosas a nivel cognitivo tenemos que contestar, y no hay lenguaje, igual como no hay lenguaje económico para explicar lo que está pasando, tampoco hay lenguaje civilizatorio o metalenguaje civilizatorio, para entender cómo vamos a hablar en el futuro.

Porque, futuro no es ser humano, es ser humano, transhumano, posthumano, hombre máquina, robot, inteligencia artificial, lo que existe ya después que los chinos, los europeos o los occidentales, dos visiones distintas, lo que es el robot… pero esto cambia completamente los cánones civilizatorios. Porque si hablamos a nivel de código samurái, por primera vez robot técnica va a convertirse de objeto a un sujeto.

A modo de conclusión

El sexto desarrollo tecnológico, a diferencia de cualquiera otro, es el desmantelamiento del globalismo que tiene fecha de muerte, 2014, aun cuando comenzó en 2011 en Libia. El fin del globalismo como lo conocemos. ¿Qué es el globalismo? Comprar, robar o inventar cualquier cosa que se necesite; no solo los chinos, roban los americanos, roban todos, porque sale mucho más barato.

2014 es el principio del fin del globalismo, porque a partir de este punto ya no podías comprar porque empezaron a cerrar los mercados. Estamos volviendo otra vez, porque el concepto viejo de Westfalia de países, de códigos, de fronteras, todo esto está muerto. En cinco años nuestro mundo va a parecer como después de la I GM. Porque ha habido un cambio en los países y los territorios, esto se nos viene encima ahora, y es inevitable.

Y lo que está haciendo la elite a nivel global, es: dado que la globalización está muerta, que Westfalia de 1848 a finales de los años 60 del siglo XX, lo que llamamos globalismo .0; global 2.0 es 68 cuando el Club Bilderberg en Montreal, decidieron crear un concepto de empresa mundial SA. Poderes fácticos económicos y financieros que tienen mucho más poder que cualquier gobierno en la tierra.

Y ahora estamos, a partir del 2000, en global 2.0, el mundo networkin, el mundo postindustrial. Y en este mundo postindustrial no hacen falta países; lo que hace falta es regionalización de las economías. Y en Las trastiendas de Trump lo explico en detalle. La regionalización de las economías es el mundo se rompe en regiones, con economía regional para un número mínimo de personas, entre 300 y 500 millones.

Y esto es un elemento clave de la ruptura del sistema de Westfalia y la regionalización de las economías globales. Así tenemos, por ejemplo, (1) EUA-Canadá-México, Australia-Nueva Zelandia: ahí tenemos los 500 millones, el bloque dólar. (2) México con el resto de América Latina tenemos el bloque peso. (3) Europa con el eje París-Berlín, Europa Occidental y los recursos naturales de las ex colonias francesas de África. (4) Rusia dividida en la mitad, por los Urales donde la parte occidental se une a Turquía, Irán, Siria, Los Balcanes, ex repúblicas soviéticas, etc. El otro bloque, la parte oriental con Japón, las dos coreas, etc. (5) China separado. (6) India separado. Nos queda (7) Inglaterra, Londres, el Imperio Británico.

Para Londres, epicentro del imperio británico, cuyas raíces es la nobleza negra de Louisiana. Porque si hablamos del imperio hablamos de un pentágono. Es decir, por qué han mantenido el poder tanto tiempo. Porque han juntado: a) la realeza, b) dinero city, c) los piratas, d) Venecia negra, e) dinero judío. Y esto ha funcionado muy bien los últimos siglos, desde el descubrimiento de América.

Porque estamos en la cuarta revolución industrial, y el sexto desarrollo tecnológico; el quinto estamos hablando de microprocesadores, el cuarto de petróleo, etcétera. El problema del sexto desarrollo es el dominio de robotécnica, inteligencia artificial. Porque es un problema, porque el concepto de globalismo no puede funcionar en el sexto o séptimo desarrollo tecnológico industrial.

Entonces tenemos que romper el concepto de globalización y Trump lo está haciendo. Si Trump gana en el 2020, que va a ganar, les destruye al liberalismo global. Y destruir es fatal. Por eso, la quiebra en cuanto a EU es una cosa buena, porque te permite limpiar y empezar de nuevo. No estoy promoviendo guerra.

No. Estoy diciendo que es una cosa inevitable.

“Metalenguaje y transhumanismo”

El metalenguaje es la necesidad de crear un lenguaje nuevo; se trata de una necesidad es intrínseca. Es imposible no tenerlo en cuenta. Tenemos que avanzar al sexto, séptimo y octavo desarrollo tecnológico. Quedarse donde estamos va a ser mucho peor. No tenemos opción, necesitamos avanzar.

El problema para la civilización a nivel planetario son los países que viven dentro del 1°, 2°, 3° y 4° desarrollo tecnológico, el mundo del petróleo, cómo se encajan dentro de este mundo postindustrial tecnológico.

Incluso problemas para países como China, que son tres chinas. Qué vas a hacer con mil millones de personas, que viven en un mundo donde usan palos del siglo XIX para hacer agricultura. No les puedes dar tecnología del siglo XXI, porque vas a tener de estos mil millones a 700 millones en paro.

Por eso también, a nivel planetario nos sobra gente. “No estoy diciendo que yo quiero matar gente. Una de las cosas que están ofreciendo es salario universal. Por qué. Si tienes mil millones de personas, con la robototécnica, con el avance del transhumanismo y posthumanismo, ¿qué vas a hacer con 7 mil millones de personas?

Que no los necesitas más. Jóvenes van al colegio y después ¿qué van a hacer? No les necesitas más. Y no tenemos respuestas a estas preguntas. Y como telón de fondo de falta de tiempo, necesitamos encontrar salida. Y otra vez, Trump es la carta de choque, económico negro, como el juego de cartas como alternativa al colapso que estamos viviendo hoy.

Artículos relacionados

Con EU, no sólo una disculpa, sino una reclamación internacional

Editor Web

¿Quién quiere en México un verano ardiente?

Redacción Voces del Periodista

2020: México a orillas del hoyo negro

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.