Espacios del Club de Periodistas

Feminicidios, teatro del horror

Feminicidios, teatro del horror

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Que no se diga, evasivamente, que es “un patrón cultural” de corte machista. Los asesinatos, que se codificaban como expresión de “violencia familiar”, son ya sucesos recurrentes en vía pública.

Hasta años recientes, la ONU situaba a México en el lugar 16 en el registro de asesinato de mujeres entre los Estados parte. En 2016, en ese renglón, México aparece ya en el Top 10  mundial.

Hace unos días, en Zacatecas se reportó el asesinato de cinco mujeres. En el municipio de Juan Aldama, donde se cometió el crimen, relativamente cerca del vehículo donde aparecieron las victimas, los investigadores encontraron una camioneta en la que presuntamente viajaban los victimarios. Se encontraron pasamontañas con figuras de calaveras estampadas. Obviamente, se trata de sicarios.

Desde Las muertas de Juárez

Desde los años ochenta, empezó a hacerse literatura barata sobre Las muertas de Juárez, ciudad fronteriza del estado de Chihuahua. Desde entonces, sin embargo, algunas organizaciones no gubernamentales atribuyeron esas muertes a una tarea de “limpieza social” emprendida por el gobierno municipal, en cuyo caso identificaron esa política pública como crimen de Estado.

Ciudad Juárez fue catalogada como el municipio más representativo del país en esa materia. Una característica es que la mayoría de las víctimas han sido empleadas de la industria maquiladora; muchas de ellas foráneas.

Al correr del tiempo, el fenómeno sentó plaza, principalmente en el Estado de México.  

Sólo hasta 2014, la Real Academia de la Lengua Española reconoció el término feminicidio para tipificar el asesinato de mujeres.

La ejecución múltiple en Zacatecas acredita una hipótesis planteada por investigaciones sociológicas: En los casos de Juárez y el Estado de México, el feminicidio tiene como origen y actores “el crimen organizado coludido con poderes económico-políticos, ineficacia de las autoridades, corrupción e impunidad…”.

El viejerío, las lavadoras de dos patas…

Entre 1994 y 2006, el discurso público pretendió degradar a la mujer, masificándola como viejerío en voz de Diego Fernández de Cevallos. Lavadora de dos patas, en voz de Vicente Fox Quesada.

La vulgaridad extrema de la mentalidad panista, se expresó más recientemente en campaña electoral en Puebla, en un acto ante mujeres: Jala más un par de jetas, que unos bueyes la carreta.

De 2005 a 2014 se perpetraron 26 mil 267 feminicidios. La tasa se duplicó respecto de periodos anteriores.

Los estudios de ese fenómeno indican que los aparatos policiales y de procuración de justicia  incurren en disimulo ante esos crímenes. El porcentaje de los casos sentenciados es irrisorio.  

En el periodo analizado, los crímenes contra mujeres cometidos en vía pública superaron con creces  los cometidos en viviendas. El artefacto más socorrido, es el arma de fuego.

En el Estado de México, entre 2005 y 2012 se cometieron mil 767 feminicidios; Sólo en 2013, la suma fue de  840. El Estado de México es considerado hoy por hoy, por movimientos de mujeres, como campeón en esa competencia del horror.

En el Estado de México, como en el de Morelos, se han emitido, infructuosamente, alertas de género. Los gobernadores Eruviel Ávila Villegas y de Graco Ramírez Garrido Abreu, respectivamente, riñen simultáneamente por el liderato en ese detestable torneo y por la candidatura presidencial, cada cual por su partido.

En gran parte de los casos, el asesinato de mujeres es precedido por el secuestro.

Y así se habla de equidad de género

Ayer precisamente, la presidenta de la organización Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace denunció que en lo que va de 2016, se han cometido mil 694 secuestros, contra mil 67 de 2015.

Según el recuento de la señora Miranda, el Estado de México aparece primero en esa macabra estadística.

¿De qué sirve que en México se blasone de la equidad de género y una vez al año se haga montaje mediático del Día Internacional de la Mujer, si no se pone freno a su exterminio? Extraña manera de ejercer el poder político y la política de Seguridad Pública.

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

En cuanto al Estado de derecho

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George   Aunque seguimos -desde la convocatoria misma- las vicisitudes del proceso para dar a

Transamos y no avanzamos

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George   Bajo ese rubro, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) identifica y denuncia

Contra la corrupción, no hay borracho que coma lumbre

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George ¿Cuándo se vio que un condenado a la decapitación afilara la guillotina con la

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*