Voces del Periodista Diario

El altruismo del Narco

* Los medios, propagan la benéfica acción

Por Juan Bautista

Sendero Público *.- Hay imágenes que llaman al alto contraste, a la profunda reflexión sobre su difusión, su propagación y fines. La imagen del Chapo Guzmán, impresa en varias cajas de cartón, con un logotipo con tinte imperial en su tipografía, símbolo distintivo de su estirpe. La imagen replicada en el mítico juicio por daños a la salud. Rostro, divulgado como uno de los delincuentes más buscados por la justicia, hora sella la caja de la  “canasta básica” para los que menos tiempos en tiempos de coronavirus en México.

Imagen de inocente mirada estampadas en cartón, apiladas por decenas, para ser repartidas en forma displicente entre los más pobres, en la ciudad de Guadalajara, en el Estado de Jalisco. Esta imagen y acción que para algunos podría ser legitima y honesta, tiene el fondo un alto contraste por  las heridas que infligió a la sociedad mexicana, por la estela de muerte y camposanto en que dejó a nuestro país.

Bajo el pretexto de ayudar, de colaborar con los que menos tienen, la familia del mas legendario narcotraficante – que no empresario ni altruista y menos humanista- lanzó una campaña mediática para iniciar la difusión de la marca elchapoguzman.com, la cual iniciará una línea de producción en artículos de belleza, tequila y bolsas de alta costura.

En catorce años, las víctimas civiles por el narcotráfico dejó en nuestro país más de 300 mil muertos, entre ciudadanos de a pie, maestros, jóvenes hombres y mujeres, empresarios, universitarios, campesinos, líderes sociales. Un apartado especial, merecen, los periodistas de denuncia e investigación que terminaron abatidos por las balas del narco y la colusión del poder corrupto.

Hoy cuando el Estado, requiere de fortaleza, de conducción, de un nacionalismo fundado y lejos del populismo, ahí donde los gobernadores y sus delegados especiales debieran atender esta función, la de proveedor, su presencia se desvanece.

Las teorías sociológicas, refieren que cuando el Estado ha dejado de administrar, de coordinar la seguridad, de alimentación, educación, la impartición de  justicia y desarrollo de las poblaciones, otros grupos de poder, entre éstos el narcotráfico, se apropian de esos espacios y de las actividades sustantivas.

La cobertura del narcotráfico, y su asentamiento en áreas geográficas, con gobiernos autónomos, con su brazo civil y su ejército de halcones, son parte de triste historia de la mutación de las sociedades y sus poblaciones. El periodismo independiente y denuncia, ha registrado áreas controladas por el narcotráfico, entre ellas, Guerrero, Michoacán, Coahuila, Tamaulipas, Veracruz, Quintana Roo, Sinaloa. Y no es secreto para nadie.

Quizá el fenómeno de la macroeconomía, rechazado oficialmente, estaría alcanzando  nuestro país como el caso de Colombia. La cobertura del narcotráfico, y su asentamiento en áreas geográficas, con gobiernos autónomos, con su brazo civil y su ejército de halcones, son parte de triste historia de la mutación de las sociedades y sus poblaciones. En la parte latinoamericana, hay testimonio de este fenómeno en una parte de Brasil, las riberas de Venezuela, al Norte de Colombia, en Honduras y el norte de Guatemala.

Este falso filantropismo, se apropia ahora, de una imagen benefactora, que nunca lo fue. Tiempos de repensar en la propagación de la imagen, en primeras planas de medios y portales, de un delincuente que por ahora está tras las rejas en otro país en tanto que por acá en nuestras tierras México, oficialmente no hay una guerra contra el narco. 

(*) Es un espacio de reflexión, de periodismo memorioso y ligero en su lectura.

Articulos relacionados

Contra viento y marea

Editor Web

Te van a castigar los mercados, Andrés Manuel

Redacción Voces del Periodista

Un delito electoral se paga con cárcel