Voces del Periodista Diario

Primer informe de labores de la procuradora social de la Ciudad de México, Martha Patricia Ruiz Anchondo

* El reto: convertir las unidades habitacionales en comunidades sólidas

* Garantizar a los ciudadanos el derecho a un buen gobierno

Por Eder Zárate

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de diciembre de 2019.- La vivienda en condominio es una realidad contundente en la Ciudad de México y este “boom” ha sido aprovechado por las constructoras para hacer de la vivienda un negocio al que no le interesa fortalecer los lazos de la comunidad que llega a vivir ahí, por eso la tarea de la Procuraduría Social es de suma importancia para que los grupos ciudadanos se consoliden, aplicando la ley y facilitando las herramientas para que se respeten los derechos colectivos por encima de los individuales, así lo señaló la procuradora social de la Ciudad de México, Martha Patricia Ruiz Anchondo al presentar su primer informe de labores en el Club de Periodistas de México.

Acompañada de Leticia Susana Cruickshank Soria, Directora de Relaciones Gubernamentales de la Secretaria de Inclusión y Bienestar Social de la Ciudad de México, en representación de su titular Dra. Almudena Ocejo Rojo; la diputada local Gabriela Osorio Hernández, las constituyentes María del Consuelo Sánchez Rodríguez y Margarita María Valdés González Salas, Enrique de la Rosa Luna Parra, el activista social Félix Hernández Gamundi y el Dr. Othón Pérez Fernández del Castillo, además de vecinos de distintas alcaldías, la procuradora social destacó que actualmente millones de capitalinos habitan en unidades habitacionales y condominios.

Al respecto, Ruiz Anchondo destacó que dichas comunidades necesitan tiempo para conocerse, consolidarse y aprender a vivir en paz. “Aún cuando seguimos atendiendo las quejas de manera individual, cuando éstas se acumulan llamamos a las partes al diálogo y a la conciliación debido a que nos hemos dado cuenta que las sanciones no resuelven los conflictos, por el contrario los escalan hasta llegar a niveles violentos”. Lo anterior en referencia a la experiencia que se tiene desde 1989, año en que nació la Procuraduría Social.

Desde entonces, dijo, esta instancia ha sido considerada como un elefante blanco que no tiene dientes y por ello se le exige que aplique sanciones. Sin embargo, “nos podemos llenar de miles de procedimientos jurídicos que sólo resuelven los casos en el papel, pero en la vida cotidiana los problemas vecinales se incrementan”. Por tal motivo, “hemos puesto énfasis a los acuerdos, la mediación y el diálogo, aplicando la psicología para mejorar la convivencia”. Agregó que actualmente el reto de la Procuraduría Social es transformar las comunidades líquidas sin identidad, en comunidades sólidas preocupadas por su entorno.

Otra encomienda importante es la defensa de los derechos ciudadanos. Gracias al trabajo en conjunto con la Agencia de Digitalización e Innovación Pública (ADIP) se estableció el Sistema Unificado de Atención Ciudadana (SUAC), una plataforma en donde la gente puede realizar solicitudes de servicios, quejas, denuncias, solicitudes de información, comentarios o sugerencias sobre algún asunto de su interés. Enlace del SUAC: https://www.atencionciudadana.cdmx.gob.mx/

El tiempo máximo de respuesta a cualquier petición es de cinco días, de no ocurrir así entonces interviene la ProSoc como el ombudsman (defensor del pueblo) administrativo.

De igual forma, la procuradora social destacó la labor realizada junto con la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México, para apoyar a las familias afectadas por los daños en sus viviendas durante el sismo del 2017. “Hemos promovido reuniones y asambleas para destrabar los conflictos producto de los malos manejos de la administración pasada”.

Asimismo, el programa social Rescate Innovador y Participativo en Unidades Habitacionales (RIPUH) tiene un papel fundamental, ya que una de sus metas ha sido atender a los conjuntos que no recibieron apoyo en el pasado, como los reconstruidos por el sismo de 1985, de los cuales un alto porcentaje recibieron parte de los 240 millones de pesos asignados este año.

Previo a su informe de rendición de cuentas y conforme a lo establecido en la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo de la Administración Pública de la Ciudad de México, Ruiz Anchondo entregó reconocimientos y estímulos al personal técnico operativo y lista de raya al servicio del Gobierno de la Ciudad de México, que durante el presente año se destacaron en su desempeño laboral en los distintos órganos de la administración pública:

1. Yerika Antonieta Copca Gutiérrez
2. Patricia Martínez Martínez
3. Maricela Chaine López
4. José Ernesto Martín Martínez
5. Azucena Verónica Moreno Hernández

De igual forma, también se reconoció a aquellos trabajadores que han dedicado gran parte de su vida al servicio público:

1. Josefina Torales Suaste – 30 años
2. Maximino Fernando Cedillo Huerta – 30 años
3. Ana Ingrid Hagembeck Cortés – 30 años
4. Norma Evelyn Álvarez Solís – 30 años
5. Lizbeth Evangelina Espinosa de los Monteros Hernández – 28 años
6. Adriana Pedroza Chaine – 28 años
7. Azucena Verónica Moreno Hernández – 28 años
8. María del Rosario Becerra Vázquez – 25 años
9. Carlos Mario Rodríguez Ibarra – 25 años

Articulos relacionados

Valle de México amanece con buena calidad del aire este domingo

Busca CU replicar modelo Metrobús

Inician obras de lumbreras para ampliación de Línea 12

Redacción Voces del Periodista