Voces del Periodista Diario

Si dejáramos de ser Nación

Sinfonía Telúrica

Por Abraham García Ibarra

(En esa dirección abismal nos encaminaron los tecnócratas neoliberales cuando le colgaron a la soberanía nacional los marbetes alternos: Mito o dogma. Ambos conceptos, “trasnochados”.)

Démos, pueblo. Krátos, gobierno: Poder del pueblo. Esa noción elemental se nos trasmitió en las clases de civismo de la escuela pública básica mexicana, en que se nos habló de democracia directa.

Después nos enteramos que, al instituirse la República romana, la voluntad del pueblo fue delegada y se nos enjaretó la democracia representativa. Aquí estamos anclados aún en México.

Algunas consideraciones sobre la democracia sin adjetivos

El título de esta entrega corresponde a un texto del historiador, sociólogo, politólogo y filósofo italiano Gian Enrico Rusconi, formado en la Universidad de Turín, donde empezó a ejercer la docencia en Ciencias Políticas.

El profesor y autor –Teoría crítica de la sociedad, es una de sus obras- abordó en sus tareas académicas y de divulgación las características de la variopinta resistencia italiana (1943-1945) contra el régimen fascista. De su historia de Alemania del siglo XX se colige su conocimiento del Nazismo.

La investigación concluye en que fueron la concurrencia y la concertación de diversos y distintos intereses políticos, sociales y económicos las que hicieron posible el triunfo contra el fascismo. Postuló entonces Rusconi la Democracia sin adjetivos.

Desde su perspectiva, los adjetivos ejercen una acción limitativa,  distorsionadora, incluso peligrosa, del concepto democracia.

El mílite brasileño Joäo Baptista Fiueiredo se apropió del concepto

De nuestros registros rescatamos el nombre del militar brasileño Joäo Baptista Figueiredo. Al alzarse con el poder, proclamó Las fronteras ideológicas para aislar la república amazónica y evitar su contaminación comunista. Conservamos el texto de uno de sus discursos en que exalta la Democracia sin adjetivos.

(El actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, viene de la escuela golpista fincada en 1964.)

Un lustro después de la cita de Figueiredo, en México el título se convirtió en libro de cabecera de militantes del neopanismo en los momentos en que el PAN escalaba, desde algunos municipios norteños, el poder político por la vía electoral. En neopanismo devino Barbaros del norte.

Bovero: Los adjetivos de la democracia, necesarios e indispensables

Cambio de página: En su mejor época, el Instituto Federal Electoral (IFE) colocó en su agenda la formación cívico-electoral de las nuevas generaciones con vocación política y emprendió jornadas de divulgación cuyos contenidos se recopilaron en cuadernillos de consulta obligada para quien quiera hablar con conocimiento de causa.

De esa preciosa colección recuperamos  el texto de una conferencia magistral de Michelángelo Bovero, activo de la Escuela de Filosofía Política, también de Turín, Los adjetivos de la democracia.

Sin caer en la abstracción de la democracia representativa, en esas notas encontramos un catálogo de adjetivos: Formal, sustancial, liberal, social, progresiva, socialista, proletaria y aun fascista, etcétera.

Para el politólogo citado, dada las distintas parcialidades del espectro político, las adjetivaciones distintivas de la democracia no sólo son necesarias, sino indispensables para esclarecer los fines del postulado y en nombre de qué clase o grupo se invoca.

PRI, PAN y PRD, en el umbral del basurero de la historia

Nos viene a tema la cuestión porque, arraigado en las masas el priismo, súbitamente desde la década de los ochenta el Partido de la Revolución fue despojado de sus estructuras de capacitación política y de divulgación ideológica para situarlo en un neutro y estéril centro. Sus campañas electorales fueron y son encomendadas a expertos en mercadotecnia y sus candidatos son puestos en manos de un nuevo maquillista: El imagólogo.

Con su Alianza estratégica con el PRI, el PAN arrumbó desde los ochenta los principios de doctrina que les legaron sus padres fundadores. Del PRD, ni se diga: Envió a las vitrinas del museo su lema Democracia ya/ Patria para todos y todo lo que entrañaba desde la perspectiva doctrinaria.

Si no suena rudo, podríamos decir que el PRI, el PAN y el PRD, en 2018, fueron puestos en el vestíbulo del basurero de la historia.

Morena: Movimiento difuso, profuso y confuso

En 2020, México está en un momento de destino: Su suerte corre a cargo del difuso, profuso y confuso Movimiento Regeneración Nacional (Morena), en pugna, no por principios y valores políticos o doctrinales, sino por los mandos burocráticos.

Sin unidad orgánica ni autonomía operativa Morena, la propuesta de Cuarta transformación no logra aún salir del embrión. En estricto rigor, si bien está en acción, no logra aún diseñar una declaración de principios que logre catalizar las aspiraciones sociales del gran conglomerado nacional.

Democracias emergentes terminan fundidas el grupo dominante

Estamos, pues, en la tesitura que describe Roberto Michels (Partidos políticos): Dicho en versión libre, las democracias emergentes suelen adoptar los principios y las formas de la aristocracia contra la que con tanta fiereza combatieron antes… y terminan por fusionarse con el grupo dominante que se suponía desplazado. “Ese deprimente espectáculo se repite eternamente”.

Terminamos como empezamos, ahora entre interrogantes: ¿Y si dejáramos de ser Nación? Es cuanto.

Articulos relacionados

Voces del Periodista edición 449

UserJonathan

En el siglo XV los perros eran armas de fuego.

Poderes imperfectos

Redacción Voces del Periodista