Voces del Periodista Diario

El miedo de América al Apocalipsis

Matteo Castagna

Por Matteo Castagna

George Friedman escribió un artículo muy interesante en la revista Futuros Geopolíticos, que fue traducido al italiano por Federico Petroli para la revista Limes de noviembre de 2022.

Muy a menudo se cree que una cosmovisión apocalíptica es típica de los pueblos europeos, pero esto es mínimamente cierto. Ciertamente hay personas clarividentes y, sobre todo, de gran fe católica que observan los signos y los interpretan a la luz del texto más enigmático y fascinante de San Juan, el amado apóstol de Jesús. requiere mirar la historia desde un punto de vista providencial. Dios está entre nosotros. Dios siempre ha estado entre nosotros. Es omnipotente y omnisciente. Su voluntad de Creador condiciona la vida de la creación, aunque el hombre, con demasiada frecuencia y groseramente, trate de hacerlo él mismo, creyéndose como Dios.

El miedo innato al apocalipsis es únicamente estadounidense. Dios amenazó a Noé con un apocalipsis que destruiría a toda la humanidad. También lo prometió a Sodoma y Gomorra, incluso al Faraón que perseguía a los israelitas. Dios puede ser misterioso, pero, sin embargo, da a conocer lo que quiere. Sodoma y Gomorra fueron destruidas, el ejército egipcio fue sumergido en el Mar Rojo. Hubo una transacción y hubo una elección. No había misterio. La humanidad atea o alejada del cristianismo tiene una sola conciencia -que hemos visto muy claramente manifestada en los años del Covid- que es la que considera la muerte una catástrofe personal que la proyecta hacia lo desconocido. El cristiano, en cambio, espera la muerte con el espíritu de quien, siendo pecador, ha vivido según el mérito de haber obedecido, aunque con dificultad, las leyes de Dios.

La historia de América es la historia de la inmigración, desde el Mayflower hasta nuestros días. suele ser una historia de consuelo y triunfo. El consuelo llega cuando un extraño en una tierra extraña se encuentra en casa. El triunfo se transmite de generación en generación, y el hijo del inmigrante se convierte en quien aspiraba a ser. Completamente desconocida, sin embargo, es la historia del   inmigrante que llega al desastre y el precio que paga por el fracaso de sus hijos, lamentando la decisión de haber dejado atrás todo lo que le es familiar, obligado, día a día, a escalar su propio Calvario.

En América, el calvario personal es el trabajo. La medida del éxito es el dinero. En USA lo que haces define quien eres. Estados Unidos es despiadado con los pobres y los arruinados, aún más con los débiles. parece permitir todo, luego presenta la factura. Para los estadounidenses, el pánico y el terror de un apocalipsis se ha materializado al menos dos veces en el último siglo. En Pearl Harbor, porque el ejército japonés los tomó por sorpresa. Reaccionaron con la rabia aterrorizada que vimos, impunes por el mundo, en Hiroshima y Nagasaki. La segunda vez fue el 11 de septiembre. Murieron 3.000 personas y, como en 1941, el pueblo estadounidense quedó desconcertado y aterrorizado por lo que podría suceder a continuación.

El sentido del apocalipsis todavía resiste hoy. Ahora la catástrofe acecha en el corazón de nuestra civilización. Las temperaturas suben por nuestros pecados y Dios castigará por ello. la tradición apocalíptica en América se divide entre su violencia contra ellos y su violencia contra la naturaleza. El miedo de Estados Unidos al apocalipsis también es doble. Uno acusa a los jefes de Estado de no haber estado a la altura de la amenaza, el otro argumenta que América ha generado la catástrofe con sus pecados desmedidos, derivados del orgullo y la sensualidad.

 Los europeos hemos pasado paulatinamente por la segunda teoría desde la llamada Liberación de 1945. Hoy, ya no nos sostiene la fuerza de nuestra historia, de nuestra cultura, de nuestra identidad, de nuestra tradición clásico-cristiana que forjó las ciudades, todo crecido alrededor de una iglesia y un campanario. El cáncer liberal nos lo ha quitado todo, nos ha hecho olvidar el apocalipsis, pero nos ha llenado las cuentas corrientes. Y nos sentamos.

La pandemia primero, y la guerra después, nos están aligerando mucho la cartera. Pero estamos aniquilados, ablandados e inmóviles, porque la americanización nos ha quitado incluso la conciencia de la comunidad de destino; ha impuesto el nihilismo por un lado y el subjetivismo por otro, construyendo más de 120 bases militares en nuestro territorio, dejándonos en un sistema economicista, que nos hace a todos deudores de la Reserva Federal o de sus tentáculos, incluso antes de nacer. Nos quitaron la soberanía a cambio de películas de Hollywood y McDonald’s. Nos quitaron la religión a cambio de la “sociedad abierta” donde el deber desaparece y todo es monstruosamente fluido.

Incluso logran convencer a mucha gente de que enviar armas a otro Estado es un acto obediente de paz y que Rusia es el “boogie”, porque es la única gran Federación, verdaderamente independiente de los EE. UU. y, por lo tanto, capaz de decidir con quién aliarse y perseguir sus propios intereses políticos y económicos, militares y religiosos, sociales y consuetudinarios.

Nosotros, en cambio, estamos aquí, viendo un estreno de traje verde que acapara las noticias y participa en los programas de variedades.

Informazionecattolica.it

Articulos relacionados

“Maldigo al Estado austriaco”: Erdogan condena a Viena por haber izado la bandera de Israel en el techo de la Cancillería Federal

Redacción Voces del Periodista

Michelle Bachelet advierte que el trato de los talibanes a las mujeres será “una línea roja fundamental”

Redacción Voces del Periodista

Rusia y Siria confirman bombardeo de F-16 belgas cerca de Alepo

Redacción Voces del Periodista