Voces del Periodista Diario
Opinión Salvador González Briceño

Reforma eléctrica: Por la soberanía, mejor servicio y precios

Por Salvador González Briceño

*Hoy es bienvenido cualquier paso que se dé, como política de Estado, para rescatar los bienes nacionales de las garras del interés privado, que solo acumula ganancias afectando al interés nacional.

Con todo y la avalancha de reservas de artículos para ser discutidos en lo particular, más de 400 con más de 100 diputados oradores, la Cámara de Diputados aprobó este 23 de febrero el dictamen de iniciativa de reforma eléctrica en lo general.

Con 304 votos a favor de los diputados de Morena, el PT y el PES, en contra se registraron 179 de los partidos PRI, PAN, PRD y MC y solo cuatro abstenciones.

El fin: rescatar a la empresa eléctrica nacional, de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), al otorgarle la prioridad sobre los generadores particulares o privados para la “alimentación” del sistema eléctrico nacional. Un sentido inverso al que tenía a la fecha la CFE con la reforma de Enrique Peña Nieto.

En otras palabras: el rescate implica fortalecer a la CFE en materia de producción de energía por encima de la iniciativa privada, que desde la reforma última tenía primacía, pero nunca garantizó resultados, ni en materia de inversión “privada”, como tampoco en generación, fines esperados con dicha reforma.

¿Por qué la alta dependencia de Texas en gas y por qué los apagones? Porque todo estaba patas arriba en materia de soberanía y seguridad nacional. Por ello es que ahora, la reforma se propone garantizar el no aumento de precios de la energía, y que se terminen los millonarios subsidios y tratos “preferenciales” —a los amigotes— a las empresas privadas que solo se llevan los recursos a las arcas de sus cuentas privadas.

De entrada, con la actual reforma se privilegia un “nuevo orden” en “prelación”, para las centrales eléctricas, la producción de las plantas hidroeléctricas de la empresa energética nacional. Luego, en segundo término, por orden de aportaciones a la producción por energía nuclear y las centrales geotérmicas de ciclo combinado, así como las termoeléctricas de la CFE.

En seguida las eólicas y las solares de particulares, así como las plantas eléctricas de ciclo combinado de la IP quedarán al final. De igual manera, la reforma obliga a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), a revisar y en su caso “invalidar” los permisos de autoabastecimiento de energía que pudieran ser obtenidos mediante “actos constitutivos de fraude a la ley”.

Se prevé también que los llamados “Contratos de Compromiso de Capacidad de Generación de Energía Eléctrica y Compraventa de Energía Eléctrica”, suscritos con “productores independientes”, deberán ser revisados “a fin de garantizar su legalidad y el cumplimiento del requisito de rentabilidad para el gobierno federal”.

Los contratos de “letra chiquita” o cínicamente favorables y contrarios al interés general. Por ello los diputados de Morena apoyaron la iniciativa en sus términos para “corregir las dificultades” que tiene la CFE En tanto la oposición alega que no garantiza la “libre comercialización” a que tienen derecho “habitantes” e “inversionistas”.

Argumentos sin fundamento

De la Cámara de Diputados la iniciativa pasará, luego de ser discutida y aprobada al Senado de la República para en su caso de ser avalada convertirse en Ley al publicarse en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Entretanto, algunos de los argumentos de la oposición pasan por afirmar que la reforma no permite la “libre comercialización”, impide la “libre competencia”; alude que “subirán los precios” y que se lastima el “medio ambiente”; que además, provocará “demandas internacionales” y consideran que es anticonstitucional. ¿La derecha ya tiene lista la demanda en contra del gobernador de Texas, Greg Abbott, por cerrar la llave del gas?

De igual manera, hay gobernadores que aluden que avanzar hacia la “sustentabilidad” es generar energías “limpias y renovables”, aludiendo a su vez que la reforma desalienta inversiones extranjeras, el camino hacia donde “transitan las naciones”.

¿Pero cuáles naciones si en el mundo las privatizaciones precisamente avanzan en sentido contrario por no dar frutos más que para los particulares en perjuicio de los ciudadanos en general, e inclusive de las pequeñas empresas que son motor de dichas economías?

Pasa por alto, la derecha, que a la fecha desde la reforma energética que implicó a la CFE, la empresa ha retrocedido tanto en generación como en precios de energía.

Sin olvidar el proceso de usurpación que mediante el uso de la fuerza pública se violentó a los trabajadores de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro por Felipe Calderón, lo que derivó en pésimo servicio en el Valle de México, así como en alza de tarifas para los usuarios.

¡Y con la automatización ahora nadie atiende quejas! O sea, que el servicio sufrió un franco y claro deterioro en atención a la población.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador resalta los fines de la iniciativa, al convocar a los legisladores en aprobarla “pensando en el pueblo no en las empresas”, y para garantizar que no haya apagones, crisis de energía y tampoco “alza en las tarifas de luz”.

Eso no se propuso la reforma de Peña Nieto, como tampoco se vio en la práctica mientras duró vigente dicha reforma retrógrada. Los resultados estarán pronto a la vista. ¡Al tiempo!

23 de febrero de 2021.

VP/OPINIÓN/sgb.

Artículos relacionados

Poderes fácticos

Redacción Voces del Periodista

La mortaja de sangre sigue privando en México

Redacción Voces del Periodista

?¿Quién incendia petroleros en el ?Golfo de Omán??

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.