Voces del Periodista Diario

¿De qué se habla cuando se dice Feliz Año Nuevo?

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Desde los años ochenta, nuestros contactos aquí con órdenes misioneras canadienses nos permitieron documentar el éxodo obligado de miles familias centroamericanas que huían de la barbarie de la guerra desencadenada por Washington.

Pacificada relativamente La cintura de América, seguimos monitoreando el hiriente peregrinar de sus pobladores rumbo al norte, hasta llegar a 2019 en que los flujos humanos inundaron territorio mexicano, donde la expresión de la crisis humanitaria se explica por la miseria secular y la violencia política.

Nos remite ese fenómeno a la obra de Franz Fanon, Los condenados de la tierra, con prólogo de Jean Paul Sartre (Paris, 1961), editada en México por el Fondo de Cultura Económica a iniciativa de la irrepetible intelectual, Julieta Campos.

Parte el autor de la experiencia en Argelia, con extensión a todo el continente africano. Desde aquel drama continental, Fanon hace un llamado a la lucha por la descolonización europea. El viejo continente paga hoy las consecuencias de su apetito expansionista, convertido en búmeran.

340 mil desplazados internos en una década

Tendemos la vista sobre el mapamundi. Recorremos el inventario de la ONU de la nomenclatura de Estados socios y territorios dependientes. Encontramos más de medio centenar con población de menos de 400 mil habitantes. Según nuestro observatorio, la mayoría goza de una situación de paz. Imaginamos que las festividades de diciembre son ahí de grata convivencia familiar.

Regresamos a nuestro solar nacional sólo para exacerbar la depresión: La Comisión Mexicana para la Defensa y Protección de los Derechos Humanos desanima la velada de noche vieja de 2019. Informa esa organización que, de 2006 a 2018, en México se cuentan casi 340 mil víctimas de desplazamientos forzados.

Lo son, por conflictos sociales, pero, sobre todo, por la barbarie perpetrada por grupos armados, por los cárteles del crimen organizado, por violencia política y acciones de ataque y despojo territorial, maquinados por empresas mineras.

La Comisión nombrada reporta que, sólo en 2018, se registraron 25 acciones de esa naturaleza en los estados de Guerrero, Sinaloa, Chiapas, Michoacán y Oaxaca.

Hablamos de los desplazamientos internos. No se computan en el reporte los desplazamientos forzados hacia los Estados Unidos, desde donde no sólo se nos regresa a nuestros compatriotas, sino a   familias de otras nacionalidades que sufren los desgarradores impactos de la civilización occidental.

Frente a ese cruel espectáculo, ¿quién puede hablar de feliz año nuevo? Sólo nos queda hacer votos porque se tome conciencia de un problema ante el cual la ONU no hace más que fabricar estadisticas. Es cuanto.

Articulos relacionados

La llegó, ya está aquí Baltazar Hinojosa Ochoa

Redacción Voces del Periodista

México y El descenso al Maelstrón

Redacción Voces del Periodista

La agenda del PRI 2018: Más de lo mismo