Voces del Periodista Diario

SNTE: Factor clave en la carrera rumbo a 2024

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Aunque en términos de elecciones constitucionales el calendario de 2020 es relativamente tranquilo -sólo procesos en Coahuila para renovar Congreso, e Hidalgo, para cambio de gobiernos municipales- la escena política no estará exenta de sacudimientos que impactarán 2021 y 2024; éste, de elecciones generales con sucesión presidencial.

Dos puntos en la agenda de 2020: 1) La instrumentación de la Reforma Laboral, que impone la democratización de la vida sindical, y la tácita aceptación por el gobierno mexicano de la supervisión por Washington del cumplimiento de dicha reforma, según compromiso asumido en el T-MEC modificado en la primera quincena de diciembre.

La pugna por nuevas franquicias de partidos políticos nacionales

El segundo punto es de mayor calibre: Entre febrero y junio del año próximo el Instituto Nacional Electoral (INE) dictaminará que fuerzas políticas obtienen nuevas franquicias como partidos políticos nacionales.

Entre los solicitantes de dicha patente está la organización de Redes Sociales Progresistas, en cuya gestión están metidas las manos de Elba Esther Gordillo Morales.

Ambos temas nos remiten a uno central, cuyo eje es el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), cuya vida interna está alterada desde el encarcelamiento de su ex lideresa, la maestra chiapaneca, sustituida por Juan Díaz de la Torre, a la vez relevado por Alfonso Cepeda Salas.

Cepeda Salas se ha negado sistemáticamente a regularizar la situación del SNTE, en cuya dirigencia nacional pretende permanecer hasta 2024, eludiendo la demanda de convocatoria a elecciones libres, por voto directo, universal y secreto, según lo impone la reforma laboral y lo demandan organizaciones disidentes.

Cepeda Salas sigue aferrado al viejo mapachismo electoral

El SNTE es clave en la observancia del nuevo régimen laboral. Es la organización sindical más numerosa de América Latina: Tiene un padrón de un millón 673 mil miembros; un millón 50 mil de la plantilla docente.

Al clamor de las bases, Cepeda Salas ha respondido anunciando la aplicación de un reglamento decidido verticalmente por el espurio comité ejecutivo nacional y no la revisión de los estatutos para dar certeza a los procesos electivos.

Aunque la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ha jalonado históricamente la disidencia, han surgido nuevos movimientos opositores que desde la Ciudad de México pugnan por acabar con el caciquismo sindical magisterial.

En la coyuntura aparecen ligados dos fenómenos políticos. Por partida doble, desde su liberación carcelaria, Gordillo Morales declaró su intención de recuperar el liderazgo sindical que le fue arrebatado por Enrique Peña Nieto, al tiempo que puja por el registro de su partido. La conjugación de ambos factores colocará a la maestra en posición privilegiada frente a otros actores políticos.

Dado los movimientos que se observan en las secciones del SNTE en la Ciudad de México y de algunos estados, es previsible que desde el arranque de año el cotarro se caliente, pues incluso algunas formaciones disidentes ya han planteado al INE la solicitud de que intervenga en la vigilancia de los procesos electorales seccionales que se programan para el primer semestre de 2020.

No son, los anteriores, meros rounds de sombra si se les coloca en un escenario en el que se irá decantando la selección de postulantes por nuevos registros de partidos políticos nacionales. Lo veremos de aquí al próximo 15 de mayo. Es cuanto.

Articulos relacionados

Sanciones y hambre global

UserJonathan

Cómo inspirar a la humanidad para que sobreviva a la mayor crisis de la historia del mundo.

UserJonathan

Las causas de la inexistente fiscalización electoral

Redacción Voces del Periodista