Voces del Periodista Diario

“¡HABLANDO DE MUJERES EMPRESARIAS!”

RAZÓN, TESÓN Y CORAZÓN
Por Alejandro Ruiz Robles

 

ruiMOMENTOS MÁGICOS.

A raíz del Día Internacional de la Mujer, he tenido la oportunidad de asistir a diversos foros en los cuales no sólo se hablaba del contexto histórico que dio origen a esta conmemoración; si no también, a diversas charlas de éxito de empresarias, profesionales, amas de casa, sindicalistas, líderes de opinión y políticas.

Salvo algunos casos de excepción, realmente me sorprende la cantidad de situaciones a las que ellas tuvieron que sobreponerse para alcanzar la gloria en sus diversas trayectorias; de hecho, por más que lo analizo, en términos generales, no creo que muchos de nosotros, como hombres, hayamos pasado pesares similares.

Desde luego, no se trata ni es la pretensión, hacer comparaciones caprichosas o concluir que un género es más sufrido que el otro, simplemente se trata de valorar su esfuerzo a plenitud.

Ya fuera de mujeres con una educación mínima que llegaron a crear un colectivo, sindicato o empresa, aquellas que lograron sacar a sus hijos como personas de bien a pesar del olvido de su padre o bien, a las que superaron las barreras del machismo para alcanzar el nivel que anhelaban; todas ellas son sin duda alguna, ejemplos de vida que merecen todo nuestro reconocimiento. Ni que decir de los casos en que se conjuntaban todas estas situaciones; realmente no tendría palabras para honrar su logro.

Es claro que por la sociedad en que hemos crecido, con sus vicios y deformaciones, no hemos generado las condiciones equitativas de participación entre mujeres y hombres; sin embargo, estamos en tiempo para que todos participemos de ese sueño de igualdad del que tanto se habla y que, por los hechos, pareciera que seguimos muy distantes de alcanzar.

¿Alguna vez te has puesto a pensar si nuestros ojos verán el mundo en que no haya distinción de género y se reconozca a las personas por su capacidad?

AMAZONAS.

Si algo nos ha fascinado de la mitología griega, eran aquellos seres extraordinarios, muchos de ellos deidades, superiores a la raza humana.

En ese contexto, había una ciudad de Temiscira, en los límites exteriores del mundo conocido, cuyo pueblo estaba integrado y gobernado por mujeres guerreras, que eran fuertes, intrépidas, hábiles para cabalgar, manejar la espada y el arco, en fin, grandes combatientes.

Las amazonas eran hijas de Ares y Armonía, quizás de ahí su carácter, orgullo y coraje y antagonistas de los griegos; Heracles, Belerofonte y Aquiles las enfrentaron y vencieron. De hecho, por encargo de Euristeo, es Heracles quien despoja a la reina Hipólita de su cinturón.

Señalo este antecedente porque la mayoría de las mujeres que nos compartieron sus historias de vida, sus retos y experiencias, tenían más de una característica de esas guerreras, sin necesidad de ser místicas, aunque por sus acciones parecieran mágicas.

Tan sólo de pensar en el carácter mostrado para superar todos y cada uno de los retos o escollos que se les presentaron, quedábamos impresionados de su fuerza de voluntad.

Cualquiera que pretendiera considerarlas como el “sexo débil”, se daría cuenta de lo errado que era ese señalamiento.

De escuchar del coraje de cualquier mujer madre para alimentar a sus hijos, darles una educación y procurarles una vida de bien; era cada vez más el asombro de los presentes.

En mi pensamiento surgían frases de elogio a tan descomunal esfuerzo y también, porque no decirlo, de serio cuestionamiento a los hombres que renunciaron a su protagonismo sólo para convertirse en figuras ornamentales, en el mejor de los casos.

Y en ese sentido resulta válida la pregunta … si bien es cierto que es malo generalizar … ¿realmente existe el sexo débil?

TAN FUERTES Y DÉBILES A LA VEZ.

A manera de retroalimentación durante los eventos, varios de los asistentes platicamos sobre las historias que nos compartieron las mujeres y nos dimos cuenta realmente de lo afortunados que somos al no pasar por tantas vicisitudes como lo hicieron ellas.

De hecho, la mayoría coincidíamos que de niños en muchas ocasiones nos sentíamos favorecidos con el trato que nos dispensaban nuestros padres en perjuicio de nuestras hermanas y no hacíamos nada por cambiarlo.

“Lava los trastes”, “plancha la ropa”, “arregla esto o aquello”, “prepara la comida” eran frases encaminadas a las mujeres de la casa y coincidentemente, era la mayor de las veces, una mujer quien las decía; en cambio, a nosotros era “ve por el mandado” o “cambia el foco”. Así de sencillas como inequitativas eran las órdenes.

Si bien es cierto que, en términos generales, los hombres somos más fuertes físicamente que las mujeres; realmente, no hay razón de ser para generar estas distinciones.

Ni hablar cuando se trataba de entretenimiento, los horarios eran tan disparatados que parecía que las reglas eran sólo para ellas. “Por mis hijas me preocupo y por mis hijos que se preocupen los padres de ellas” era una expresión común.

En la calle era más fácil encontrar jugando o vagando a un niño que a una niña, siendo que el peligro era similar.

La constante en nuestras casas comparada con la visión actual sería de una fuerte discriminación entre géneros; sin embargo, lejos de ajustar roles conforme crecemos, en su mayoría se mantienen y de ahí que el cuestionamiento sea: Si buscamos igualdad … ¿cuál es la razón para formar carácteres en la diferencia?

EL CAMBIO.

Con el pasar de los días realmente me convenzo más que para lograr la igualdad anhelada es necesario empezar en casa con el trato equitativo para todos los integrantes; las distinciones por género no se justifican salvo para cuestiones propias de la naturaleza, pero respetemos que ésta es sabia y pongámonos a trabajar en lo que nos corresponde como personas, familia y sociedad.

Desde luego, muchos dirán que deben cambiar las leyes, sólo que recordemos que éstas son consecuencia de los hechos. Si no hay condiciones en casa que vean por condiciones equitativas, estará de más que unos cuantos legisladores nos traten de educar y pasemos a la ficción de un estado de derecho.

Si estamos convencidos que la célula de la sociedad es la familia, entonces quizás sea tiempo de volver a lo básico como sociedad y de forma contundente brindemos la formación que tanto se requiere y con ello, desarrollemos a los niños y a las niñas que en el futuro se darán el trato recíproco del que tanto se manifiesta en las calles cada 8 de marzo.

No se trata de ser machos ni mucho menos, ser muchos aplicando ideas obsoletas que en nada benefician el sano desarrollo social; por el contrario, es tiempo de entender que unidos en igualdad, los hombres y las mujeres podremos disfrutar la armonía que da el trato justo de acuerdo con nuestras capacidades.

Es común que ahora en la política se hable de una cuota de género y con ello crean que se logra el equilibrio social perfecto; sin embargo, es por demás lamentable que se simule una situación de justicia en aras de mantener un falso equilibrio. En ese sentido, ejemplos de mujeres que llegan a primeros lugares sólo para cumplir un requisito o bien, para ser manipuladas por hombres que están detrás de ellas, es por demás ofensivo.

Hoy puedo soñar y realmente me gustaría visualizar una sociedad en la cual el más capacitado fuera el que ocupara el sitio requerido; sin que para ello influyeran criterios mezquinos, compadrazgos o cuotas de género.

No atender las órdenes de trabajo de una persona sólo por su género, preferencia, color, origen o cualquier o característica de distinción, no califica a esa persona de jerarquía, por el contrario, sólo muestra las limitaciones del subordinado.

Basta ya de excusas o falsas ideas, es tiempo de que todos nos eduquemos en el respeto y nos demos la oportunidad de atender a criterios de igualdad y justicia; sólo así estaremos en posibilidad de alcanzar la sociedad por la que tantos han invertido sus esfuerzos y hasta han sacrificados sus vidas.

Es tiempo de volver a lo básico y reeducarnos para la familia y por las nuevas generaciones … ¿NO CREES QUE ES TIEMPO DE OLVIDARNOS DEL MACHISMO Y DE CUALQUIER OTRA FORMA DE DISCRIMACIÓN ENTRE PERSONAS?

Facebook: @RuizRoblesCP22
Twitter: @22Publica
Linkedin: Correduría Pública 22

Posdata:      Agradezco la invitación a la Cámara de Comercio Mexicana Peruana para conducir su evento “Retos y Oportunidades en el Comercio Bilateral México – Perú”.

Importante:          Síguenos “EN TUS PROPIAS PALABRAS” todos los miércoles de 16 a 18 horas a través de www.wowmx.tv o www.astl.tv … ¡Te esperamos!

Articulos relacionados

¡A robar a otra parte!      

Voces Diario

Reforma fiscal, golpe de muerte a la economía

Editor Web

Terremotos: Que no nos den más de lo mismo

Redacción Voces del Periodista