Voces del Periodista Diario

“LA MAÑA DEL MAÑANA.”


RAZÓN, TESÓN Y CORAZÓN
Por Alejandro Ruíz Robles

LO QUE VIENE.

Si hay una expresión que nos motiva a seguir por más difícil que sea la situación que en el presente vivamos es la de: “siempre hay un mañana”.

Y tal pareciera que ésta es mágica toda vez que nos alienta la esperanza de que pronto encontraremos una solución a lo que nos sucede, un motivo para ser felices o bien, un algo por lo que debemos luchar.

En la década de los setenta o actualmente, los cantantes argentinos Ricardo Ceratto o Diego Torres nos han llenado a todos de optimismo con sus canciones de “el sol nace para todos” o “color esperanza”; tal estado de ánimo dura hasta que nos

Damos cuenta de que, en la realidad, cada uno ilumina su camino con su enjundia y alegría.

La vida puede ser como un río de entusiasmo que desemboca en un mar de oportunidades, pero para aprovecharlas, hay que ser un buen marinero que sepa navegar en ellas y es ahí, cuando nuestras habilidades se ven comprometidas con nuestros deseos, compromisos y realidades.

Cobra sentido la expresión de “no dejes para mañana, lo que puedes hacer hoy” y nos percatamos que, ante la incertidumbre de lo próximo, debemos atenernos a lo que nos presenta el día de hoy y actuar en consecuencia.
Hablar del mañana siempre nos inspirara, pero es el ahora en lo que debemos abocarnos para hacer que las cosas pasen. ¿Estás comprometido con tu presente?

 

ECOS DEL AYER.

Estamos conscientes de que hoy somos el resultado del ayer y mañana será una consecuencia del pasado con el presente, razón por la cual, la vida es un camino y como tal, somos la suma de un todo.

En muchas ocasiones no entendemos lo que hemos pasado; nos sentimos mal de algún rechazo, exclusión, crítica, herida o envidia sin considerar a veces lo que ello significa.

Si nos rechazan seguramente lo hacen por una razón; sin embargo, puede ser que la enseñanza sea que no era el lugar ni el ambiente adecuado para nosotros y nos hayan hecho un favor.

Es curioso, pero a veces quién nos cierra la puerta es el mismo que la abre; en ese sentido, la actitud a tomar es analizar el beneficio de ingresar a ese sitio y las ventajas que ello nos representa. Darnos la posibilidad de considerar si ese lugar es para nosotros y considerar nuestras potencialidades; la razón del rechazo puede ser en sí misma una motivación para esforzarnos a ser mejores. Es válido recordar que, en la vida, el portero abre y cierra las puertas, si es para nosotros él la abrirá y en nosotros estará decidir si entramos.

En cuanto a la crítica, sea positiva o negativa, vale considera que es tiempo que alguien nos dedica de su atención y en nosotros estará tomarla de la mejor manera posible. En ese sentido, si bien la importancia que nos dan es cuestión de ellos, seguro es que hemos hecho algo para ser parte de su corazón o su mente.

Las heridas duelen y claro que nos lastiman, pero en nosotros está superarlas. De más está vengarnos contra quien las hizo, en lo que debemos ocuparnos es en sanarlas y ser más fuertes. Los duelos son más fáciles de llevarlos cuando sabemos su motivo y encontramos la manera de seguir a pesar de ellos.

Respecto de las envidias, éstas no se originan de manera espontánea. Hay quien nos conoce y sabe que tenemos algo que ellos no; para el caso de los bienes materiales, es claro que les implicará un esfuerzo para alcanzarlo y obtenerlo, para el caso de nuestros dones, éstos no se reproducirán a pesar de su esfuerzo. Cada quien es distinto y por consecuencia, cada uno tiene cualidades y maneras distintas de desarrollarlas, mantengamos lo valioso que tengamos y usemos nuestro tiempo en incrementarlas.

Reitero, si somos parte de un proceso al que le llamamos vida, no nos detengamos a considerar las acciones o los comentarios que inhiben nuestro crecimiento, sigamos buscando opciones de ser mejores personas para nosotros y para quienes amamos.

Si la vida es hoy, ahora … ¿tiene caso en distraerse con los detalles de terceros que no nos aportan y si nos complican?

 

EL PRÓXIMO AMANECER.

Siguiendo con las melodías positivas, recuerdo que cuando era pequeño me llevaron a ver la puesta en escena de “Anita, La Huerfanita” y era tal el optimismo y la frescura que se respiraba que al salir todos íbamos tarareando o cantando

“Seguro que hay sol, mañana. Dime cuanto apuestas que mañana … sale el sol.”.

Tal pareciera que, con hablar y desear el futuro, el presente cambia y se hace por si sólo a nuestra manera; desafortunadamente, esto no sucede en la realidad y al vivir ese supuesto únicamente corroboramos que perdemos el hoy y el mañana en un solo momento.

“Al que madruga, Dios le ayuda” confirma su contenido cuando el que lo expresa está tan comprometido con su presente como su futuro.
Es prácticamente imposible cosechar lo que no hemos sembrado; razón por la cual, echemos las semillas hoy y procurémoslas para que tengamos algo que disfrutar con el tiempo.

Lo que no hacemos o provocamos hoy, no producirá nada.

Me encantan las frases de motivación como “envejecer con gracia”, “morir con dignidad” o “nos veremos en el Paraíso”. Es cierto que todas encierran un gran contenido y están referidas a etapas que todos deseamos vivir; sin embargo, si hay algo que estoy seguro es en el aquí ahora, por ende, hay que crecer con gracia, vivir con dignidad y hacer un paraíso del momento. ¡La vida empieza cuando se tiene actitud para vivirla!

 

HÁZLO POR TI.

A cada paso, a cada esfuerzo, a cada acción corresponde una consecuencia; no basta con deseos o anhelos para lograr nuestras pretensiones.

No hay razón para engañarnos con un futuro mejor cuando no actuamos en el presente por ello.

La vida puede ser mágica cuando sumamos trabajo, actitud y convicción por alcanzar nuestros compromisos; no hacerlo, solamente nos llevará a tener una existencia trágica.

El trabajo constante y la convicción de mejora son elementos básicos que nos ayudan a encontrar la paz interior y elevarnos sobre las barreras que enfrentemos; lo ideal es vivir libre de limitaciones y para ello, debemos hacer lo necesario para acabar con ellas.

Si algo nos fortalece es tener una mente abierta, un corazón decidido y una voluntad de esfuerzo que nos lleve día a día a eliminar la negatividad, la duda y el miedo a actuar en beneficio de cada uno de nosotros.

Habrá optimismo, alegría y amor sólo cuando así trabajemos por ello.

Seguramente en tu vida encontrarás obstáculos y puertas cerradas, sólo procura no ser tú quien los pone o quien las cierra.

Quizás este de más señalarlo, pero hoy es tiempo de ponerle atención al presente y aplicarnos en mente y alma para diseñarlo y construirlo como deseamos hacerlo; sin dejar más cosas para mañana que la esperanza de que tengamos vida para disfrutar lo que hemos edificado.

Confiarnos que el siguiente día es una realidad es partir del vacío de la incertidumbre, siendo el hoy lo único que tenemos a nuestro alcance y como tal, el único momento que podemos como tal vivir.

Ante ello, no caigamos en nuestra propia trampa de vivir de la ficción ni creemos un universo alternativo que solo está en nuestra imaginación. Vivamos a plenitud el hoy con todo lo que esté en nuestro ser; en el entendido que el futuro será lindo pero remoto y lo único que tenemos es el hoy … ¿ESTÁS DISPUESTO A COMPROMETERTE CON TU PRESENTE?

Facebook: @RuizRoblesCP22
Twitter: @22Publica
Linkedin: Correduría Pública 22

Posdata: Agradezco la distinción que me hacen al invitarme a ser moderador de tan buenos libros de gran contenido.

Importante: Síguenos “EN TUS PROPIAS PALABRAS” todos los miércoles de 16 a 18 horas a través de www.wowmx.tv o www.astl.tv … ¡Te esperamos!

Articulos relacionados

CRAVIOTO METE FRENO A LOS DESBOCADOS EN MORENA: “VAN LOS 52”, AFIRMA

Contra la impunidad no hay escudo que funcione

Redacción Voces del Periodista

El recuento de los daños

Redacción Voces del Periodista