Voces del Periodista Diario
Opinión

Asamblea del PRI: chantaje o ruptura (3)

Enrique Pastor Cruz CarranzaA fuego lento

Por Enrique Pastos Cruz Carranza

Desde el inicio del gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León se mandaron señales claras de ruptura con Salinas de Gortari, “con el error de diciembre”, de aquella economía sostenida con alfileres, donde los mercados internacionales le quitaron el soporte para agudizar la confrontación al grado de establecer un procedimiento contra Raúl Salinas, la huelga de hambre de algunas horas de Carlos Salinas y los patéticos montajes de la PGR con Chapa Bezanilla y el no menos conmovedor procurador Antonio Lozano Gracia, sentando precedentes de la caída libre en materia de justicia y congruencia en México.

Dicen algunos conocedores de la materia política en los sumideros y cloaca nacional, que algunos leales seguidores y aliados del sexenio anterior se prestaron para ahondar los problemas, casi llevados de la mano, para hacer “natural” el rescate financiero, político y estructural por parte del entonces presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, el demócrata Bill Clinton, condicionando privatizaciones de ferrocarriles; desaparición de Isla Bermeja; acuerdos secretos de aguas (lo denuncia el senador PANISTA, José Ángel Conchello, fallecido en accidente de tránsito oportuno), así como también se condiciona toda la política petrolera a los mandatos del Tesoro Norteamericano, poniendo como Cereza del Pastel, la obligada alternancia para terminar con la bochornosa situación geopolítica continental de la existencia de una Dictadura Perfecta del tricolor.

En esta ruta, todos los gobernadores captan la debilidad de un Presidente sin apoyo partidista que , lo mismo se queja de “los malosos” o marca su denominada “Sana Distancia” como mítico Primer Priista.

En busca de mantenerse CON LA BANDA TRICOLOR EN EL PECHO y buscando complementar la obligada gobernabilidad, Zedillo renuncia y entrega en cada Estado, el poder amplísimo a los ejecutivos, quienes aprovechan para crear o reverdecer viejos cacicazgos, pero siempre bajo la consigna de crear pluralidad entre incondicionales para demostrarle al mundo que estábamos avanzando en la teoría, muy lejos a la realidad.

El poder de Hank González ante los intentos de deslinde de Zedillo, queda de manifiesto en la batalla inicial al pretender hacer caer al gobernador de Tabasco, Roberto Madrazo Pintado, acusado de haber rebasado colosalmente gastos de campaña y haber robado a su paisano (ex operador de Enrique González Pedrero), Andrés Manuel López Obrador.

Tan improvisado como su jefe, el Secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma Barragán, filtra las Cajas de Facturas exhibidas ante los medios en pleno Zócalo por López Obrador y en consecuencia, se pide la renuncia a Roberto Madrazo Pintado, quien pide un tiempo para poner las cosas en orden, garlito que se engullen en Bucareli, para darle oportunidad a maniobrar a su favor y dejar en ridículo al Presidente y SEGOB.

Ante la falta de oficio y apoyo de todo el poder de Atlacomulco, Zedillo tiene que defenestrar a su titular de SEGOB y entregar la gobernabilidad al gobernador del Estado de México, Emilio Chuayfett Chemor, siendo relevado por el actual líder de la Cámara de Diputados César Camacho Quiroz.

Zedillo dependía totalmente de Bill Clinton y en el PR,I LOS CONSTANTES CAMBIOS DE LÍDER, ERAN EL EFECTO NORMAL DE FALTA DE LIDERAZGO PRESIDENCIAL.

El tiempo confirma la telenovela de juegos ingenuos de traición y novatez, con la reciente inclusión de Moctezuma Barragán, también ejecutivo de TV AZTECA, a MORENA. 

Después de Ignacio Pichardo Pagaza -totalmente Edo Mex Hank- le siguieron “líderes sin bases” como María de los Ángeles Moreno; Santiago Oñate Laborde; Humberto Roque Villanueva; el gris José Antonio González Fernández y la encargada de los juegos de concertación del 2000, la nativa de Yucatán, Dulce María Sauri Riancho.

CON EL METACONSTITUCIONAL DERECHO DEL DEDAZO AMPUTADO DE FACTO desde Los Pinos, Zedillo recibía los informes desde los dueños de los Estados y algunas cortesías de otros partidos ajenos al PRI, quienes serían los próximos gobernadores y ante la mínima insinuación a favor de algún proyecto propio, recibía profundas andanadas DE DESPERESTIGIO QUE LOS HACIAN DECLINAR POR DEBILIDAD DE SU PRESIDENTE AMIGO.

Pero no todo fue recibir golpeteo político, sino que Zedillo recibe la instrucción de buscar equilibrios de poderes y se alía con los enemigos naturales de Atlacomulco y Carlos Salinas en el exilio.

Un 6 de julio de 1997 en la elección intermedia, los capitalinos están ante el derecho de elegir un Jefe de Gobierno y 40 Asambleístas.

El PRD PRESENTA COMO CANDIDATO a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano contra el priista Alfredo del Mazo y como tercero en la ruta, Carlos Castillo Peraza, en su etapa de ferviente Zedillista.

El IMPACTO TRIANGULADO es demoledor, al perder no solamente el Gobierno de la Capital, sino también 38 de los 40 escaños.

Se iniciaba la batalla por el encuentro en el 2000, con un PRI sin guía, secuestrado en los intereses feudales de cada Entidad y un enemigo surgido de sus filas, despachando en LOS PINOS.

Foto: Memoria Política de México.

Artículos relacionados

Los brasileños ya tienen su Messias

Mouris Salloum George

Huachicol: En busca de chivos expiatorios

El estadista frente a las nuevas generaciones

Mouris Salloum George

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.