Voces del Periodista Diario

Vestimenta mexicana maquilada en fábricas desplaza prenda artesanal

Vestimenta

Notimex,Monterrey, 15.09.2014.- Entre 300 y 500 pesos en promedio invierten los regiomontanos para vestir “patrióticamente” y participar en los festejos de la Independencia de México, en donde las prendas “ganadoras” son las maquiladas en fábricas contra las hechas por los artesanos nacionales
En el marco de las fiestas patrias, las personas salen al centro de la ciudad donde recorren sus calles y negocios en busca de un vestuario que les ayude a representar su amor por la nación, pero ello no ha representado un aumento en las ventas en los mercados de artesanías.

Prendas típicas mexicanas como sombreros, largas y coloridas faldas, prendas saturadas de bordados y una innumerable variedad de accesorios pintan las calles del primer cuadro de Monterrey que son recorridas por cientos de personas buscando complementar su vestimenta.

Los precios varían dependiendo de lo que se necesite, tomando en cuenta tallas, tela, estilos y calidad. Un sencillo conjunto de dama que consta de blusa, falda y rebozo, oscila entre 50 y 100 pesos, mientras que uno de niña se encuentra alrededor de los 70.

Los vestidos y trajes representantes de los estados mexicanos también son muy solicitados en esta época, en donde el vestido poblano de manta con flores bordadas en los extremos, es uno de los favoritos de las damas y se puede adquirir en algunos de los negocios hasta en 250 pesos.

En cuanto a los caballeros, los conjuntos patrióticos masculinos se encuentran por debajo de los 200 pesos, mientras que los trajes de charros con sencillos bordados y tela de manta o poliéster, oscilan entre los 300 y 400 pesos.

Sin embargo, en los negocios artesanales provenientes de diferentes estados del país ubicados en la zona de la Macroplaza, las prendas aumentan su precio considerablemente debido a que son elaboradas por verdaderos artesanos con materiales de alta calidad.

Es en estos negocios donde las prendas artesanales y el famoso “huipil” con bordados de flores, colores y bellos paisajes mexicanos llegan a alcanzar hasta los 500 pesos, en contraste con los que comúnmente se encuentran en los famosos “puesteros”.

Las fabricamos y las elaboramos a mano. La materia prima la compramos en San Cristóbal de las Casas, Chiapas; compramos la manta, el hilo, lo lavamos a mano, luego lo dibujamos, hacemos como bordado de cadenitas”, explicó a Notimex Dominga Ruiz Hernández, artesana proveniente de Chiapas.

Dominga, a quien se le puede encontrar en Plaza México sobre una tarima negra elaborando coloridas y múltiples prendas, relató que el tiempo de elaboración de las prendas varía dependiendo del tamaño de la prenda y del bordado; pero para ella, lleva un aproximado de cuatro días.

Por su parte, Yessica Albarrán, artesana del Estado de México, cuenta que existen bordados que tardan semanas en realizarse.

“Depende del bordado y del tamaño del bordado; lo que menos se demora un bordado puede ser entre una semana más o menos”, pues refirió que “el del águila (imagen plasmada en muchas de las prendas) es un trabajo de dos semanas”.

Ante ello, manifestó, la diferencia del precio en relación con las prendas que se encuentran en puestos ambulantes es por el tipo de bordado y el tiempo que conlleva hacerlo, la mano de obra”, subrayando que en este año las ventas de han sido muy bajas en comparación con el 2013.

Otro de los elementos básicos para estas fiestas son las banderas, en donde también hay diferencias de materiales, precios y elaboración, pues de acuerdo con una vendedora proveniente de Toluca, “las banderas provenientes de China son una porquería en comparación con las hechas en México”.

Enfatizó que las banderas provenientes de China son de tela más delgada y frágil contra las manufacturadas en el país.

Articulos relacionados

Policía bloquea a sección 22 de CNTE: iba a Cerro del Fortín

Redacción Voces del Periodista

México, casi con 300 mil defunciones por covid19 (oficialmente)

Editor Web

Michoacán registra 17 muertos y 117 casos confirmados por COVID-19

Redacción Voces del Periodista