Voces del Periodista Diario

“COMO AGUA PARA CHOCOLATE” FUE UN PARTEAGUAS EN MI CARRERA: ARAU

Alfonso Arau

México, 5 Ago. (Notimex).- El cineasta mexicano Alfonso Arau reconoció que su película “Como agua para chocolate”, que este año tendrá una función especial en el Festival de San Sebastián por los 20 años de su estreno, fue un parteaguas para él, para quienes participaron en ella y también para el cine nacional.

 “Fue una película que cambió mi vida, me abrió las puertas como director en Estados Unidos, donde se mantuvo por más de 10 años como el filme en habla hispana más taquillero, así que también es un referente importante de la cinematografía mexicana en el extranjero”, expresó Arau en entrevista con Notimex.

 “Como agua para chocolate”, basada en el libro del mismo nombre escrito por Laura Esquivel, en ese entonces esposa de Arau, fue traducida a más de 20 idiomas, recibió 10 Premios Ariel y estuvo nominada como mejor película extranjera en premios como el Globo de Oro y el Bafta.

Para el cineasta, el éxito del filme radica en que por un lado aborda aspectos muy mexicanos como la cocina, las tradiciones familiares, la Revolución Mexicana, pero también plantea un tema universal como lo es la figura de una madre abusiva y una hija rebelde, “es un tema que ha estado presente en todas las culturas”.

Aunque desde un principio Arau tenía claro que la película podría ser el vehículo para abrirse las puertas en el mercado internacional, confesó que fue una historia muy difícil de hacer y lo más complicado fue conseguir los dos millones de dólares que costó el filme.

 “En aquel tiempo, como ahora, el principal problema a la hora de hacer cine en México es conseguir financiamiento, la película tuvo un presupuesto de dos millones de dólares, mientras que en aquella época el promedio para hacer una película era de 300 mil dólares”, recordó.

Indicó que para todos era una locura que la película tuviera un presupuesto tan elevado, pero de acuerdo a Arau esto le permitió tener la calidad y el nivel de producción que le permitiera competir en el mercado internacional, “teníamos la intención de llegar al mercado mundial, aunque nunca nos imaginamos el nivel de éxito que alcanzó la película”.

Hacerla representó un reto para todos los que participaron en ella, señaló el director, pero también fue el trampolín que impulsó la carrera de los actores que intervinieron, tal es el caso de Lumi Cavazos, que fue su primer protagónico en cine y a partir de ahí tuvo una prolífica carrera.

 “Muchos empezaban y a partir de esta cinta su carrera despegó, a otros actores que ya estaban olvidados les dio nuevos bríos, para todos representó un cambio”, consideró Arau.

Confesó que “Como agua para chocolate” fue una película muy complicada de hacer, pues todo el equipo tuvo que aislarse durante tres meses en un pueblito de la frontera mexicana, “la filmación no fue nada sencilla, estar aislados durante tanto tiempo inevitablemente afecta la personalidad de cualquiera”.

Además, recordó que la escritora Laura Esquivel, autora de la novela en la que está basada la película y del guión para la versión cinematográfica, sufrió un derrame cerebral justo cuando iniciaba el rodaje. “Tuvimos que llevarla a un hospital y ahí pasó casi todo el tiempo de filmación”.

Finalmente, Arau celebró que su película reciba un homenaje en el Festival de Cine de San Sebastián, y destacó que es bueno saber que un trabajo sigue siendo reconocido después de 20 años, “aunque no hay que vivir de las glorias pasadas, hay que seguir trabajando, para un cineasta lo más importante es estar en constante creación”.

Tras el éxito de “Como agua para chocolate” (1992) Arau ha dirigido seis filmes, entre los que destacan “Un paseo por las nubes” (1995), “Cachitos picantes (2000), “Zapata el sueño del héroe” (2004) y “La trampa de luz” (2010).

Articulos relacionados

Zavala impugna distribución de pautas en radio y televisión

Redacción Voces del Periodista

Irma toca tierra al norte de Cuba como categoría 5

Mexicano rescata en subastas medallas de héroes soviéticos para devolverlas a familiares

Redacción Voces del Periodista