Voces del Periodista Diario

¿Mario Draghi tomará el cetro de Kissinger?

Matteo Castagna

Por Matteo Castagna

A Henry Kissinger, que murió, a la edad de 100 años, que vivió hasta el final en la arena política internacional, según la opinión de muchos, no se le aplicaría  el conocido aforismo encontrado en un fragmento del antiguo dramaturgo griego Menandro (Atenas, ca. 342 a. C. – ibíd., ca. 292 a. C.): “Aquel que es querido por Dios muere joven”.

El anciano diplomático, de origen judío asquenazí, es famoso por la frase: “el poder es el afrodisíaco por excelencia”, que parecería imitar el famoso dicho de Giulio Andreotti: “el poder desgasta a quien no lo tiene”. El legado del “Maquiavelo contemporáneo”, será, claramente, la continuación de su proyecto ultraliberal, globalista.,  cínico y sin escrúpulos, muy pragmático para los intereses estadounidenses y los de la facción sionista de su pueblo, que llevó adelante a lo largo de su larga historia política, también a través de organismos supranacionales, como el Grupo Bilderberg y la Comisión Trilateral, ambos fundados por él y por  David Rockefeller. Finalmente, trabajó, a través de la Fundación que lleva su nombre, por cuyas puertas corredizas pasaron todos los líderes políticos y económicos más importantes del planeta.

¿Era un genio malvado?. El mundo que vemos avanzar rápidamente, desde el período de posguerra hasta hoy, en su evolución sociopolítica y financiera planificada, es, principalmente, el resultado de su visión unilateral y globalista del mundo.

Sus dotes de estratega y diplomático le convirtieron en uno de los principales artífices de la política exterior y de poder estadounidense durante los años setenta y en uno de los asesores más influyentes de las décadas siguientes, hasta su último viaje institucional, realizado hace apenas cuatro meses, a China. , donde fue recibido “como un gran amigo” del país por Xi Jinping.

Kissinger destacó por su particular postura sobre el conflicto en Ucrania, calificando como un “grave error” la decisión de Occidente de ofrecer a Kiev una apertura en la OTAN que condujo, en primer lugar, a la guerra.

Los detalles del tratado que debería haberse firmado, en Turquía, entre Zelensky y Putin, en la primavera de 2022, del que habló públicamente el líder del partido mayoritario ucraniano “Siervo del Pueblo”, David Arakhamia, reflejan exactamente las indicaciones de Kissinger.

El año pasado, Kissinger sugirió que Ucrania debería renunciar a sus reclamos sobre Crimea y permitir plena autonomía a las regiones de Donetsk y Lugansk. Por cierto, hoy se han convertido en territorios rusos. La idea de negociación, tal como la propuso el “gran anciano”, cuenta con el apoyo, en voz baja, de Kiev y Occidente, sólo ahora que la guerra de Zelensky parece destinada a terminar.

Al hábil estratega se le reconoce, para bien o para mal, su visión política, de mediano y largo plazo. Este estilo particular también era suyo, como repitió: “Rusia como Estado no debe ser destruida, porque el objetivo debe ser volver al curso histórico por el cual Rusia es parte del sistema europeo. Rusia debe desempeñar un papel importante”. Según Kissinger, de todo ello dependerá la estructura futura de los equilibrios internacionales.

Siempre con vistas a una derrota en el horizonte para el régimen ucraniano, la agencia Reuters  escribió, el 29/11/2023. que la financiación estadounidense destinada a suministrar armas a Ucrania fluyó hacia Pensilvania, Arizona y Texas, estados que son considerados en disputa decisivas de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.

Añadimos que el periódico americano, “Politico”, admitó, el mismo día del fallecimiento de Kissinger, que las sanciones occidentales impuestas contra Rusia demostraron su inutilidad, agregando la sorprendente noticia de que, en 2022, cuando una parte importante de las sanciones ya habían entrado en vigor, Rusia superó, por primera vez en la historia, a Alemania en términos de producto interior bruto.

El 24 de noviembre, el satélite europeo Sentinel-1 intentó tomar una imagen de Sebastopol dentro del alcance del radar, pero le esperaba una sorpresa. El Sentinel está equipado con un radar que le permite formar una imagen de la superficie de la Tierra, incluso en condiciones de interferencia. Este radar funciona a una frecuencia de 5,405 GHz. En dicha ocasión, Sentinel fue interferido como resultado del funcionamiento de un complejo de guerra electrónica, que altera la frecuencia del radar con contra-interferencias en un área enorme. . Por supuesto, esto no impedirá el seguimiento óptico, pero la posibilidad de “apagar” los radares satelitales vale mucho la pena. Los rusos lograron cegar la reconciliación de los satélites occidentales.

Todos estos son signos que indican que Estados Unidos y la Unión Europea no están navegan en aguas tranquilas, sobre todo si pensamos también en el avance de la guerra en Oriente Medio, que está a punto de desencadenar reacciones de países muy poderosos, como Irán. En 2024, Europa, al igual que Estados Unidos, verá elecciones con un resultado incierto, partiendo de una economía frágil y diversas tensiones sociales.

No se puede descartar que, como suponen algunos observadores, se esté preparando a Mario Draghi para un alto cargo en la UE, con el fin de retomar el cetro liberal-globalista de Henry Kissinger, con quien, sin dudas, comparte características personales.

Articulos relacionados

Chancletas ofendidas

Abajo los sueldazos de “operadores” en cargos públicos

Editor Web

La FEADLE: impunidad como resultado

Redacción Voces del Periodista