Voces del Periodista Diario

Acciones ofensivas en el invierno ucraniano

Gabriel Camilli

Por Cnl My (R) Gabriel Camilli

Un escenario de los mencionados podría implicar que tropas aerotransportadas sean trasladadas detrás del frente en helicópteros u otros medios. Desde nuestra perspectiva creemos que es “casi imposible que un efecto tan sorprendente pueda tener éxito”. Pero que el ejército ucraniano pueda repeler tal ataque “depende de si tiene reservas disponibles en el lugar específico”.

Según afirma el Instituto para el Estudio de la Guerra, se sospecha que Rusia está planeando una nueva ofensiva contra Ucrania. ¿Hay alguna evidencia que respalde esto? De acuerdo con nuestras investigaciones un indicio clave es que los comandos regionales rusos, a lo largo del frente, parecen estar intentando reunir fuerzas adicionales. Hay indicios en el noreste de Ucrania: los bombardeos en la zona de Kharkiv y en el noreste de la misma en las últimas dos semanas pueden haber sido utilizados para llevar a cabo algún tipo de operación preparatoria para una posible ofensiva en esta zona por parte de tropas rusas.

En segundo lugar, los rusos han comenzado a establecer unidades aerotransportadas que, se cree, podrían desplegarse detrás de las posiciones defensivas ucranianas, que es un empleo lógico para este tipo de tropas a fin de generar una amenaza en el frente y la retaguardia. Es importante destacar que ambas son conjeturas.

Esto es lo que podemos inferir de la información a la que accedemos desde estas latitudes y con conocimientos en la materia.

Estas tropas aerotransportadas pertenecen al 58º Ejército ruso, que está desplegado en el sur de Ucrania. Esas fuerzas podrían ser llevadas detrás de las líneas ucranianas en helicóptero, ocupar y ganar terreno y defenderlo al menos durante un tiempo limitado para obligar a Ucrania a desplegar reservas en profundidad. Y una situación tal podría permitir que las fuerzas rusas en el frente actual avancen.

Hoy se está luchando en el helado frente oriental y los ucranianos informan sobre los ataques de las oleadas rusas.

Ucrania a la defensiva

Como ya hemos señalado anteriormente, a finales del año pasado, Ucrania decidió pasar de la ofensiva a la defensiva. Esto se vio respaldado no sólo por los anuncios de los dirigentes políticos, sino sobre todo por las medidas visibles del Estado Mayor y del Comandante en Jefe, el general Valeriy Zalushny. Además de las líneas de defensa existentes, se crearon nuevas líneas. Ello también fue evidente en el noreste del país y en la zona de Kiev. Aquí Ucrania lleva semanas preparándose para posibles futuras operaciones rusas, utilizando equipos de ingenieros pesados, pero también colocando minas y construyendo obstáculos.

Ahora debemos esperar y ver cuán preparada está la defensa aérea de Ucrania para impedir que las tropas aerotransportadas rusas puedan operar en el dispositivo defensivo y en el interior del país.

Por eso Zelensky pide más sistemas antiaéreos. Sabemos que Ucrania tiene una amplia gama de diferentes sistemas antiaéreos. El dilema es que, en particular, los sistemas de mediano y largo alcance sólo están disponibles en cantidades limitadas. Estos sistemas se utilizan principalmente para proteger ciudades y centros de armamento.

Los llamados Manpads, es decir, sistemas antiaéreos montados en el hombro, están destinados principalmente a su uso contra helicópteros. Ucrania todavía tiene una cantidad significativa de éstos disponibles y se utilizan en el frente. Son efectivos a corta distancia y pueden usarse efectivamente contra helicópteros. También sería concebible que se produjera un reagrupamiento como, por ejemplo, que algunos de los blindados antiaéreos Gepard, que han tenido mucho éxito contra los drones iraníes Shaheed, también se desplegaran a lo largo del frente para defenderse de posibles avances de los rusos.

Con la tecnología presente en este momento, creemos que por el momento parece casi imposible lograr el efecto sorpresa.

Todos se ven, satélites, drones etc. Ucrania tiene un sistema de inteligencia que monitorea la situación aérea que funciona, especialmente con el apoyo de la OTAN. Por ejemplo, si los bombarderos rusos despegan o los drones se dirigen hacia Ucrania, los sistemas de radar y antiaéreos de Ucrania lo detectarán. A continuación, los datos se procesan y tenemos una imagen aérea reconocida. Este RAP contiene todos los datos necesarios para llevar a cabo medidas defensivas. También se detectaría a tiempo el movimiento de helicópteros y se podría combatir. El éxito del ejército ucraniano depende de si tiene reservas disponibles en el lugar específico que puedan utilizarse inmediatamente para la defensa.

La cabeza de puente en el Dniéper, cerca de Krynky, también está expuesta desde hace semanas a intensos ataques rusos. Esto, unido a las condiciones meteorológicas, representa un gran desafío para los ucranianos: ¿Las fuerzas de Ucrania tendrán que retirarse pronto al otro lado del río?

Este es otro gran interrogante para los próximos días.

La situación es precaria. Podemos observar esto en los videos de drones. El río Dnipro comienza a congelarse parcialmente y, sobre todo, los canales situados al norte y al noroeste de Krynky se están congelando lentamente, lo cual dificulta mucho el movimiento anfibio. Los rusos ahora pueden detectar cualquier movimiento anfibio de día o de noche, es decir, cualquier intento de los ucranianos de cruzar el río en pequeñas embarcaciones. Cuando las fuerzas ucranianas intentan atravesar, son atacadas por drones, misiles y artillería y sufren grandes pérdidas. Especialmente las bajas temperaturas les resultan muy difíciles. Por lo tanto, la cuestión de cuánto tiempo podrán mantener esta cabeza de puente, se convierte en un factor a considerar en los próximos días. Hasta ahora, la cabeza de puente también ha inmovilizado a fuerzas rusas que luego no pueden desplegarse en otros lugares. Sin embargo, la cabeza de puente no es lo suficientemente fuerte como para ser el punto de partida de una ofensiva más amplia. Por lo tanto, el general Zalushny ya ha anunciado que podría verse obligado a retirar sus fuerzas para proteger a los soldados.

 Éxitos de la semana pasada

Según los informes de prensa (Niebla de la Guerra por medio…) se dice que lograron derribar un avión ruso y dañar otro sobre el mar de Azov. Según esas fuentes, estamos hablando de dos aviones muy especiales que, en términos muy simples, sirven principalmente para controlar los sistemas aéreos y antiaéreos rusos, así como para la alerta temprana. En el lenguaje militar, estas plataformas son importantes para “comando y control”, siendo breve en la explicación. Uno de los dos aviones, el A-50, es comparable al Awacs (Airborne Alert and Control System), un tipo de sistema de radar volador utilizado en la OTAN.

En estos días la prensa occidental ha anunciado vivamente sobre “éxitos espectaculares” por parte de Ucrania, como el derribo de los dos aviones rusos antes mencionado, y de esta forma crea “la impresión de que las cosas van bien para la parte ucraniana”.

Pero como hemos señalado en esta columna; en los niveles estratégicos militar y operacional y en el táctico, se puede ver que Ucrania está en realidad a la defensiva y Rusia a la ofensiva.

Uno de los factores que permiten esta situación se debe a que Rusia logró impulsar su complejo militar-industrial, especialmente en el último año, y aumentar significativamente la producción de municiones.

Evidentemente Rusia está en modo ataque, en plena segunda ofensiva invernal. Los rusos intentaron atacar “en diferentes lugares, en muchos lugares al mismo tiempo”.

El objetivo de esta maniobra, podemos inferir, busca obligar a Ucrania a explotar y utilizar sus preciosas reservas. Los anuncios “rimbombantes” de estos días continuaron: se referían a las grandes maniobras anunciadas por la OTAN.

Podemos considerar que el hecho de que la OTAN quiera organizar una gran maniobra para disuadir a Rusia y movilizar a 90.000 soldados es “una señal importante”, es un mensaje estratégico. Según han afirmado sus voceros, ello indica que “no vamos a tolerar un ataque al territorio de la OTAN”. O por lo menos intentarán repelerlo.

Así las cosas, la proximidad al 24 de febrero, fecha en que se cumplirán 2 años del reinicio de las operaciones militares en Europa, no muestra indicios de finalización de las mismas.

Articulos relacionados

La gran trampa

Redacción Voces del Periodista

Luis Echeverría Álvarez: memoria amarga

UserJonathan

La leyenda de un “hijo” de corporación televisiva

Redacción Voces del Periodista