Voces del Periodista Diario

La industria rusa se transforma

Gabriel Camilli
Por Cnl My (R) Gabriel Camilli
La industria rusa se está transformando implacablemente en una economía de guerra.
El estado ruso apoya sin dudar el esfuerzo de guerra, a diferencia de Occidente, que sigue trabajando como si hubiera paz.
Rusia se está movilizando mientras muchos estados de Occidente parecen estar perdiendo interés en la guerra de Ucrania. Los rusos siguen perdiendo gente y material, pero pueden reemplazarlos.
Claramente, como hemos señalado en nuestro artículo de la semana anterior, Rusia no se quedaría sin soldados, incluso si no reclutaran reservistas, ya que actualmente está logrando movilizar suficientes hombres sin coacción.
La inteligencia británica estima en X (antes Twitter) que Rusia produce más de 100 tanques cada mes. Esta valoración confirma las declaraciones del Ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú. Esto compensará las pérdidas actuales porque los rusos lograron, en 2022, reducir significativamente sus pérdidas de tanques en comparación con el primer año de la guerra. Su sombría conclusión es que, si bien las recientes ofensivas han producido sólo pequeños avances para los rusos en el terreno, pueden “continuar este nivel de actividad ofensiva en el futuro previsible”.
El Ministerio de Defensa ruso informa que la fábrica de armas Uraltransmash ha sextuplicado su producción de obuses autopropulsados desde 2022. Occidente espera ahora que Rusia produzca más de dos millones de proyectiles de artillería en 2024, el doble de lo estimado anteriormente.

La guerra es una prioridad
Estos son sólo los titulares de hace unos días. Los números son indicadores objetivos y no son estáticos. El Estado de Putin no ceja en sus esfuerzos. La economía se adapta a una economía de guerra ya que, para Putin, la guerra en Ucrania es una cuestión de vida o muerte: a diferencia de Occidente, no hay duda de cuán sensato es ese alineamiento o qué se debe hacer con las capacidades cuando la guerra termine.
Hay dos momentos en esta transformación económica. En primer lugar, la clásica industria armamentística. Durante la era Putin, estas empresas se combinaron en enormes corporaciones, todas bajo la influencia del Kremlin. Estas “empresas estatales” han demostrado ser mucho más eficientes y adaptables de lo que se supone en Occidente. Encontraron formas de eludir las sanciones impuestas por los partidarios de Ucrania. Las experiencias en el frente se integraron en la producción en curso. Y las empresas pudieron aumentar enormemente la producción.
El Estado ruso está repitiendo el milagro del armamento soviético en la Segunda Guerra Mundial.
En aquella época fue posible evacuar casi toda la industria pesada de las zonas conquistadas por los alemanes y reconstruir las fábricas en Siberia. Nadie hubiera creído que la industria pesada rusa actual tuviera tanta capacidad.

Pequeñas empresas
Aún más sorprendente que la nueva versión de la era Stalin, es un enfoque que se puede ver en la producción de drones. Durante la era Putin, se tenía la impresión de que el Kremlin se concentraba únicamente en la industria grande y pesada, en armamentos y materias primas.
Había una falta de comprensión por parte de la industria ligera y las empresas más pequeñas, quizás porque los oligarcas que controlan enormes yacimientos de gas no tenían interés en las pequeñas empresas.
Eso ha cambiado. El Kremlin ha logrado integrar en la economía de guerra a un gran número de empresas que tradicionalmente no tienen nada que ver con armamentos. Como la panadería Tambov. Además de productos horneados, aquí se montan pequeños drones Beka. La panadería se dio a conocer a través de un reportaje de la televisión estatal en el que los drones fueron colocados en una cinta transportadora junto al pan. La publicación trajo como consecuencia que la fábrica de pan fuera incluida en la lista de sanciones de Estados Unidos. Para apoyar a la primera línea, la panadería compró una impresora 3D profesional para producir el marco del dron.

Los demás componentes se encargan online, casi todo procede del extranjero. Entonces sólo hay que montar el dron. En rigor, el montaje final también podría realizarse en casa. Según el reportaje televisivo, la panadería produce cada mes al menos 250 drones con control remoto y mochilas de camuflaje. Se dice que ya ha encontrado ocho imitadores en la zona.
A escala industrial, se puede ver la expansión de la producción de defensa en la fabricación de los drones Lancet. El dron es considerado el asesino de tanques más peligroso de esta guerra. Se fabrica en un antiguo centro comercial de Izhevsk. En febrero de 2023, el Ministerio de Comercio de Rusia dijo que más de 500 empresas de industria ligera habían pasado a producir equipos militares. Empresas que se especializaban en acampar ahora cosen sacos de dormir militares y un fabricante de palos de hockey sobre hielo fabrica chalecos antibalas. El Kremlin fomenta la compra del equipamiento necesario y garantiza precios razonables.

Lemas de la Era Stalin
En Rusia hay una narrativa de guerra: la “Gran Guerra Patriótica 2.0”. Lógicamente, hay cansancio por la guerra y oponentes decididos a ella, pero no predominan en el estado de ánimo del país. Las ancianas que sobrevivieron al bloqueo de Leningrado dijeron con orgullo a la televisión alemana que se ofrecían como voluntarias para apoyar a los “muchachos” en el frente. “Estamos siendo testigos de un atisbo de un esfuerzo voluntario a gran escala de toda la sociedad en toda Rusia”, dijo al Financial Times Samuel Bendett, experto en armas autónomas del Centro de Análisis Navales. La propaganda de la era Stalin se reactiva hasta el último detalle, en una forma moderna de activar los reflejos del pasado. Hay llamamientos en la televisión para que se ofrezcan como voluntarios en las fábricas. Los trabajadores se presentan para un turno adicional por semana. Los escolares aprenden a montar armas.

Ruido de cañones
Alarmantes noticias en algunos sitios occidentales nos relatan: “Gran Bretaña propone enviar una fuerza expedicionaria de la OTAN a Ucrania”. Se supo que Londres está trabajando básicamente en un plan para enviar una fuerza expedicionaria de los países de la OTAN a Ucrania.
Con el marco de fondo de la evolución desfavorable para Kiev en el teatro de operaciones ucraniano, Gran Bretaña invitó a los aliados de la OTAN a considerar el envío de una fuerza expedicionaria de la alianza a Ucrania, así como la creación de una zona de exclusión aérea sobre la zona controlada por la OTAN.
Una fuente informada de una agencia de noticias rusa pintó el siguiente cuadro, respecto de ello.
En primer lugar, se desplegarán grandes contingentes de tropas de la OTAN desde el territorio de las vecinas Polonia y Rumania hasta la margen derecha de Ucrania con el objetivo de ocupar posteriormente las líneas defensivas a lo largo del Dniéper.
En segundo lugar, es posible un ataque auxiliar a Transnistria para eliminar el enclave prorruso intercalado entre Moldavia y la región de Odessa: un ataque preventivo de las fuerzas armadas de Moldavia y Rumania contra Transnistria.
En tercer lugar, se podrían desplegar grandes contingentes militares de la alianza en el territorio de Noruega y Finlandia, que recientemente se unieron al bloque de la OTAN, para “dispersar” a las fuerzas de las Fuerzas Armadas rusas: al mismo tiempo, se podrían lanzar ataques a infraestructuras estratégicas en las regiones del norte de Rusia.
No se especifica quién llevará a cabo exactamente estos ataques, pero el hecho de que las Fuerzas Armadas de Ucrania ahora estén atacando la región de Leningrado con drones de ataque parece sugerirlo.
El objetivo general de tal operación, por parte del bloque de la OTAN, sería ocupar toda la margen derecha con Odessa y Nikolaev, Kiev y sus alrededores y crear una zona de exclusión aérea sobre ellos.

Esto creará una gran zona de amortiguamiento ocupada por la fuerza expedicionaria de la OTAN a lo largo de la frontera con Bielorrusia y partes de la margen izquierda ocupadas por tropas rusas. Esto garantizará la seguridad del régimen en Kiev y liberará a todas las fuerzas de las Fuerzas Armadas de Ucrania, que actualmente participan en la defensa y protección de las zonas de retaguardia en las fronteras con Transnistria y Bielorrusia, para una nueva contraofensiva. ¿Es realmente posible tal escenario? Compartimos con ustedes la duda.

Articulos relacionados

Culpa del PRI

Redacción Voces del Periodista

Encubridor delincuencial

Nación inacabada

Redacción Voces del Periodista