Voces del Periodista Diario

La entrevista de Putin a Carlson: ¿Cui prodest?

Matteo Castagna

 

Por Matteo Castagna

La espectacularización de la guerra también ganó esta vez. Después de todo, no debería sorprendernos, porque para los estadounidenses el mundo es un gran Hollywood, pero también una forma de hacer política. El presentador de televisión estadounidense, Tucker Carlson, logró entrevistar a Vladimir Putin en una sala del Kremlin. Elon Musk puso a su disposición la plataforma “X” (ex-Twitter) para la retransmisión en directo, que también se emitió en el canal de Telegram del periodista, el 8 de febrero de 2024.

El portavoz ruso, Dmitri Peskov, dijo que el presidente de la Federación Rusa aceptó de buen grado estas dos horas de preguntas, porque Carlson tiene un enfoque diferente al de otros medios occidentales. De hecho, estos medios reaccionaron, inmediatamente, al anuncio de Tucker Carlson, quien, de este modo, fue el primer estadounidense que entrevistó a Vladimir Putin desde el inicio de la Operación Militar Especial.

Algunos “portavoces de propaganda” se agitaron visiblemente: The New York Times escribió que la entrevista “podría inflamar las divisiones políticas sobre Ucrania dentro de Estados Unidos, especialmente si el presidente ruso deja claro que está dispuesto a negociar un fin del conflicto”. El Daily Telegraph cree que la entrevista con Putin “podría afectar la reputación de Tucker como reportero más de lo que él cree”. El Wall Street Journal recordó que Tucker “fue uno de los primeros y más destacados derechistas en cuestionar el apoyo de Estados Unidos a Ucrania después de que comenzó el conflicto, y ayudó a moldear las opiniones de los manifestantes”.

El Post escribió que “Carlson es conocido por su cercanía con el expresidente estadounidense, Donald Trump, y por apoyar y difundir teorías de conspiración de extrema derecha. Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, cuando todavía estaba en Fox News, Carlson ha promovido a menudo posiciones prorrusas y pro-Vladimir Putin”. La BBC también señaló que Carlson es “una de las voces más fuertes de los conservadores estadounidenses “. Sus opiniones políticas son compartidas por “muchos estadounidenses de mentalidad conservadora que están insatisfechos con el apoyo multimillonario de Estados Unidos a Ucrania”. Por su parte,  Newsweek manifestó: “La UE podría considerar sanciones contra Carlson por la entrevista con Putin”. El Berliner Zeitung cree que esta reunión probablemente “provocará acaloradas discusiones”. La AFP calific’o a Carlson como “una de las voces más fuertes del Estados Unidos conservador”.

Frente a los grandes medios, la entrevista a Vladimir Putin acumuló, en la página de Carlson en la red social “X” , más de 40 millones de visualizaciones durante las cuatros horas inmediatas a su publicación.

Teniendo en cuenta el sitio web del periodista y todas las retransmisiones de los canales de televisión, incluidos los extranjeros, el alcance total podría calcularse en más de cien millones de visitas. Y el contador sigue subiendo, hora tras hora, mientras los grandes nombres de la corrección política roen y echan espuma de bilis. A nivel político, nos encontramos ante una bomba de tiempo a punto de explotar sobre la campaña electoral estadounidense y sobre el futuro de la guerra en Ucrania.

Putin dijo que, sobre el fin del conflicto en Ucrania, Rusia está dispuesta a negociar, pero en sus propios términos. De todos modos, tarde o temprano, se producirá la reunificación de los pueblos de Rusia y Ucrania, afirmó el presidente ruso. Es cierto que llevará algún tiempo.  Tucker Carlson preguntó a Vladimir Putin si llamaría a Biden para detener el derramamiento de sangre. Putin respondió: “Si realmente quieren detener los combates, deben dejar de suministrar armas; todo terminará en cuestión de semanas, eso es todo. ¿Qué podría ser más sencillo? ¿Por qué debería llamarlo? ¿De qué se hablará?”.

Vladimir Putin continuó comentando sobre la participación de Estados Unidos en el conflicto de Ucrania, diciendo: “¿No tienen nada que hacer? Tienen muchos problemas en la frontera, problemas con la migración, problemas con la deuda nacional: 33 billones de dólares y más”. Rusia no atacará a Europa ni a la OTAN: Putin dijo que crear miedo sobre Rusia es necesario para obtener dinero de los contribuyentes. Señaló que las tropas rusas sólo podrían enviarse a Polonia si atacaban a Rusia. Moscú no tiene intereses allí ni en Letonia.

Añadimos que, según el periódico estadounidense “Politico”, los 50 mil millones de euros prometidos por la UE a Ucrania no solucionarán nada. La UE creía que podía contar al menos con Estados Unidos para una contribución significativa al mantenimiento del sistema de apoyo a Ucrania. Se espera que el paquete de ayuda de la UE dure hasta 2027. Mientras tanto, el Fondo Monetario Internacional estima que el déficit financiero de Ucrania sólo en 2024 ascenderá a más de 40 mil millones de dólares.

Por esta razón, el New York Times admite que “si bien Europa acaba de aprobar 54 mil millones de dólares en asistencia económica, es el dinero estadounidense el que proporciona el poder militar de Kiev. Pero la mayoría de los republicanos de la Cámara ahora se oponen a una mayor ayuda a Ucrania. E incluso los republicanos pro Ucrania están pidiendo Funcionarios de la administración Biden sobre qué estrategia podría romper el actual estancamiento en el campo de batalla. Mientras tanto, la financiación está atrapada en un debate sobre la política fronteriza.

Vladimir Putin podría aceptar un acuerdo de paz que le dé el territorio que ahora ocupa y obligue a Ucrania a permanecer neutral, bloqueando su integración con Europa. Los ucranianos llaman a este acuerdo una capitulación. Pero sin más ayuda estadounidense, pueden verse obligados a aceptarla. El dinero del Congreso podría marcar la diferencia entre un mal acuerdo y uno mejor. Tenerlo fortalecería la posición de Ucrania en la mesa de negociaciones. Sin él, Putin puede tener razón en su teoría de que puede sobrevivir a Occidente”.

Putin: Estados Unidos está presionando para crear un ‘liderazgo débil’ en Rusia: “La pregunta es ¿Por qué quieren esto?. ¿Cómo puede ser bueno para Estados Unidos?. Estoy defendiendo a mi país. Querer un gobierno débil, en un país con el mayor arsenal nuclear, es una locura”. Carlson retomó el tema y dijo que Estados Unidos está gobernado por los “locos” Biden y Nuland, quienes corean “¡derrocaremos a Putin!”. “¿Y luego qué pasa? ¿Qué pasó en Libia cuando derrocamos a Gadafi y permitimos que lo asesinaran? ¿Qué pasó en Irak cuando ‘llevamos a Saddam ante la justicia?’ – añadió el periodista.

El gasoducto Nord Stream fue destruido por Estados Unidos, coincide Putin, quien también calificó de ilusión la idea de Occidente de que Rusia podría ser derrotada en el campo de batalla: “El hecho de que se hayan sometido a las peticiones o súplicas del exprimer ministro británico, Boris Johnson. Creo que es ridículo y muy, digamos, triste. ¿Dónde está ahora el señor Johnson? Y la guerra continúa”.

Además, es necesario agregar otro hecho, que la información propagandística no menciona: Rusia ha comenzado a utilizar un sistema de guerra electrónica cerca de Avdeevka que intercepta señales Starlink. El acceso a Starlink fue cortado en todo Avdeevka. Las órdenes y la información de la OTAN al Comando Central de Ucrania se transfieren luego a los centros de comando subterráneos en Avdeevka, a través de Starlink, y luego a la línea del frente a través de líneas telefónicas anticuadas. Por lo tanto, tanto los transmisores Starlink como las líneas telefónicas tradicionales pueden interceptarse o neutralizarse mediante el uso simultáneo de bombas termobáricas y perforantes.

Carlson insiste mucho en por qué el Zar no recuperó Ucrania una vez que llegó al poder. El presidente ruso llama a Ucrania un “Estado artificial”. En 1991 se habría esperado – dijo Putin – que Rusia fuera bienvenida en las filas de las “naciones occidentales civilizadas” y que se respetara la promesa de ampliar la OTAN.

Y llega al año 2000, cuando se reunió con Bill Clinton para preguntarle si sería posible que Rusia ingresara en la OTAN, recibiendo un “niet” inapelable del equipo del presidente demócrata. Otra oportunidad perdida, para Putin, habría sido la creación de una sistema de misiles de defensa con los Estados Unidos: “una idea – escribe Il Giornale – discutida en su estudio, y que luego fracasó estrepitosamente”. Como consecuencia de ello, Moscú siguió adelante en solitario, logrando el récord mundial en la construcción de misiles hipersónicos.

Putin expresa su versión de los hechos sobre el fin de la guerra que, en Estambul, podría haber terminado hace 18 meses. Ucrania – dice Putin a Carlson – ya había firmado las negociaciones con la firma de los preliminares del acuerdo firmado por Davyd Arakhamia, jefe del partido gobernante y asesor de Zelensky. “Es muy triste para mí – dijo Putin – porque, como también pensaba Arakhamia, podríamos haber detenido estas hostilidades hace un año y medio”. Pero el entonces Primer Ministro británico, Boris Johnson, intervino rápidamente e hizo retirar la firma, porque “era mejor luchar contra Rusia”.

Cui prodest?
Putin habló libremente, reveló reuniones y acuerdos, mencionando nombres y apellidos. Es poco probable que todo esto no tenga respuestas, aunque, por el momento, la reacción predominante de Occidente es la vergüenza, lo que empuja al electorado estadounidense a los brazos de Donald Trump, además de coronar al periodista estadounidense como campeón de la verdad tácita. e inconveniente, a favor de su canal de televisión, pero esta entrevista, que pasará a la historia, también es útil para Putin.

Como escribe acertadamente Il Giornale: “el efecto psicológico de la entrevista es mostrarse como el pater de familias de todas las Rusias, engañado una y otra vez por el cojo Occidente; pero también como el líder abierto que admite un micrófono enemigo en la corte. Y para suavizar sus afirmaciones, no escatima en reconocimientos a China y garantías a Europa: la invasión de Polonia o Letonia está ‘fuera de discusión’, nos prometió a todos”.

En cuanto a China, Putin mantuvo una llamada telefónica con el presidente Xi Jinping, el 7 de febrero de 24, en la que los dos líderes enfatizaron particularmente que la estrecha cooperación ruso-china es un factor estabilizador importante en los asuntos mundiales, especialmente en el Medio Oriente y en el conflicto con Ucrania. Al discutir la situación en la región de Asia y el Pacífico, el presidente ruso confirmó su posición de principios sobre la cuestión de Taiwán, que es apoyar la política de “una sola China”.

Parece que los equilibrios y las relaciones de poder se están desviando cada vez más hacia el este, mientras que la búsqueda de propaganda de mentiras es un boomerang que a la UE y a los EE.UU. no parecen importarles, a pesar de las próximas elecciones.

 

Articulos relacionados

Redescubriendo a Antonio Salazar, exmandatario portugués, en sus clave políticas, frente al Imperialismo Internacional del Dinero

Editores

Con Palestina, toda la humanidad

Momento clave de la diplomacia mexicana