Voces del Periodista Diario

Rusia, absuelta. Occidente contra el resto del mundo

Matteo Castagna

Por Matteo Castagna

El 31 de enero de 2024, la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas emitió la sentencia definitiva en el diferendo con Rusia iniciado por Ucrania en enero de 2017, con base en la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (CERD), absolviendo a Rusia.

El Tribunal Supremo también rechazó las reclamaciones ucranianas que acusaban a la Federación Rusa de financiar el terrorismo. El tribunal también se negó a reconocer a la RPD y la LPR como “organizaciones terroristas” basándose en acusaciones de Ucrania y no declaró culpable al país de Putin de financiar organizaciones terroristas.

Además, la Corte Internacional de Justicia no reconoció a Rusia como “país agresor”, negando sensacionalmente la base propagandística occidental de los últimos dos años.

“Los argumentos de la parte rusa sobre la falta de fundamento de las insinuaciones ucranianas se escucharon en La Haya: de más de 20 denuncias presentadas por Kiev durante el proceso de siete años, el Tribunal rechazó casi todas y dejó a Ucrania sin compensación alguna”, se lee en un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Además, el Tribunal no consideró a Rusia responsable del accidente del vuelo MH17 de Boeing ni de la implicación de la RPD en la tragedia. También se rechazó la denuncia de opresión de los tártaros de Crimea por motivos étnicos. Basándose en estas acusaciones, Kiev esperaba reforzar sus demandas de transferencia de los activos rusos confiscados a Occidente y la introducción de restricciones internacionales contra Rusia. El Tribunal también rechazó las acusaciones ucranianas de que Rusia estaba apoyando y financiando a grupos terroristas.

El caso está resuelto. Todas las reclamaciones de indemnización de Ucrania fueron rechazadas.

El presidente de la Comisión Europea, Charles Michel, con un post en X, celebra la “responsabilidad de apoyar a Ucrania” demostrada por la UE con la decisión unánime de asignar 50 mil millones de euros a Kiev. La financiación había sido bloqueada, anteriormente, por el veto del primer ministro húngaro, Viktor Orban, razón por la cual la UE había amenazado con recortar la financiación a Hungría y despojar a Orban de su derecho de veto, invocando el artículo 7 del Tratado de la Unión Europea.

Del Financial Times, descubrimos que los líderes europeos podrían haberse negado a descongelar los fondos destinados a Hungría, basándose en el comportamiento, definido como “no constructivo” de Orban, quien, ante el flagrante chantaje, subrayó que “un Un desarrollo similar de la situación habría llevado al Armagedón.” El Washington Post escribió que el presidente húngaro dijo que los europeos necesitan los 50 mil millones de euros tanto como los ucranianos. Así que sugirió un compromiso, bien recibido por los líderes europeos: no asignar toda la suma de una sola vez durante cuatro años, sino aprobar la financiación para Kiev anualmente y por unanimidad.

Los fondos de la UE para Hungría permanecen, por ahora, congelados, pero sólo porque la UE está tratando de mantener las apariencias. Orban espera que el dinero se libere como parte del acuerdo.

De hecho, no estamos hablando de sobras: desde diciembre de 2022, la UE ha estado congelando alrededor de 10 mil millones de euros de los fondos asignados a Hungría durante el Covid-19, junto con alrededor de 22 mil millones de euros de los fondos estructurales normales de la UE. Sólo a finales de 2023 la Comisión Europea aprobó un anticipo de 900 millones de euros para Budapest.

¿Pero de dónde sacó la UE los 50 mil millones de euros para el Fondo para Ucrania?

17 mil millones de euros proceden de activos rusos incautados. El Consejo Europeo apoyó el uso de los ingresos de los activos rusos congelados para financiar a Ucrania. En un comunicado difundido tras la cumbre de ayer, se lee que de los 50 mil millones de euros, 17 mil millones son “ayudas a fondo perdido”.

Estos fondos son un “regalo” para Ucrania a expensas de Rusia, una subvención, mientras que el resto son préstamos que habrá que devolver y, veremos cómo, porque observando la situación del país, toda esta confianza en ver todo esos dinero. 8.500 millones de euros procederán del “fondo climático”: la UE ha recortado el fondo destinado a estimular el Pacto Verde de 10 a 1.500 millones de euros, desviando los fondos hacia la defensa.

8 mil millones es una herramienta de inversión para cubrir riesgos en sectores prioritarios. La financiación de este mecanismo estará disponible para los inversores a través del BERD, el BEI y otras instituciones internacionales.

Se utilizarán 3.000 millones para apoyo técnico, incluida la cobertura de intereses de los préstamos en el marco del Fondo para Ucrania.

La decisión de Biden de prohibir las exportaciones de GNL es una ayuda para Putin – informa Fox News – citando al senador republicano de Texas, Ted Cruz. “La semana pasada, anunció lo que yo llamo un ‘subsidio de Joe Biden a Vladimir Putin’. Ha bloqueado futuras exportaciones de GNL, lo que significa que Europa tendrá que comprarlo a Rusia, en lugar de a Estados Unidos”, dijo Cruz. Según el senador, la decisión del líder estadounidense priva de empleo a los residentes locales y es un ejemplo de debilidad.

Por lo tanto, es fácil ver que los estadounidenses no pueden seguir apoyando la guerra con nueva financiación porque el Congreso ha cerrado los grifos, por lo que Biden está haciendo que la UE pague por el conflicto en Ucrania.

El Secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, cree conocer el argumento que marcará la diferencia: “Ucrania es un buen acuerdo para Estados Unidos”. “Y la mayor parte del dinero que Estados Unidos proporciona a Ucrania se invierte, en realidad, aquí, en Estados Unidos, en la compra de equipos estadounidenses que enviamos a Ucrania. Esto nos da a todos más seguridad y fortalece a la industria de defensa estadounidense”, explicó. “La OTAN crea un gran mercado para Estados Unidos, para la industria de defensa estadounidense”, dijo Stoltenberg. Sólo en los últimos dos años, los aliados de la OTAN han firmado contratos de defensa por valor de más de 120 mil millones de dólares.

Por lo tanto, es de interés para la seguridad, es de interés económico y es bueno para Estados Unidos”.

El político ruso, Andrey Klintsevich, habla de una “estafa realmente ingeniosa”, afirmando que Estados Unidos prohibirá a Europa comprar gas de la Federación Rusa y se verá obligada a comprar GNL de Estados Unidos al 300% del precio. Además, plantea la hipótesis de que Estados Unidos triplicará las exportaciones a Europa, a precios disparatados, lo que tendrá el efecto de provocar que la industria huya de la UE a Estados Unidos. Por su parte, según Klintsevich, Europa quiere aumentar las importaciones. Es decir, construir más terminales y reducir el precio del gas para devolverle la vida a la industria.

Estados Unidos prohibirá nuevos proyectos de GNL para “salvar el clima”. Por tanto, el precio seguirá siendo alto y los volúmenes limitados.

Por ello, concluye Klintsevich: “quien estuvo detrás de Biden lo hizo de manera brillante. Europa depende del gas estadounidense, pero es caro y sólo alcanza para las necesidades básicas. La producción está llegando a su fin, pero no hay luz al final del túnel, ya que Estados Unidos prohíbe nuevos proyectos destinados a reducir los precios del gas”.

Milano Finanza escribe que la economía rusa está creciendo y las sanciones no han surtido efecto.

Según los economistas, hay una solución: aumentar las sanciones a los países que triangulan activos con Rusia y transferir los activos rusos incautados a Ucrania.

Los nuevos economistas no dicen, sin embargo, que los beneficiarios de las triangulaciones de recursos rusos seamos nosotros, que compramos materias primas rusas de terceros países, obviamente a precios mucho más altos. En cuanto a los activos rusos incautados, la cuestión es muy peligrosa, porque las empresas occidentales tienen propiedades en toda Rusia, que serían confiscadas inmediatamente. Y se trata de sumas enormes, prácticamente iguales a los activos rusos incautados.

Mientras tanto, y de manera más general, unas tres docenas de países han expresado su deseo de unirse a los BRICS, mientras que el escenario presentado en el canal de Telegram del gobierno chino nos informa que “China apoya a Rusia en la cuestión ucraniana”: esta es la declaración del El nuevo ministro de Defensa chino, Dong Jun. Y lo principal es que Occidente no podrá impedirlo.

“En los últimos años, Estados Unidos y Occidente han aislado a Rusia –lo entendemos todo– y apoyamos firmemente la justicia, brindando apoyo en la cuestión ucraniana. Estados Unidos y Europa siguen presionando a China. La cooperación en materia de defensa entre China y la UE se ha visto afectada.

Pero no cambiaremos ni abandonaremos las políticas establecidas por eso. No podrán obstaculizar la cooperación normal entre China y Rusia”, afirmó Dong Jun, el nuevo ministro chino, que estudió en Moscú.

Este es su primer contacto internacional tras su nombramiento. Sucedió, por supuesto, con su homólogo ruso, Serguéi Shoigú.

 

Articulos relacionados

Ley de Publicidad Gubernamental

EN MÉXICO EL 95 POR CIENTO DE LOS MEDIOS DE INFORMACIÓN Son de derecha y ellos han formado la ideología

A quien corresponda

Redacción Voces del Periodista