Voces del Periodista Diario
Norberto Hernández Montiel Opinión

Armas de alto calibre en casa: idea brutal y ominosa

Ojo Público
Por Norberto Hernández Montiel

Ante el incremento en la frecuencia de las masacres perpetradas en Estados Unidos por civiles armados, resulta inverosímil la propuesta que hizo el presidente del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, respecto a modificar la Ley Federal de Armas de Fuego, consistente en que “con mayor facilidad las familias mexicanas puedan acceder al acceso (sic) de armas de mayor calibre a efecto de que puedan proteger su casa, su negocio, sus vidas…”

Tanto la visión como los argumentos del priísta no pueden ser más ramplones y peligrosos y responden a la debacle electoral del Partido Revolucionario Institucional en las elecciones de este año, además de la ambición personal de Moreno Cárdenas, que es llegar a la Presidencia de la República, sin importar el costo.

Sería muy útil para el presidente del PRI y su círculo más cercano revisar el GVA (Gun Violence Archive, que se traduce como Archivo de la Violencia con Armas), una exhaustiva revisión, elaborada y validada con información diaria que proviene de siete mil 500 fuentes consultadas diariamente.

De acuerdo con esta organización, (cuyos datos están disponibles en https://www.gunviolencearchive.org/) de 2013 al 30 de junio de 2022 hay un registro de 21 mil 776 asesinatos perpetrados con armas de fuego en Estados Unidos, durante tiroteos masivos.

En México solamente nos enteramos de los que resultan más impresionantes, a causa del número de muertos, los sitios donde ocurren y sus consecuencias sociales, pero este tipo de violencia es mucho más frecuente de lo que pensamos.

Por la cantidad de personas ultimadas, sus edades y origen étnico, una de las agresiones que más nos impactaron como mexicanos fue la de Uvalde, Texas, donde Salvador Ramos, de 18 años, la edad mínima permitida para comprar armas en Estados Unidos, mató a 19 niños y dos profesoras en una escuela primaria.

En un mercado de Búfalo, Nueva York, en el cual acostumbran comprar, a bajos precios, personas negras, Payton Gendron, también de 18 años, asesinó a diez clientes. Las autoridades locales calificaron el hecho como “crimen de odio y un acto de extremismo violento por motivos raciales”.

Tanto este hecho como el anterior ocurrieron en mayo pasado. Philicia Dove, una de las sobrevivientes de la masacre de Búfalo, declaró a CNN: “Aunque no fuera el mejor lugar, era nuestro, y ahora nuestro espacio seguro ha sido infiltrado y nos lo quitaron, y por eso estamos de luto”.

El 7 de junio, la cadena informativa estadounidense CNN reportó uno de los fines de semana más sangrientos, en el que hubo 12 personas muertas y más de 70 heridos, en 13 tiroteos cuyos escenarios fueron tan diversos como un club nocturno, un centro comercial y una fiesta de graduación.

Todavía tenemos en la memoria los crímenes que cometió Patrick Crusius, de 21 años, en el Wal-Mart de El Paso, Texas, el 3 de agosto de 2019, respecto al cual él mismo declaró que su objetivo era “matar tantos mexicanos como fuera posible”, según información de la cadena noticiosa británica BBC.

Muchos de nosotros, al escuchar la palabra Columbine, la asociamos inmediatamente con la matanza que planearon Eric Harris y Dylan Klebold, estudiantes de high school (equivalente a nuestro bachillerato) en esa localidad de Colorado. Entonces murieron 15 escolares, incluyendo a los agresores.

Tales hechos, del 20 de abril de 1999, resultaron todavía más impactantes porque Harris y Klebold llevaron hasta la escuela, además de armas de fuego, 100 explosivos y armas blancas. De todo ello existen documentales y películas basadas en tan deplorable acontecimiento.

De enero a junio de este año, según la ya citada CNN, los hechos violentos llegaron a la perturbadora cifra de 246 y en este contexto, ante la cada vez mayor frecuencia con que se expresa la brutalidad en el territorio de Estados Unidos, en ese país se reaviva el clamor ciudadano para revisar la legislación sobre el acceso a las armas.

En tanto esto ocurre con nuestros vecinos del norte, aquí, en nuestro país, Alejandro Moreno propone que entremos a la situación de la cual muchos estadounidenses quieren salir.

Su planteamiento está centrado en una situación que tiene su origen en sexenios gobernados por presidentes que surgieron del PRI y de uno de sus aliados, el Partido Acción Nacional. Excede a los objetivos de estas líneas analizarlos. Lo dejamos para otra columna.

En tanto, como mexicanos responsables debemos formularnos las siguientes preguntas:

¿Qué futuro queremos para nuestra nación?

¿Deseamos recurrir a “soluciones” peores que el problema?

¿Iremos hacia una violencia descontrolada, en vez de atender las causas?

¿Qué hay detrás de la propuesta de Moreno Cárdenas, además de la ruina política del PRI?

¿Quiénes resultarían beneficiados, de prosperar esa propuesta?

Artículos relacionados

Magistrados electorales, ¿perdieron la cabeza?

Redacción Voces del Periodista

RECTOR DE LA UAEH CRIMINALIZA A FEMINISTAS PERO TOLERA ACOSOS CONTRA ALUMNAS

Redacción Voces del Periodista

Consejeros no ganan elecciones

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.